« Años en silencio | Portada del Blog | Chávez y Uribe: ni contigo, ni sin ti »

Reinsertando a los "paras"

Los cuerpos de las víctimas entraban, uno a uno, al horno crematorio. Era la manera perfecta de borrar las huellas del crimen, aunque no siempre actuaban así. Otras veces los mataban con serpientes venenosas, los tiraban a un río, y cuando se aburrían, en el colmo del sadismo, jugaban al fútbol con las cabezas desprendidas a machetazos. La mayoría de las veces, sin embargo, no era la cabeza lo único que cortaban. Las motosierras segaban cada miembro de las víctimas, y cuando el cuerpo era apenas un rompecabezas macabro, lo arrojaban bien troceado a una fosa común.

Todo esto no es el guión barato de una película de terror de serie B. Así actuaban los paramilitares de ultraderecha desde mediados de los 80 hasta el año 2005. Y son sus propios testimonios los que dan fe de cómo ejercían el poder, del castigo ejemplar al enemigo. Los paras nacieron financiados, en un principio, por los grandes ganaderos de Colombia, que buscaban un ejército privado para defenderse de las amenazas y el secuestro de las guerrillas de izquierda. Pero el monstruo siguió creciendo tal y como lo hizo la guerrilla, a base de extorsión, muerte y el dinero del narcotráfico. Y se hizo autónomo, y en su momento de mayor expansión llegó a tener unos 30 mil hombres armados enfrentados a las FARC o al ELN, y agrupados en las siniestras Autodefensas Unidas de Colombia.

Durante 20 años, con la excusa de enfrentarse a la guerrilla, los paras mataron a campesinos, líderes sociales y sindicalistas sospechosos de colaborar con la insurgencia. Y en 2005 decidieron desmovilizarse acogiéndose a una propuesta generosa que les ofreció el Estado. La ley de Justicia y Paz les ofrecía penas muy cortas para los crímenes que cometieron. Apenas 8 años en la cárcel, siempre que colaborasen, que confesaran sus crímenes, que ayudaran a identificar a las víctimas y que reparasen a sus familias.

Esa ley cumple estos días 4 años y aquí en Colombia tratan de hacer balance. Casi 600 paramilitares se han presentado voluntariamente ante los fiscales. Y han confesado todo lo que se cuenta en el primer párrafo de este post. Todo eso y mucho más que se resume en algunas cifras: confesaron 21.000 homicidios, y señalaron 1.700 fosas comunes en las que se encontraron 2.100 cuerpos. Y sus testimonios destaparon también un escándalo que aquí se conoce como la “parapolítica”: los vínculos de las Autodefensas con alcaldes, gobernadores, diputados y senadores. Hoy hay más de 200 políticos investigados por sus nexos con los paramilitares.

El trabajo para la fiscalía es enorme. Hay que escuchar en versión libre a los 2.927 comandantes de aquel ejército ilegal. Luego hay que abrir expediente de cada crimen e investigar cómo ocurrió. Porque no sólo hubo homicidios o desapariciones forzadas; hubo también expropiación de tierras, violaciones, narcotráfico, lavado de activos o reclutamiento de menores. Muchos fiscales dicen que investigar todo eso es una tarea imposible, que hacen falta más medios, porque cuando se creó la ley nadie estaba preparado para un proceso como éste.

Los fiscales, sin embargo, dicen que seguirán adelante porque su razón de ser son las víctimas. Y las víctimas, que ya han pasado por el amargo trago de escuchar el relato macabro y frío de los verdugos, cuentan que seguirán luchando para recuperar la memoria. Para que al menos les cuenten en qué punto del país enterraron bajo tierra a sus maridos, mujeres o hijos. Porque los muertos – dicen- dejarán de ser fantasmas cuando les den un entierro digno.

11 Comentarios

Como puede sentir una persona que hace esas atrocidades? por lo que cuenta la historia, la especie humana tiene muchos de esa especie y creo que se deberian estudiar a esos individuos porque el daño que hacen es inmenso! saludos a todos

Tremendo lo que cuentas. Una vez más. En mi cabeza dan vueltas los verdugos, las víctimas (cómo no pensar pensar en ellas), sus familiares, pero también los fiscales que dicen que seguirán adelante. Imagino las miles de páginas de sumario, imagino escuchar relatos estremecedores, comprobar pruebas, quizás desplazarse a alguno de los lugares donde ocurrieron esos macabros hechos... imagino sentar frente a la justicia (aunque sea una 'justicia negociada') a los que han hecho tanto daño y siento tremenda admiración por ellos. Después de tanto sufrimiento, espero que las familias encuentren un punto de consuelo al enterrar dignamente a los suyos y al ver que se está buscando justicia.

lo peor de todo es la complicidad, muchas veces indisimulada, de los políticos con los paramilitares, en una suerte de negocio que otorgaba impunidad a los paras y seguridad a los políticos, muchas veces intocables por este ejército asesino e ilegal.

algun día se conocerán los verdaderos vínculos entre los paramilitares y la clase política colombiana, especialmente con muchas de las personas que ahora están en el poder. un abrazo.

totalmente de acuerdo aleatori. El asunto y las masacres son muy graves, y lo que hizo esa gente fue atroz. y efectivamente confiemos en que algún día Colombia y el mundo conozcan los vínculos que unieron a la clase política y a esos grupos paramilitares. Un saludo.

El drama es muy grande, y me temo que las posibilidades de reparar a las familias, muy pocas.

Desde que comenzó el proceso de reinserción, se ha criticado mucho la ley de justicia y paz, porque se considera que ocho años no son suficientes para pagar tanto horror y daño que hicieron. Sin embargo, y como colombiana, debo decir que apenas estamos en el comienzo, en la puntita del iceberg: aún faltan muchos muertos, muchos desaparecidos, muchas victimas sin denunciar nada, sin querer salir a la luz. Sin embargo, esta es una oprtunidad excelente para escribir la historia como verdaderamente fue, a pesar de las tristes consecuencias que ha traído.

Saludos,

Paz

Los ganaderos colombianos estarán satisfechos con su decisión de reclutar criminales para para castigar a las guerrillas. Miles de asesinados, torturados y campesinos perseguidos obligados a dejar sus tierras y convertirse en refugiados dentro de su pais y el extranjero. Creo que habria sido mas cristiano si hubiesen reconocido que tenian demasiado y otros tan poco sometidos a la miseria que era el caldo de cultivo de la guerrilla .Si hubiesen comprendido que sus riquezas se debia en buena parte a la miseria de otros muchos ,entonces se habria evitado tanto sufrimiento.

TODOS LOS CAMINOS DEL PARAMILITARISMO CONDUCEN A ALVARO URIBE VELEZ! EL NARCOPARAMILIATR NUMERO 82.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios