« Luces | Portada del Blog | Enterrados »

Lucía y Botero



La imagen está tomada desde un ventanal amplio y diáfano del segundo piso del Museo de Antioquia. Y sí, lo que vemos es lo que en Medellín se conoce como la Plaza Botero. Las gordas y gordos (hombres, mujeres, animales) delatan al maestro. A Fernando Botero nunca le gustó esa definición de “gordos”. Siempre prefirió hablar de “volúmenes”, porque el volumen es –dice- el elemento del arte que mejor permite expresarse a uno. Para el pueblo, sin embargo, pasarán a la historia como l@s gord@s, sin que esa palabra encierre menosprecio alguno o quite a las obras un ápice de belleza.



Estos días, en Medellín, se vuelve a hablar de Botero. Porque hace 10 años el artista colombiano decidió donar gran parte de su colección a la ciudad. ¿Qué supuso ese detalle del escultor? Alguien puede ver únicamente un gesto de generosidad. Pero la llegada de l@s gord@s, dibujadas en las pinturas y esculpidas en esculturas, supuso un antes y un después en el devenir del centro de la ciudad.



Para Lucía González, la directora del Museo de Antioquia, la llegada de las obras transformó el entorno del Museo. Supuso una remodelación urbana que hizo preguntarse a los ciudadanos por el lugar que ocupa ese edificio. Y acercó, además, el arte al pueblo. En la última década, la delincuencia en los alrededores de la Plaza Botero disminuyó considerablemente. Se creó un espacio cultural y un punto de encuentro para el visitante, que se acerca, toca y abraza las esculturas sin temor a que alguien lo reprenda. Esa es la gracia –dice Lucía – que los niños se sienten encima, que los enamorados se besen, que las familias discutan apoyados en l@s gord@s, que los palpen, los acaricien. Para eso están ahí, en una plaza pública. Si no –admite- estarían guardados en una urna.





Cuando Botero donó las esculturas quiso ponerlas ahí, en un lugar que las convirtiera en un orgullo colectivo. Y en diez años apenas ha habido desperfectos. La gente respeta el arte, porque el arte – cuenta Lucía- dignifica a las personas. Tanto, que los únicos arreglos que hay que hacer es dar una capa de pátina allí donde aparece el bronce. Y eso tiene también que ver con los afectos, con los mitos que ha creado el propio pueblo. Las partes más doradas, las más gastadas, tienen que ver con los órganos sexuales de las figuras. El pene del soldado, por ejemplo, es un lugar de peregrinación porque el mito popular dice que quien lo toca aumenta su fertilidad.



Botero quiso que sus obras cobraran vida, y esa vida se la ha dado el propio pueblo, el visitante, el turista, cualquiera que se acerca a contemplar a Adán y Eva, a la Mujer con espejo, al Soldado, al Gato, al mundo paralelo que creó el artista en esa plaza de la ciudad. Y no sólo es importante la estética del arte, sino lo que el arte moviliza como reflexión social, como reflexión política, como reflexión ética. Porque hoy, como admite Lucía, el Museo se ha convertido en un ágora, un lugar donde se debaten los asuntos más importantes de la ciudad, del país, desde el arte y desde la cultura. Y ella, una mujer valiente, preparada y atrevida, tiene mucha culpa. Porque Lucía ha llevado al Museo colecciones que hablan de temas comprometidos, como los desplazados o los desaparecidos, asuntos políticamente delicados, mucho más en una ciudad como Medellín.

Lucía dejará su cargo a final de año, aunque por los pasillos o en los despachos siempre quede algo de ella, de lo que hizo por revitalizar el Museo. Dejará atrás amigos. Dejará atrás alguna lágrima de colaboradores que ya la están echando de menos antes de recoger, por última vez, los bártulos de su mesa. Pero si algo ha conseguido esta mujer es crear una cultura cívica que no tiene precio. Conseguir que en el Museo de Antioquia no haya detectores de metales, que no te obliguen a dejar el bolso o la mochila en una taquilla. Conseguir que te sientas en el Museo como en tu propia casa. Lucía ha acercado el arte a los más pobres, ha logrado que no se vea el Museo como un refugio de ricos. Y lo ha hecho con esta frase que me contó mientras conversábamos, una frase de ésas que te hacen comprender en quince segundos porqué la gente sonríe mirando a l@s gord@s, por qué la gente se pasea por la plaza sin complejos: “Yo creo que el arte dignifica. Cuando la gente siente que tiene derecho a lo mejor del arte, que tiene derecho al placer estético, los comportamientos se transforman completamente. La gente se comporta como en relación a ese producto estético, es decir, se dignifica”.

7 Comentarios

La última vez que visité el Museo, Lucía estaba dando una charla a estudiantes. Nunca tuve mejor lección de arte que en esa media hora que me paré por allá. Un saludo y buen post.

Lucía dejará un hueco que será difícil de rellenar. A ella le tenemos que agradecer que pensara en las clases populares, y que no creara un arte exluyente, que acerara al pueblo al museo de antioquia, que es nuestro tesoro.

Lucía siempre mostró inquietud por el arte desde que con 13 años compartíamos aula. Y lo que más me gusta de ella es que elegido el camino correcto, del de acercar al arte al ciudadano de a pie. También es un ejemplo el maestro Botero, porque demuestra que el arte no es un círculo cerrado que se aprecia en cuna de oro. Botero, que no provenía de familia rica, demuestra que se puede llegar a lo más alto con creatividad y profesionalismo. Hermoso post, luis.

Los periodistas que tratamos a Lucía en Medellín agradecemos las colecciones polémicas que llevó al Museo. Porque nuestros propios medios siempre fueron poco valientes a la hora de hablar de desplazados o desaparecidos.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid, María Inmaculada Iglesias, ha admitido a trámite una querella presentada por refugiados colombianos contra el ex presidente Álvaro Uribe y dos ex altos cargos del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por actos de espionaje en España que incluiría seguimientos y violación de las comunicaciones en ONG consideradas opositoras por el Ejecutivo de Uribe.

El Código Penal prevé penas de entre tres y cuatro años de cárcel por los delitos que la querella atribuye al ex presidente y sus colaboradores.

La querellase presentó la víspera de la visita de Uribe para recoger un galardón del Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Universidad San Pablo CEU, que premió también a José María Aznar. Y se dirige contra Uribe, Jorge Aurelio Noguera, director del DAS entre 2002 y 2006, y Germán Villalba, que supuestamente asumió las operaciones en Europa.


La base del escrito es un informe de la fiscalía colombiana sobre la documentación encontrada durante el allanamiento de las oficinas del DAS, en 2009, que originó un gran escándalo en Colombia al ponerse de manifiesto la existencia de una tupida red de espionaje contra ONG, magistrados, periodistas y políticos. Uribe y su equipo más cercano han sido señalados por funcionarios del DAS y por cables de Wikileaks difundidos por Le Monde como los responsables de las operaciones ilegales.

El escándalo, conocido como de las chuzadas término coloquial para la intervención de un teléfono, ha puesto contra las cuerdas a varios colaboradores muy cercanos al ex presidente. María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS, pidióy obtuvo asilo en Panamá y Bernardo Moreno, ex secretario de la Presidencia, ha explorado la petición de asilo político a España, "para lo cual contaría con el apoyo del PP, de José María Aznar, y de varias organizaciones de la derecha ibérica".

soy una entusiasta de la obra de Botero, y en la distancia, celebro conocer que existe ese Museo y tan bien conservado y respetado.gracias por la información.

No se como te sentirás cuando el otro día Ana Blanco, en la primera edición del TD, dió paso a tú cronica afirmando que la gurrilla de la FARC era responsable de las muetes que se producen en Colombia.

En cambio en tú información, para ser objetiva no podía ser de otra manera, se utilizaban términos como"grupos armandos", "fuerzas en conflicto" y otros, para referirse a los responsables de las muertes en Colombia y sobre todo de los desplazados, que como sabes, en Colombia suponen el segundo mayor número después de Somalia.

Por último, me pareció incompleta, y por lo tanto inexacta, tu crónica sobre el "bueno" de Uribe. ¿tú sabrás?

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios