« El fútbol ganó a los Miuras por goleada | Portada del Blog | Excesos sanfermineros »

El Juli y Victoriano del Río, enrazados

Victoriano del Río vino a debutar a Pamplona con una señora corrida de toros y, como estaba cantado, corrida de muy buena nota. El Juli sufrió un puntazo en el escroto y dejó dos exhibiciones de poder, temple y dominio.

FICHA DEL FESTEJO

Seis toros de Victoriano del Río. De gran trapío segundo, cuarto y quinto. Serios los otros tres. El primero tuvo clase; se emplearon con ritmo segundo y cuarto; se dejó un tercero pero mansito; bravo con un punto remolón el quinto; deslucido el sexto.

Curro Díaz, silencio tras un aviso y saludos.

El Juli, oreja y oreja. Cogido y herido por el quinto. Sufrió un puntazo en la bolsa escrotal.

Alejandro Talavante, silencio tras un aviso y silencio.

CRÓNICA

Los dos toros de más cara y cuajo de la corrida de Victoriano del Río entraron en el mismo lote. Segundo y quinto. El lote de El Juli.

Los dos del lote de Curro Díaz, más y mejor que los demás. El toro que marcó el debut de la ganadería, hondo y armonioso, suelto del caballo y algo distraído en banderillas, tuvo en la muleta son, entrega, fijeza y ritmo. Ese compás bravo con que sueña el ganadero que sea. El cuarto, sesgado en las carreras primeras y dormido en banderillas, no tardó en cantarse en la muleta: viajes descolgados, largo el tranco, una nobleza nada común.

Los dos del lote de El Juli fueron bravos: el quinto, que metió los riñones en un primer puyazo de desgaste, remoloneó después pero estuvo en el engaño siempre y, cuando dejó de estarlo, fue para irse a El Juli por el vientre, levantarle los pies y pegarle en el aire una cornada que pudo haber sido más que seria y se quedó en un puntazo en el escroto; el segundo, que acusó de partida el resabio del toro de encierro, acabó rompiendo. Rompiendo en sabias manos: las de El Juli. Las manos, la cabeza -la medida de la faena, sus tiempos, su distancia, su terreno, su grado de intensidad- y el corazón.

De cómo le bombea el corazón dio Julián muestra inequívoca. Una sobre todas: después de la cogida y la cornada, se levantó, literalmente, sin mirarse ni dolerse ni hacer un gesto de más, y en cuanto recuperó los trastos, se fue al toro para pegarle una última tanda tan cumplida como cualquiera de las que ya llevaba firmadas.

Curro Díaz dejó sentir su compuesta torería, su facilidad, su gusto, su oficio también, su personalidad sentido del toreo de dibujo, que en el cuarto de corrida tuvo momentos de gran expresión. Encajado, pero abusó de torear por las afueras a los dos toros, salvo en ayudados de lindo trazo, o en los de pecho, que son de firma propia y empaque personal. No les vio la muerte a ninguno de los dos toros y se atascó con el descabello.

Talavante se atrevió a pies juntos con descaro en su primer turno, pero se pasó de pausas y paseos que abrían agujeros gratuitos en la faena. Una faena de recorrer plaza exageradamente. Una estocada atravesada y cinco descabellos. Con el sexto, deslucido, tocó abreviar.

CRÓNICA: BARQUERITO / FOTO: burladero.com

Enrique Mazas y Teo Sánchez


Clarín es un histórico de la radio que ahora vuelve con nuevos bríos. Presentado por Teo Sánchez y Enrique Mazas, el informativo taurino de Radio 5 se emite cada domingo de 23.05 a 24.00 horas.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios