« La cárcel | Portada del Blog | La lechuza y el futbolista »

Transexuales

Los últimos diez segundos de su vida los perdió Pamela observando al asesino frenar en seco el coche. El asesino se bajó, apuntó a su cabeza, le asestó cuatro tiros y se fue. Pamela quedó tendida junto a la muralla del cementerio, el lúgubre rincón de Cali donde ejercía desde hace años la prostitución. Pamela es una de las últimas transexuales que han sido asesinadas en esa ciudad del sureste de Colombia. Y digo una de las últimas porque tal y como está la cosa, no me extrañaría que muriera otra de sus compañeras mientras escribo estas líneas sobre la muerte de Pamela. Con ella son ya medio centenar de trans las que han perdido la vida de manera violenta en los últimos 4 años. Las agredidas y vejadas se cuentan por centenares.


Pamela era una de las 3.500 transexuales que viven y trabajan en Cali. La mayoría, el 79%, se gana la vida como trabajadoras sexuales; el 21% tiene una peluquería y el resto se dedica a oficios varios. Ninguna sale a vender su amor por placer. Lo hacen porque no tienen otro trabajo. Tampoco tienen manera de conseguirlo. El colectivo de transexuales se siente estigmatizado, señalado por una población que no entiende cómo alguien puede sentirse a disgusto con su cuerpo y su condición sexual. Una población que hasta el defensor del pueblo reconoce como homofóbica, en un país en el que la ley, la Constitución del 91, es muy garantista con los derechos de las personas de toda condición. Pero una cosa es la ley escrita sobre un papel, y otra muy distinta la velocidad con la que evoluciona la población.

Digo esto amparado en otro dato. En Cali, el año pasado hubo casi 2 mil homicidios. De todos ellos, casi el 90% quedaron impunes. La estadística aumenta cuando hablamos de los transexuales. Y aumenta tanto que da vergüenza, porque ninguno de los crímenes contra la población trans se llegó a investigar. La versión de la policía es que todos estaban relacionados con crímenes pasionales y ventas de sustancias psicotrópicas. La realidad es que no hay un solo victimario entre rejas. El Defensor del Pueblo dice que el Estado, directamente, no investiga.

Con ese panorama es muy difícil contestar la pregunta clave: ¿Quién está matando a los transexuales? La ONG Santamaría Fundación, que vela por los derechos de este colectivo, reitera que hay una campaña de limpieza social. Esa práctica era muy típica de los paramilitares, y fue tremendamente “exitosa” en Cali y en todo el país durante la década de los 90 y la del 2000. Se repartían panfletos amenazando a prostitutas, gays, y todo lo que ellos consideraban como la escoria de la sociedad. Hoy en día hay menos panfletos directos, pero sigue habiendo muertos, y eso hace pensar a la ONG que el victimario ha cambiado de vestimenta, pero sigue siendo el victimario. Hay declaraciones de testigos que acusan, también, a miembros de la policía. El defensor del pueblo, Andrés Santamaría, va más allá. Dice que quien las está matando es la sociedad, la homofobia y la vista gorda que hace el Estado mirando para otro lado.

Días después de que mataran a Pamela, allí seguían sus compañeras, exponiéndose a todo tipo de insultos, atropellos y agresiones. Alguna opta por reírse y mirar para otro lado, como si entendiera que todas esas vejaciones van incluidas en su contrato. Otras optan por llorar, como las chicas de Santamaría Fundación. Mientras las entrevistábamos conocieron la muerte de otra compañera. Le asestaron varias puñaladas en el descampado donde ejercía como trabajadora sexual. Cuando nos fuimos del local, la última víctima seguía en la morgue. Sóla, como estaba la noche en que la mataron. Y las compañeras de la ONG se dejaban los sesos pensando cómo recaudar el dinero para sacarla de allí, entregársela a su madre y darle dos cosas: un último adiós, y un entierro.

12 Comentarios

Es el colectivo más desfavorecido que hay y una parte se ven marginados y amparados en la prostitución y en las drogas, por eso deben de seguir luchando para obtener sus derechos.Mucha Fuerza para todas ellas.

Creo que todo eso no sólo pasa en cali, sino en toda colombia. Le habla una ciudadana de Valledupar, que alguien ven a investigar el acoso que sufre el colectivo de transexuales en esa ciudad. Nadia hace nada porque acá el defensor del pueblo mira para otro lado y no se han publicado cifras de muertos.

que se investiguen los casos en Santa Marta. A mi hermano lo mataron los intolerants. nadie hizo nada por investigar. pasaron ya 3 años y seguimos llorando en soledad. maldito pais

siguen cayendo ante la mirada de la policia, siguen cayendo ante la indiferencia del gobierno, siguen cayendo ante la indiferencia de la sociedad, siguen cayendo por las campañas difamatorias de los paramilitares y sus secuaces. Y todos nosotros seguimos callando. Gracias luis por denunciar este atropello

Querido Luis, reconociendo la importante denuncia que haces en tu blog sobre esta noticia, que habitualmente suele pasar desapercibida –si no se omite- en la mayoría de los medios de comunicación, deseo, no sólo felicitarte y darte las gracias por hacerlo, sino también hacer un par de correcciones a la misma.

Soy una mujer transexual, pre jubilada de RNE, que –aunque nunca me he dedicado a la prostitución, en el activismo he trabajado y compartido muchas cosas con mujeres que sí se dedican a ello-; es por eso que, cuando nos encontramos que os referís a “los transexuales”, a menos que se trate del neutro para hombres y mujeres, nos chirría en el corazón, por lo que, en el caso que nos ocupa de prostitución, al ser mujeres transexuales, -si es preciso especificar este dato, por su importancia en la noticia-, se debe decir “las transexuales”.

Otro error común es de confundir y mezclar identidad de género y condición sexual. Transexualidad con homosexualidad. El quién soy y el quién me gusta. Las personas transexuales nos identificamos con un sexo y género, distinto al que se nos reconoció al nacer y al que nos registraron, y luego podemos ser heterosexuales, homosexuales o bisexuales, dependiendo quién nos guste, desde el punto de vista de nuestra nueva identidad de género.

Por lo demás, decir que, no por conocida la noticia y otras similares –desgraciadamente, pues la transfobia es más habitual de lo que parece, aunque no siempre sea mortal-, no dejan de impactarme y no paro de pensar de qué manera se puede acabar con esta lacra, máxime en poblaciones en donde campan a sus anchas delincuentes y paramilitares.

Por eso, al darte las gracias por esta entrada, quiero, una vez más, reiterar mi agradecimiento a esta casa y a mis compañeros y amigos, que me pusieron muy fáciles las cosas y reconocer que soy una privilegiada, pues no todas las personas tienen la misma suerte que yo he tenido, por eso no hay que dejarles a su suerte y tenemos que continuar trabajando por ellas.

coincido con los compañeros, se investiga poco pero lo peor es la estigmatización por parte de la sociedad

me gustaría que algún gobierno hiciera algo por nuestro colectivo. Como bien dice, luis, presumimos de tener una constitución progresista como ninguna en latinoamçerica, pero la homofobia intrínseca de la población deja nuestros sueños en papel mojado. Gracias por denunciar nuestra penosa condición.

No conozco en profundidad el tema que tratas, pero me vienen a la cabeza algunas preguntas. Comentas que las leyes colombianas contemplan la igualdad de los y las transexuales, ¿se hace efectiva? Quiero decir, ¿cambian "oficialmente" de sexo en sus documentos, por ejemplo? Formalismos a un lado, lo más grave de la situación me parece que no se investigue ningún crimen de estas mujeres asesinadas en plena calle, según parece, por su condición de transexuales. Mucho ánimo para esa ONG que lucha por sus derechos.

(Buena foto)

He visto hoy tu reportaje, es una pena la poca formación empuja a el abismo y ni preguntarse para qué tienen vida, cuando se hacen las cosas sin sentido el país lo acaba pagando por gastar los recursos donde no debe y pensar hay cantidad de sitios luchando por ganarse el pan honrradamente y otros de destruyen la vida y la del entorno, cuando el toro está herido es más fácil rematarlo, es una pena cuánto caos, hay mucho trabajo en seguridad desarmando a los que no quieren integrarse, ni come ni deja comer. Hay que ver la mejor forma de colaborar sin decidir por ellos ayudándoles a salir, tienen grandes recursos. El otro día quise enterarme de foro de inversión empleo local en la zona, por lo visto no lo tenían en los servicios de empleo local de la zona supongo reservado a otros o poco demandado o a saber.

Hola Luis, escribo esto, no por el tema de los transexuales, sino por el reportaje de las comunas de medellín que acabo de ver por el canal 24 horas. Trabajé varios años con proyectos de cooperación en esa zona, y nunca vi un reportaje igual, tan completo, tan cercano a la vida de esos muchachos. No sé cómo lo has hecho, pero gracias por arriesgar y entregarnos ese enorme documental.

¡Enhorabuena por el gran trabajo que haces!. El reportaje de hace unos días sobre Medellín, me pareció excelente.

madre miía qué reportaje has hecho sobre jason pino. a veces sobran las palabras, únicamente hay que quitarse el sombrero. felicidades

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios