« Un Nobel sin Piedad | Portada del Blog | La vida de Gabo »

Las voces del secuestro

La escena se repite y es casi un ritual en varios puntos de la selva colombiana que por supuesto desconocemos. La madrugada del sábado al domingo, los secuestrados por las FARC, la principal guerrilla del país, se reúnen en torno a un aparato de radio, con la esperanza de que el guardián de turno siga durmiendo y no interrumpa sus sueños de libertad. Al otro lado del aparato se oye la voz de Herbin Hoyos: “Buenas noches a todos, buenas noches a los secuestrados en las selvas de Colombia”. Poco después Herbin abre el micrófono a los familiares de los cautivos, en el estudio de Caracol Radio, o en los hogares del país donde sufren en silencio la ausencia de los suyos.

Los familiares hablan. Los secuestrados escuchan. Y los mensajes les ponen al día de la realidad que abandonaron sin quererlo cuando fueron privados de libertad. Por ese aparato de radio muchos colombianos presos han descubierto que han sido padres, que sus hijos van al colegio, que sus padres o hermanos no entienden de tiempo o distancia, que les siguen queriendo como aquel día en que un grupo armado les quitó el futuro a punta de pistola y les condujo esposados al infierno del cautiverio.

En la inmensidad de la selva, ese programa de radio es para muchos la medicina que no tienen, la compañía que por unas horas les hace olvidar la escasez y las penurias de una vida reducida al absurdo, a largas caminatas hacia ningún lugar. Las voces del secuestro da sentido a sus vidas y mantiene activa su esperanza de que algo pueda cambiar. Es también lo único que les une con lo que ocurre más allá de esa inmensa espesura de que se pierde ante sus ojos sin poder ver el final.

Puede resultar paradójico, incluso algo sarcástico, pero fue un secuestro lo que dio vida a Las voces del secuestro. Al periodista Herbin Hoyos se lo llevaron las FARC hace ya más de 15 años. Y cuando volvió a ser libre decidió abrir un espacio para las familias de todos aquellos que seguían privados de libertad. Herbin, por supuesto, es un blanco perfecto para la guerrilla, porque ha destapado ese siniestro mundo de la extorsión que nutre las arcas del Secretariado. Por eso ya han intentado matarle un par de veces. La última, hace unos días, cuando se descubrió que las FARC contrataron a dos sicarios para quitarle la vida durante un acto público en Bogotá. La amenaza era tan creíble que Herbin ya no está en su país. Se fue a su casa, cogió lo que pudo, empacó una maleta y subió a un avión rumbo a España. Pero incluso al otro lado del Atlántico, los secuestrados seguirán escuchando a sus familias. Las voces del secuestro se emitirá desde España al menos durante un año. Es el tiempo que le han recomendado ausentarse de su patria por motivos de seguridad.

Hoy le he escuchado en la radio. Yo en Bogotá, él ya en Madrid, su refugio y su ciudad de acogida durante este tiempo de exilio forzoso lejos de su país. Sus compañeros de Caracol le han entrevistado y parecía tranquilo, lanzando incluso un mensaje a las FARC: su programa –ha dicho- tiene fecha de caducidad. Se acabará el día en que el último secuestrado recupere la libertad.

8 Comentarios

Son este tipo de personas las que verdaderamente construyen la historia positiva de este país. El trabajo de este hombre es, en defintiva, una bofetada al dolor del secuestro.

Saludos,

Paz

Espero q la voz de herbin se siga escuchando en cualquier rincón de la selva, por muy lejos q se haya tenido q ir de Colombia

Hola luis. Soy colombiana residente en España, y me encanta leer tus entradas porque me acercan a ese país que dejé hace dos años y al que me gustaría volver. Te agradezco lo que cuentas de colombia, sea positivo o negativo. Un saludo.

Me emociana este post. Yo soy oyente asidua de las voces del secuestro, tuve un familiar secuestrado y pudo escapar, pero desde entonces necesito escuchar cada madrugada del sábado a Herbin y a las familias de los secuestrados. Gracias Luis por esta entrada. Un saludo.

Vi anoche la pieza en La2N y me emocionó. Imagino el miedo, la soledad, la desesperación... en medio de todo eso, la esperanza de oír una voz querida, la emoción de escuchar a una persona que amas... labor impagable la de Herbin, abrumador su valor y voluntad para continuar haciendo aquello en lo que cree.
(A Lydia: un abrazo, me alegro que tu historia tuviera un final feliz.)

Por razones de tiempo no siempre puedo seguir el blog, por lo que desconozco si ya hablaste de la comunidad de Paz de San José. Me gustaría, si es posible y no lo has hecho aún, que algún día hablases de ellos y de la gente que trata de construir una alternativa al margen y a pesar de la guerrilla y de los paramilitares.
Muchas gracias.

Yo también soy colombiano. No tengo familiares secuestrados, pero sí conozco a muchos amigos que los tienen. La voz de Herbin era muy necesaria. Espero que pueda seguir con su programa desde España o desde cualquier otro país donde no se sienta amenazado.

Una golondrina no hace verano, pero mucho ha ayudado. Es la excepción de una regla que desconcen los medios (que ya no existen) lo que hay es completos en Colombia: estar al servicio de la sociedad, de los más vulnerables, de los más débiles. Quizás Herbin lo entendió así después de su secuestro, pero al fin lo entendió y ha hecho un trabajo periosítico y humano excepcional.
Bun

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios