« elecciones.com | Portada del Blog | El factor Chávez »

¿La guerra o la economía?

Luis Sanabria no es, ni mucho menos, un experto económico. O sí, depende de cómo se mire. Luis lleva 39 años limpiando zapatos en el Parque de Santander, en pleno centro financiero de Bogotá. Por su taburete, a la sombra del gigantesco edifico de Avianca, pasan cada día ciudadanos de a pie, trabajadores, y por supuesto, empresarios. Como buen lustrabotas, Luis conversa con sus clientes mientras le saca brillo al calzado. Tiene, podría decirse, autoridad para hablar sobre las preocupaciones de la gente.


Curiosamente, la encuesta diaria de Luis coincide con la de los grandes expertos. Si hay algo que preocupa hoy a los colombianos, por encima de la guerra, es la economía. “Apenas hay trabajo – dice Luis- , si tienes 40 años ya no te dan empleo, casi todo el trabajo es informal y las únicas empresas que dan empleo son las temporales”. Lo dice un “encuestador” que además de lustrar botas toma buena nota de las quejas de la calle.


La realidad del país no difiere mucho de lo que cuenta este bogotano. Colombia tiene la segunda tasa de desempleo más alta de América Latina. De cada dos trabajadores, uno de ellos tiene que lidiar con un empleo informal, es decir, como Luis, se gana la vida como puede sin cobrar prestaciones y sin seguridad social.


Si obviamos los escándalos de corrupción y las violaciones de los derechos humanos, la economía es el gran fracaso de los ocho años de Gobierno de Uribe. La mejora de la seguridad no se ha traducido en riqueza, y mucho menos en un reparto justo de la riqueza. La desigualdad ha crecido al mismo ritmo que los desplazados. El 45% por ciento de los colombianos es pobre. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres, cada vez más pobres.


Así que hay motivos para pensar que la economía es la clave de los comicios, y es también donde hay más diferencias entre los candidatos. Entre los favoritos, el oficialista Juan Manuel Santos apuesta por crecer dando alicientes a las empresas y sin subir los impuestos. El candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, sostiene que es imposible salir de la crisis sin subir los impuestos, y que el espejo en que se debe mirar Colombia está en los tipos fiscales de Europa, generalmente altos, y no en los de Guatemala, donde están en el 12%. Subida de impuestos para todos, dice Mockus, pero que paguen más los más ricos.


La economía es lo que más importa, entre otras cosas, porque la guerra supuestamente va bien. Esta no es, ni mucho menos, la Colombia que heredó Uribe en 2002, cuando la guerrilla aterrorizaba el país a base de atentados y secuestros. Obviando las violaciones de los derechos humanos como los falsos positivos, o la debilidad para enfrentar a los paramilitares que supuestamente entregaron las armas, la realidad es que el Ejército ha tomado el control de buena parte de Colombia y la guerrilla permanece arrinconada en la selva, con capacidad, eso sí, para seguir amenazando y matando en municipios o asestando golpes al ejército. La gente se siente, en líneas generales, segura, y ese ha sido el gran éxito de la política de Seguridad Democrática que implementó Uribe. Ese ha sido el éxito, pero a la vez el fracaso del todavía presidente. Porque en líneas generales la seguridad no se ha traducido en crecimiento ni en riqueza.


Lo admite el propio Santos, el delfín de Uribe, cuando dice: “Ahora que tenemos seguridad, vamos a crear empleo”. Pero además la economía es lo importante porque todos los candidatos piensan casi lo mismo sobre la guerra. Nadie se atreve a discutir los aspectos positivos de la Seguridad Democrática, porque en un país tan escorado a la derecha como Colombia eso supondría perder muchísimos votos. Y Uribe, recordemos, mantiene una popularidad que ronda el 70%. Nadie parece dispuesto a negociar con las FARC mientras sigan secuestrando y matando. Lo único que se discute es cómo ganar la guerra, la manera de hacer la guerra, o cómo acabar con los problemas que provocan la guerra. Mockus, por ejemplo, ha hecho bandera de la legalidad y repite en cada mitin que no todo vale en la lucha contra las FARC. Y el dirigente del Polo, Gustavo Petro, reitera que mientras no se devuelva la tierra expropiada a los pobres, éstos seguirán teniendo excusas para echarse al monte y coger el fusil.


Esa es hoy la realidad. En muchas partes de Colombia y por supuesto en el Parque de Santander, donde Luis se siente seguro, pese a su trabajo informal, deslizando el trapo por los botines mientras escucha las penas de colombianos sin trabajo, y sin brillo.

8 Comentarios

La economía influirá, pero en este país la gente sigue pensando en la guerra, en el conflicto que sigue, aunque sea en voz baja, matando a gente en cada vereda de Colombia.

totalmente de acuerdo con luis sanabria, no hay que ser un experto econ'omico para ver que este pais no va bien, que no hay empleo, ni perspectivas de conseguirlo

y lo que me faltaba es escuchar a santos, que formo parte del gobierno que nos hundio economicamente, que el creara dos millones y medio de empleos en los proximos meses. saludos

yo creo que la guerra sigue importando. y se lo dice un parado, pero la verdad es que, si tuviera que elegir entre encontrar un trabajo y que desaparezca esta maldita guerrilla, me quedo con esto último

para mi la economía sí es importante, puedo ganarme un sueldo y vivir gracias a mi trabajo, y aunque la guerrilla sigue ahí, la situación ha mejorado mucho y la inversión extranjera ha podido entrara a raudales en Colombia durante el mandato de mi presidente álvaro uribe velez, especialmente durante los últimos años. Arriba Juan Manuel!!!

He visto y oído en el telediario de hoy lascrónica del señor Pérez sobre las elecciones en Colombia.
|
Me han parecido un ejemplo de información parcial gravísima. De los seis candidatos que se presentan para la presidencia del país americano, unicamente se ha referido a dos de ellos, obviando a los cuatro restantes.
|
Quiero pensar que con una información como esta núnca se habría aprobado un exámen en la facultad de periodismo.
|
Pero dá lo mismo, el señor Pérez nos seguirá hablando en sus crónicas de democracia, libertad de información, pluralidad, derechos humanos y no se cuantas más bellas palabras.

ni la economia ni la guerra, la honestidad y la legalidad

en colombia solo se piensa en guer porqu colombia es titere de los imperilistas eeuu

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios