« ¿Sindicalista o minero? | Portada del Blog | Transexuales »

La cárcel

Lo primero que hace John Albero cuando se levanta es poner una raya en la libreta que esconde bajo el colchón. Las rayas van tachando los días que faltan para que salga. John lleva ya cinco años poniendo rayas, y todavía le quedan otros dos para poder tirar la libreta, abrir las puertas de su celda y abandonar la prisión. A John lo capturó la policía robando un coche para cambiarle la matrícula y hacerlo pasar por suyo. Ese era su papel en el combo, en la pandilla para la que trabajaba en un barrio de Medellín. Por aquel entonces tenía dieciocho años y una hija de meses. Cuando salga habrá perdido los mejores días de su vida y , quien sabe, tal vez a su hija, a la que no ha visto desde entonces porque su novia nunca quiso acordarse del que fue su primer amor.

Cárcel de Bellavista, desde el aire.

La tarde en que empezó a tachar días del calendario, a John lo trasladaron a la cárcel de Bellavista, a las afueras de Medellín. Bellavista fue construida hace cuarenta años para unos dos mil reclusos. Hoy tiene seis mil quinientos y la cifra no hace sino aumentar. La prisión tiene un hacinamiento del 200%, y no es que el resto de las cárceles colombianas se encuentren mucho mejor. Un par de datos: hace diez años había en Colombia 35.000 mil presos. Hoy son más de 85.000. Sólo durante este mes de enero, por cada recluso que salió a la calle, entraron cuatro a la cárcel.

La cárcel nunca fue un buen sitio para vivir. Mucho menos en Colombia. Según John, lo peor que te puede pasar es entrar a un penal donde no tengas contactos. Básicamente porque no eres nadie, eres el último de la fila, un cordero en un patio donde los lobos afilan colmillos. Hay casos en que, realmente, cuando entras, no tienes enemigos. Pero casi siempre, el delincuente, ya sea narcotraficante de poca monta, un gran capo, pandillero, guerrillero o paramilitar, tiene cuentas pendientes con alguien del patio de al lado. Y la deuda, la “culebra”, como dicen por aquí, es algo que nunca se olvida.

La periodista Jineth Bedoya ha reflejado como nadie los bajos fondos del mundo carcelario. Cuando empezaba en esto del periodismo, lo primero que hizo Jineth fue dar voz a los reclusos. Sus crónicas desde la cárceles bogotanas, desde las cárceles del país, son un viaje al infierno sin pasar por el purgatorio. Sus conversaciones con guerrilleros, con paras, con delincuentes comunes, con narcotraficantes, con presos que perdieron su vida en la cárcel por un delito que no cometieron, están recogidas en un libro fascinante: Te hablo desde la prisión. Es un relato de las miserias humanas, del pensamiento del criminal, de la corrupción oficial que permite la entrada de armas por un par de miles de pesos a funcionarios que cobran demasiado poco como para no mirar hacia otro lado. Jineth detalla la guerra entre bandas, entre los presos de las FARC y sus archienemigos de las Autodefensas, el tráfico de drogas, las prostitutas que hacen fila los domingos para regalar su amor de celda en celda, las armas que viajan en el cuerpo de los visitantes, las pistolas, la munición, la granada escondida en la vagina que le encontraron a la mujer de un recluso, la visita puntual de la mujer de aquel árbitro condenado por un asesinato que no cometió.

Jineth habla de todo eso, de la experiencia ajena y de la propia. Porque en una visita a la cárcel vivió esta mujer valiente el episodio más duro y triste de su vida. Las investigaciones sobre el tráfico de armas en la Cárcel Modelo de Bogotá, las pistolas y fusiles que entraban a las celdas de los paras sin ningún tipo de control policial, casi le cuestan la vida. A Jineth la secuestraron a las puertas de la cárcel la mañana en la que iba a entrevistar a un jefe paramilitar. Dos personas armadas la metieron en un coche a punta de pistola delante de un furgón policial, en la mismísima puerta de entrada. Nadie dijo ni mú. Se la llevaron, la violaron y la dejaron abandonada en una carretera a tres horas de Bogotá. Ella tardó diez años en contarlo, pero ahora lo denuncia públicamente para que otras mujeres, miles de mujeres que han sido violadas, se atrevan a denunciarlo. Jineth lanzó la campaña de Intermón Oxfam contra la violación como arma de guerra en el marco del conflicto colombiano. Lo hizo de la mano de un buen tipo y un gran amigo, Alejandro Matos, el director de esa ONG en Colombia. Jineth se atrevió a contar su caso para que ese acto denigrante y cruel deje de ser un delito invisible, para que más compañeras se animen a hablar, a romper el manto de silencio que las cubrió durante años por miedo a las represalias. Su libro es imprescindible para conocer que fue y cómo están las cárceles colombianas. Porque de aquellos polvos vienen estos lodos.

14 Comentarios

soy caleño, pero vivi en bogota y desgraciadamente tengo dos primos en la carcel. Y esto es lo mejor que he leido en mucho tiempo sobre la situacion de las carceles en mi pais. incluso diria que se queda corto. Un saludo y felicitaciones

añadiria que en cada patio de la carcel hay un jefe, y que si ese jefe decide que te mueras, te mueres, porque el es quien manda y todos los sicarios le obedecen. o estas de su lado, o estas enterrado

la madre del cordero esta en la politica de mano dura, yo diria que durisima, de los ultimos gobiernos, y en lo duro q es tambien el codigo penal colombiano. Poe eso se estan llenando nuestras carceles. buen articulo.

Soy madrileño. Leer este post ha sido como ver un pequeño fragmento de una película.

Me compadezco de tantas personas que lo están pasando mal...

Por cierto Luis, haces un buen Periodismo.
Un saludo.

¡Vaya mundo! ¡Qué alegría si alguién lo borrará del mapa!

La realidad de las cárceles es una muestra, en el fondo, de la realidad del país. nos creemos que todo va sobre ruedas, pero cuando escarbamos constatamos la penosa realidad colombiana en cuando a la situación penitenciaria, de refugiados, de corrupción, etc.

Para se entere usted por la prensa de hechos que ya hace mucho tiempo que han sido denunciados. y publicados.
|
Más de 7.500 presas y presos están encarceladas en Colombia por opinar, defender los derechos humanos o luchar por los derechos de los trabajadores. En enero fue detenida la poetisa Angye Gaona y varios estudiantes y sindicalistas.
|
Durante el pasado mes de enero se produjeron varias detenciones a periodistas, estudiantes y sindicalistas en Colombia, como es el caso de Angye Gaona, Julian Andoni Domínguez, William Rivera Rueda y Aracely Cañaveral Vélez . Estas cuatro detenciones se suman a los más de 7.500 presas y presos en las cárceles colombianas por el supuesto “delito de opinión”, que mantiene entre rejas a sindicalistas, periodistas, activistas de derechos humanos y estudiantes, entre otros.
|
Esta situación es denunciada ahora con el presidente Santos, y lo fue anteriormente con Uribe

Imaginaba hacer implantes correctores ahorren mucho trabajo desviaciones estandard correcto respetando la personalidad individual y carácter, si continuo con los estudios de medicina puedo ponerme más en el tema para echar una mano sobre todo el gran problema como las desigualdades sin contar con la poca salud de otros, habrá muchos enfermos en las cárceles que se han visto abocados a pasar por allí a falta de una muleta a tiempo que le evitara caerse por donde uno no se puede levantar al cabo de mucho tiempo, si lo conseguimos.....

no quiero paticipar en ninguna participación solo expreso lo que siento y pienso. Cuando un hombre viola a una mujer lo haria pagar muy caro. Nunca me gusto la violencia Npero cuando humillan asi auna persona soy muy dura.

El miércoles 9 de febrero se celebra el día del periodista en Colombia.

Por ello, CONTRAVÍA recuerda que hace exactamente un año, el director de la serie Hollman Morris junto con la periodista Claudia Julieta Duque, en una rueda de prensa, responsazabilizaron, políticamente, al entonces presidente Álvaro Uribe Vélez por la cacería criminal del DAS que tuvo, entre otros objetivos, “iniciar una campaña de desprestigio a nivel nacional e internacional” de periodistas independientes.

“No tenemos nada que celebrar”: Hollman Morris. Un año más tarde, los periodistas vigilados siguen esperando que la Fiscalía General de la Nación se pronuncie sobre estas acciones ilegales que afectaron gravemente la libertad de expresión en Colombia durante los ultimos 8 años.

“Es desalentador que una de las personas claves para llegar a la verdad de los responsables materiales de estos hechos, la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado, fue asilada eSPAÑA a la vista de todo el pais con el

Parece un guion surrealista de la narrativa sudamericana.Es difícil sobrevivir en un lugar así y esto es,en mi opinion el resultado de la defensa a ultranza de los grandes intereses,de una espiral de violencia,sin respeto a nada con la sola idea de no ceder ni un palmo en los privilegios.Este grado de hundimiento moral no ha alcanzado esta magnitud aquí

Sr. Luis Pérez, le invito venir a P.R. y vea y escriba sobre lo que esta pasando en la Univercidad del estado los estudiantes protestan por el alza de matricula y la policia y la fueza de choque los tienen rodeados, a macanazo limpio ay arrestos guardias a caballo en bisicletas es como un estado de csitio, lo que pasa en Egipto se queda corto, en lo que va de año los asecinatos pasan los ciento cuarenta y el pasado 2010 pasaron los mil y el gob. tiene los guardias dandole palos a los estudiantes, cheque los periodicos elnuevodia.com www. wapatv.pr.com Vocero.com noticiaspr. Por favor nesecitamos apoyo los estudiantes Españoles ayudenos en la manera que puedan. Muchas Gracias.

Felicitaciones por tus artículos y por el documental que emitió En Portada.

Medallo, ese territorio de contrastes. Con la esperanza de que terminen por brillar las buenas acciones y que los fierros sean sinónimo de vías ferroviarias (algo de lo que carece el país de la canela).

Cuídate.

Por eso es que sería mucho mejor implementar la pena de muerte en colombia para toda esa basura de la sociedad. Mientras matan transexuales que sólo intentan ganarse el pan complaciendo a clientes gordos, violentos y brutos, todos estos criminales de las cárceles siguen haciendo sus torcidos y extorsiones desde la cárcel: resultado? Una muy buena suma de dinero para cuando salgan de su agujero. Cuánto gasta el INPEC para la manutención de estas ratas? NOSOTROS, nosotros los que nos trasnochamos estudiando, madrugando para ir a trabajar y ahorrando para no pasar necesidades, nosotros somos los que les pagamos la comida y la dormida a esas bestias brutas y despreciables. Ahórremonos esa platica; mejor invertirla en eduación. Cómo nos ahorramos esa plata? Fácil... PENA DE MUERTE.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios