« Tropas yankees en Colombia | Portada del Blog | Reinsertando a los "paras" »

Años en silencio

Cuando atisbó a lo lejos aquel puesto militar, Óscar Tulio Lizcano sintió de nuevo que volvía a vivir. Lizcano caminó como pudo, arrastró sus cincuenta y cinco años por el lodo del camino y se entregó al ejército junto al guerrillero Isaza, el carcelero de las FARC que la noche anterior lo despertó abruptamente para decirle al oído que se acabaron los años de cautiverio, porque esa noche de luna llena emprendían el camino a la libertad.

Nueve meses despué s, Lizcano, el primer político que cayó en manos de la guerrilla, cuenta eso y mucho más en un libro. “Años en silencio” es el relato minucioso de los años en la selva que pasó este antiguo congresista y profesor de marxismo. Probablemente Lizcano jamás pensó que algún día sufriría en carne propia la deshumanización que provoca el aislamiento, la esclavitud forzada que viven los rehenes de una guerrilla que, paradójicamente -debió pensar luego Lizcano-, se declaraba marxista en sus inicios.

Hoy, charlar con Lizcano, ante la cámara o en un encuentro informal, es charlar con un hombre sereno, que no olvida pero sí perdona, porque vivir con odio –dice- es morir en vida. Quizás por eso, para escribir este libro no dudó en entrevistar a varios de sus 17 carceleros. Muchos de ellos se han desmovilizado, se han entregado al ejército para obtener los beneficios de la reinserción y enterrar para siempre los años de caminatas y escasez en la selva. Todos ellos le han contado la intrahistoria de las FARC, de la que Lizcano se hizo una idea, pero que no pudo completar durante el cautiverio porque vivió en soledad, y porque sus carceleros tenían prohibido dirigirle una palabra.

Lizcano habla del rigor de la guerrilla, de cómo dos jóvenes comandantes fueron llevados a un consejo revolucionario, de cómo fueron fusilados por el triste delito de haberse enamorado, y sobre todo, no querer ocultar su amor. Y relata también la historia de Comidita, el niño de 12 años al que reclutaron a la fuerza, y que moriría decapitado por intentar escapar.

“Años en silencio” recoge, por supuesto, el sufrimiento del cautivo: las largas marchas huyendo del ejército, la soledad, la incomunicación, la escasez de alimentos y las enfermedades típicas de una selva que casi entierra sus sueños de libertad.

Pero detalla también historias y alianzas indisimuladas que hasta ahora no habían visto la luz. Cuenta Lizcano, por ejemplo, que la petrolera estatal china CNPC (China National Petroleum Corporation) daba apoyo logístico a la guerrilla; que sus helicópteros trasladaban guerrilleros, llevaban víveres a las FARC, les daban asistencia médica e incluso trasladaban heridos. Todo, se supone, para que la guerrilla no les extorsionara y no interrumpiera la búsqueda de petróleo en las selvas del Chocó.

Pero más allá de todo eso, “Años en silencio” traslada un mensaje que el propio Lizcano recuerda en boca de Nelson Mandela, y que resume perfectamente qué es eso del cautiverio: “No hay nada más deshumanizante –dijo Mandela- que la falta de contacto humano”.


7 Comentarios

Qué lindo escribe, el señor corresponsal Pérez. Sus historias siempre son interesantes, acabarán entregándole el premio nobel. Felisitaciones y gracias, saludos a todos los colombianos.

la historia de lizcano es la historia también de los 24 policías y soldados que siguen en poder de las farc, y a los que habrá que escuchar cuando salgan, y sobre todo, recordar en su ausencia.

interesante historia la de lizcano. gracias por acercarnos trocitos de la realidad de colombia

¡Qué interesante!...gracias por informarnos. Un abrazo,

:)

Otra historia interesante que nos acercas. Buscaré el libro. Que alguien tenga la capacidad de perdonar de Lizcano y la valentía de enfrentarse a los que le hicieron sufrir para poder contar la historia que vivió es admirable. Aún es más admirable que busque contar esa historia de verdad, no sólo desde su punto de vista, sino dando voz también a sus secuestradores. Pone los pelos de punta.

Me parece espectacular el libro.
Gracias por darnos a conocer una realidad que se trata de mantener oculta, el cual para cada echo atroz como lo que viven las personas que se encuentran secuestradas, aquellos menores de edad que son reclutados a la fuerza y las experiencias de algunos guerrilleros que por x o y motivo terminan muertos o al contrario cuando desertan no pueden estar con sus hijos, por el motivo de haber sido regalados.
Excelente hay que seguir por la libertad de todos los colombianos

es interesante!! e impresionante ,,, gracias a DIOS que nos podemos dar cuenta, que podemos vivir de una manera libre sin hacer daños a otros, sin tener que vivir aislado de todas las personas , y de todas las cosas,,, gracias al señor lizcano por escribir este libroo, ojala todos pudieramos entender estooo... oojala la farc desapareciera de la noche a la mañana..!!!" todo lo podemos en cristo que nos fortalece."

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios