« ¿Dónde están los desaparecidos? | Portada del Blog | La boda de Abimael »

La marea verde

La marea verde ha llegado a Colombia, no sabemos si para quedarse en el poder o para darle al menos un buen chapuzón y un susto a la clase política que ha gobernado históricamente el país. La marea verde la representan Antanas Mockus y Sergio Fajardo, dos políticos que son además antiguos alcaldes de Bogotá y Medellín, las principales ciudades del país. Ambos son los candidatos a Presidente y Vicepresidente del Partido Verde para las próximas elecciones presidenciales del 30 de mayo. Y a día de hoy, la mayoría de las encuestas les sitúan en cabeza o en empate técnico con Juan Manuel Santos, el candidato del Partido de la U, el designado y el delfín del presidente Álvaro Uribe para dar continuidad a su política de Seguridad Democrática.

La marea verde avanza, además, contracorriente. Porque hace sólo dos meses nadie imaginaba un Gobierno en Colombia que no fuera del Partido de la U, o que no representara las políticas de Uribe. Los más optimistas contaban con un nuevo mandato del Presidente. Y sin embargo el Tribunal Constitucional declaró que su reelección no era legal y apartó de la carrera al caballo ganador. Entonces se postuló Santos, y aunque Uribe nunca dijo que fuera su candidato, todo el mundo lo reconoció de inmediato como el elegido del Presidente. Santos encabezó rápidamente las encuestas, arrastrando a su candidatura la inmensa popularidad de Uribe y los éxitos propios de su paso por el Ministerio de Defensa (nadie olvida los enormes golpes que propinó Juan Manuel a la guerrilla de las FARC).

Pero luego llegaron las elecciones legislativas de mediados de marzo. Y en la consulta interna que realizaron los Verdes para definir su candidato a Presidente, en el conteo de votos que consagró a Mockus como el hombre fuerte del partido, descubrieron que casi dos millones de personas participaron en la votación. Y ahí se fraguó esa ola que hoy es marea y que amenaza con devenir en un tsunami que ponga patas arriba el escenario político nacional. A los Verdes se unió más tarde el independiente Sergio Fajardo, y poco a poco los dos antiguos alcaldes fueron sumando adhesiones predicando con el ejemplo de lo que hicieron en la administración local: gobernar para la gente, transformar dos ciudades complejas, acercarse al pueblo y alejarse de los estamentos políticos tradicionales, en una muestra inequívoca de que con ellos no va eso que aquí llaman politiquería.

Mockus y Fajardo tienen el aire despistado de los intelectuales, de dos matemáticos y filósofos que entienden el poder como una manera de hacer cuentas para servir al pueblo, y no para servirse del pueblo mientras ostentan el poder. Frente a la Seguridad Democrática del presidente Uribe y de Santos, Mockus y Fajardo apuestan por la Legalidad Democrática, convencidos de que no todo vale en política y de que se puede combatir y ganar a la guerrilla respetando el imperio de la ley.

A la marea verde se han sumado ciudadanos que creen en otra forma de hacer política y que reniegan de los escándalos que han sacudido los últimos años del uribismo. Y la lista es larga: el seguimiento del D.A.S. (el servicio secreto) a jueces, políticos y periodistas incómodos para el poder; el asesinato por el Ejército de jóvenes inocentes a los que luego vestían de guerrilleros para cobrar recompensas (falsos positivos); los vínculos de políticos muy cercanos al Presidente con los paramilitares de ultraderecha (parapolítica); o el pago a una congresista para comprar el voto que permitió aprobar la reelección de Uribe (Yidispolítica).

La política también se fragua con gestos y hay algunos que encumbran a Mockus y a Fajardo. El Partido Verde devolvió al Estado más de 4 mil millones de pesos que le correspondían en las últimas elecciones y que no llegó a gastar. Argumentaron que con ese dinero el Estado podría construir varios colegios públicos para clases populares, y renunciaron a una plata les hará buena falta en la campaña. Y cuando fueron a la Registraduría a inscribirse como candidatos, Mockus no pidió votos; al contrario, llamó serenamente al pueblo a votar en conciencia y dijo esto: “Si usted va a votar por mí, pero no lo está haciendo en conciencia, no es porque usted lo decide… Mejor no vote por mi. Vote por aquel que le diga su conciencia. Aquel o aquella que le diga su conciencia”.

De momento, según las encuestas, la conciencia le dice a los jóvenes que voten mayoritariamente por Mockus. La marea verde se extiende imparable entre los universitarios y en lo que aquí llaman los “primivotantes”, los que ejercerán el voto por primera vez. Mockus arrasa en las redes sociales, tiene más de 500 mil seguidores en Facebook y en este foro sólo hay 10 políticos en el mundo que tengan mas adhesiones que él. Si la popularidad en Internet marca tendencias, como pasó con Obama en EE.UU., el Partido Verde tiene mucho ganado.

Habrá que ver sin embargo si esta corriente de opinión se traslada luego en votos, porque los jóvenes colombianos, al menos hasta ahora, han sido generalmente abstencionistas y se han mostrado alejados de la clase política. Y en los pueblos pequeños, en las aldeas y en las veredas donde no llega la banda ancha, los votos se captan con los caciques y con las estructuras de los grandes partidos tradicionales.

De momento, la marea verde inunda las grandes ciudades, pero hace agua en la Colombia profunda y rural. Por eso Mockus y Fajardo recorren estos días pueblos, montes y veredas, para hablar de renovación allí donde no les conocen, para convencer a quienes dicen que una cosa es gobernar Bogotá o Medellín y otra muy distinta tomar las riendas de un Estado. Para convencer a quienes no les ven capaces de gobernar el país porque eso implica lidiar con guerrillas, paramilitares y poner freno al negocio del narcotráfico que alimenta a todos los grupos armados. Para convencer a quienes no les ponen cara y sostienen que esos problemas no se resuelven con lecciones de filosofía y matemáticas.

Ellos sin embargo están convencidos de que el cambio es posible y siguen captando adeptos con esa fórmula mágica que han inventado, según la cual, dos matemáticos, más que sumar, multiplican.

16 Comentarios

que interesante su post; A mi humilde parecer el Presidente ideal de Colombia seria uno que se lleve bien con Chavez.

mockus debe profundizar sus propuestas, porque da la impresión de que un día dice una cosa y al día siguiente otra. Tampoco santos es de mi devoción. Que nadie olvide que ha ocupado puestos importantes, pero nunca se ha sometido a la votación popular

Mockus tiene la oportunidad de cambiar la historia de este país, de demostrar que se puede llegar al poder y ejercerlo de manera honesta sin pertenecer a las grandes familias tradicionales que han dominado y siguen domingando el panorama político colombiano. Saludos.

:)

Colombia necesita un cambio y este es el momento de demostrar que podemos subir al gobierno a un presidente honesto. Ojalá acabara la corrupción y la inseguiridad en este país

Harán lo imposinble para que no gane Mockus, pero esta vez los jóvenes tenemos que salir a la calle y votar. Basta ya de abstencionismo juvenil.

Mockus representa la dignidad y la honestidad, frente al tradicionalismo, la corrupción y los malos hábitos de los años de Uribe. Y santos, indudablemente, supone la continuidad de esos años de uribe. Saludos

No suelo votar, siempre he sido un descreído de la política colombiana y de los señores que la ejercen. Pero esta vez voy a votar, y voy a votar por mockus. Colombia necesita un cambio, y esta vez lo vamos a conseguir.

Sueño con que gane Mockus. Sueño con que por una vez este país tenga la oportunidad de demostrarle al mundo que hay políticos honestos que pueden ejercer el poder alejados de las mafias y los intereses de las grandes familias que han dominado la historia de este país.

Yo espero que a mockus no le pase nada, porque en Colombia, tal y como has contado en el post de Pizarro, no es la primera vez que muere algun candidato a la presidencia cuando era un aspirante al poder

Creo que el viejo dicho castellano de más vale malo conocido que bueno por conocer ha perdido su sentido en Colombia. Cualquier cambio sería mejor que la tradicional ilegalidad del gobierno colombiano. Que tengan suerte hermanos colombianos, o mejor dicho: Voten fuerte y en alto hermanos colombianos y vigilen al siguiente gobierno sea el que sea.

Pienso que Mockus ha demostrado bastante inestabilidad en su manera de actuar (presente y pasado). Un dia dice una cosa, y al dia siguiente se retracta. Es precisamente esa dualidad y falta de tacto lo que no nos podemos permitir tener como jefe de estado. Asi todo el mundo piense que el representa el "cambio" que tanto ansian. Como dice el articulo, una cosa es lidiar como gobernador de Bogota y otra muy diferente lidiar con la politica de un pais entero y saber torear no solamente los problemas internos sino tambien las situaciones internacionales cuando se tiene de vecino a tipos como Chavez con sus ansias locas de desatar la guerra contra Colombia. A mi manera de ver no es precisamente Mockus quien va a saber lidiar con esos problemas. Es capaz de dejarse meter los dedos en la boca de Chavez y entregarle el pais por falta de experiencia y tacto. Esperemos que si llega a salir, su manera de resolver conflictos no sea regalando lapices o mostrando el trasero al aire....
Pero en fin, parece que los colombianos no aprendemos del pasado...

cate ya

creo k mokus es la persona correcta para gobernar este pais pork creo k es una persona correcta y sacara el pais adelante

Pues aqui en españa los verdes estn muy lejos de conseguir madurar, esperemos que ahí consigan elevar al pais al nivelnecesario.

clica sobre mi nombre

Mucho cuidado. A veces vienen disfrazados de ovejas y son lobos. El pueblo tiene que poner los candidatos a prueba y exigirles ante todos los medios de comunicacion publica, radio, prensa y television que se comprometan a servir al pueblo, de esta manera quedara plasmada la evidencia de sus promesas politicas. Ojala y Colombia pueda tener un gobierno que venga a hacer justicia con los muertos que ha dejado toda esta trayectoria politica, del pasado y de ahora.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios