« ¿Qué fue de Sendero Luminoso? | Portada del Blog | "¿Cree usted en Dios?" »

Las elecciones y el cricket

Un amigo colombiano me dijo que, hace apenas tres meses, las elecciones del 30 de mayo le despertaban menos interés que un partido de cricket mal sintonizado en un canal pakistaní. Porque la realidad es que, hace tres meses, todo el mundo daba por hecho que el actual presidente, Álvaro Uribe, podría presentarse a la reelección. Y sin duda, todo el mundo daba por hecho que Uribe, el dirigente más popular de las últimas décadas en Colombia, ganaría de calle en la primera vuelta de esos comicios.

Sin embargo, todo cambió para mi amigo y para todos los colombianos con derecho a voto, cuando la Corte Constitucional le dijo a Uribe que no, que no era legal volver a presentarse a un tercer mandato por mucho que el 70 por ciento de la población valorase positivamente la gestión del presidente.

Tres meses después la realidad es muy diferente. A mi amigo sigue sin gustarle el cricket, pero asistirá éste domingo a las elecciones más abiertas y apasionantes de las últimas décadas. Hay seis candidatos, pero por encima de todos destacan dos: Juan Manuel Santos, el candidato oficialista, el hombre que promete consolidar la política de seguridad democrática que implementó Uribe en sus 8 años de mandato, y Antanas Mockus, el hombre que ha revolucionado la política colombiana desde las filas del Partido Verde con un mensaje basado en la legalidad y en la educación.

Todas las encuestas hablan de una ligera ventaja de Mockus, de una ligera ventaja de Santos, o de un empate técnico. Ambos superan holgadamente al resto de candidatos, pero ninguno logrará los votos suficientes para vencer en la primera vuelta. Así que, si se cumplen los pronósticos, serán ellos, Santos y Mockus, quienes se jueguen la presidencia el próximo 20 de junio.

Es increíble cómo puede cambiar Colombia en un abrir y cerrar de ojos. De la apatía de hace unos meses, al fervor electoral que vive el país a un par de días de los comicios. De la desgana política, a un país absolutamente politizado en el que hasta los jóvenes, generalmente abstencionistas, hablan estos días de las propuestas, se movilizan a favor de uno u otro partido, participan en marchas, en mítines, y son definitivamente la punta de lanza de una participación que según los expertos puede batir récords. Lo normal es que en Colombia vote menos de la mitad del censo electoral. Lo normal es que más de medio país se quede en su casa ese domingo de urnas y votaciones viendo fútbol (nunca cricket) o algún que otro culebrón. O leyendo o pasando el día con la familia, porque todo plan era mejor que votar en un país cansado de una clase política que le ha dado motivos para la desconfianza con tanto escándalo y corrupción.

Pero ahora todo cambió. De repente los colombianos se han encontrado con seis candidatos preparados, muy preparados, y con una fiebre electoral que se traduce en multitud de debates, entrevistas y cientos de páginas de opinión. Se ha hablado de la guerra, de las FARC, de la pobreza, de Dios, del aborto o del matrimonio homosexual. Se ha hablado de los paramilitares, de la salud, del empleo, del injusto reparto de la tierra o de cómo Hugo Chávez ha tratado de influir en la campaña electoral . Se ha hablado de todo eso y de mucho más. Y se han dado argumentos interesantes.

Nunca hubo tantos debates, tanto pluralismo, tantos formatos para convencer al pueblo con sus propuestas. Nunca hubo tanto cubrimiento periodístico. Y nunca hubo (esperemos que siga así) una campaña con menos incidentes relevantes. Los candidatos han podido recorrer el país y se han mezclado con la población, han tenido contacto con los colombianos en manifestaciones multitudinarias impensables en otras fechas. Es cierto que hay amenazas sobre candidatos (al líder del Polo Democrático, Gustavo Petro, lo han amenazado de muerte las FARC, y alguien creó un grupo en facebook en el que amenazaba con matar a Mockus); es cierto que en las zonas rurales todavía mandan los caciques y los caciques siguen teniendo dinero y el dinero sigue comprando votos; es cierto que en varias veredas los grupos armados de izquierda o derecha pueden intimidar y decidir el sentido del voto. Pero esto poco tiene que ver con la época de los coches bomba en cada esquina y con aquellas campañas, como la del 90, en la que murieron a tiros tres candidatos.

Así que si usted es colombiano, y está leyendo este post, a buen seguro que el domingo se olvidará del fútbol, del culebrón, de la lectura y de la familia, para pensar muy bien el sentido de su voto. Porque seguramente usted irá a votar, y por supuesto, como buen colombiano, jamás pensará en el cricket.

9 Comentarios


yo por su puesto que votaré, me olvidaré de todo, por su puesto también del criquet, porque este país necesita un cambio y es hora de q acudamos a las urnas para darle un nuevo rumbo a la patria

y animo a todos los compatriotas a que salgan a votar, esto está bien interesante, van a ser unos comicios bien verracos, nadie sabe quién ganará y eso los hace bien interesantes

Son sin duda las elecciones más interesantes de las últimas décadas, y veremos dos modelos contrapuestos entre los principales candidatos: el todo vale de Santos y la legalidad y el no todo vale de mockus. Sin duda me quedo con éste último. Yo tampoco veré criquet el domingo. saludosy buen articulo

por primera vez en mucho tiempo voy a ir a votar. yo era de los que me quedaba en casa el domingo electoral, pero esta vez vez creo q hay motivos para acudir a las urnas

no creo que haya mucha diferencia entra santos y mockus. los dos son neoliberales, proamericanos, y en el fondo la diferencia solo esta en las formas

tal vez la gran diferencia sea en la forma en la que mockus quiere ganar la guerra contra las farc, sin desastres como los falsos positivos, y de manera legal

animo a todos los compatriotas a votar. el domingo nos jugmaos mucho, mucho mas de lo que la gente cree. La diferencia esta entre votar por mas de lo mismo o por una nueva forma de hacer politica y la regeneracion de una clase politica hundida en la corrupcion y el descredito ¿no es suficiente esto para salir a votar?

Creo que nunca me he divertido tanto escuchando y leyendo la prensa. Ha sido impresionante ver los rifirrafes de lado y lado, pero creo que el domingo será la prueba de fuego para demostrar si de verdad tal interés es más que un deseo, porque la idea es se traduzca en acciones concretas.

Saludos,

Paz

yo también creoq estas serán las elecciones más apretadas de la historia. Pero no temo lo que pase en esta primera vuelta, sino lo que pase en la segunda, cuando la maquinaria uribista saque todos sus trapos sucios para evitar la victoria de la marea verde

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios