« Los colores de la montaña | Portada del Blog | El muerto y el fútbol »

El sicario y la jueza

El último día de su vida fue un día aparentemente normal. Gloria cogió un autobús y se bajó cerca de su despacho judicial. Pero según puso el pie en la acera vio de cerca la muerte. La muerte tenía forma de sicario, y al sicario no le tembló el pulso para vaciar el cargador en el cuerpo indefenso de Gloria y cumplir la penosa secuencia que le dará de comer: cinco tiros en la cabeza, el objetivo complido, el dinero en el bolsillo.

Como todo sicario, el hombre que mató por encargo a Gloria probablemente no sepa a qué se dedicaba esta mujer. Lo más seguro es que le dieron una foto de la víctima, un lugar y una hora. Lo demás viene en el siniestro contrato oral entre el autor intelectual, el que quería matar a Gloria, y el autor material, el desgraciado que se llenó de plata apretando el gatillo y ejecutando un disparo certero y cruel.

El asesino de Gloria probablemente ya sepa quién es Gloria, porque la muerte de esta mujer ha abierto informativos y ha llenado portadas. Gloria Constanza Gaona era una jueza de Saravena, un pequeño municipio de un departamento fronterizo con Venezuela. Uno más de esos lugares remotos donde la gente valiente se juega la vida sin protección oficial y a expensas de los antojos del enemigo. Y Gloria, sin quererlo, tenía demasiados enemigos.

La magistrada investigaba masacres cometidas por las FARC y el ELN. E investigaba también un caso que conmocionó a Colombia a finales del año pasado: la violación y posterior asesinato de una niña de 14 años y de sus dos hermanos, de 9 y de 6. Los cadáveres fueron encontrados en una fosa común de Tame, a unos cien metros del lugar donde había acampado un grupo de militares de la Octava División del Ejército. Los cuerpos estaban degollados y con signos de tortura. A los pocos días, el Ejército reemplazó a esos soldados. Uno de ellos, un alto mando, el teniente en retiro Raúl Muñoz, confesó haber violado a la niña, pero no los asesinatos. Todo eso, ni más ni menos, es lo que investigaba Gloria.

Su muerte ha sido una suerte de latigazo en el perezoso despertar del país. El Gobierno ha enviado a un equipo de la DIJIN, la policía judicial, para aclarar los hechos y dar con el asesino. La ONU ha condenado la muerte de la juez. El presidente Santos ha anunciado una recompensa de quinientos millones de pesos, unos doscientos mil euros, para quien aporte información que permita dar con el sicario de sangre demasiado fría, gatillo fácil y corazón vil.

Y los funcionarios judiciales han puesto el grito en el cielo y han dicho que hasta aquí hemos llegado, que el viernes habrá un paro general en la Justicia para denunciar la penosa situación en la que trabajan. Desde 2007 han asesinado a seis magistrados. Otros setecientos cincuenta han recibido presiones y amenazas. El panorama se agrava en los pueblos, donde desde hace tiempo piden algún tipo de protección. Pero el Gobierno ya ha dicho que si les da escolta se vacía la caja del Estado. Una manera sutil de contarnos que, probablemente, Gloria no será la última jueza en caer, que volveremos a escribir de jueces muertos a tiros, porque los malos son más que los buenos y ahí, no hay nada que hacer.

13 Comentarios

Gracias luis por la valentía y por escribir sobre estos temas. En Colombia somos demasiado cobardes para denunciar toda la mierda que rodea al Ejército o a los crímenes de Estado. Murió una jueza valiente, y calló un Estado indecente.

Va a haber una nota en TVE sobre este asunto?

fantástco post.Lo que pasó en ese pueblo de Arauca es patetco

EL soldado reconoce que violó a la niña, pero nada más. ¿Quién la mató? Quién las descuartizó y degolló junto a sus hermanos? El crimen de Arauca es una de las grandes ignominias de este país, y el asesinato de la jueza pone de relieve otro asunto: la indefensión con la que actúan jueces valientes en los rincones olvidados de este país. Felicitaciones , Luis. Sigue con este compromiso de denuncia y no te calles nunca. Un abrazo

la ausencia del estado mató a la jueza. La mataron delante de un puesto de policía, frente a la plaza del pueblo, y frente a las dependencias judiciales donde denunciaba todos esos atropellos. Ahora, que está muerta, mandan a 500 policías para encontrar a los culpables. Luego se irán, y matarán a otro inocene valiente. Mierda de Estado. Gracias por airear todo esto.

Gloria es un reflejo del Estado del país. A los jueces de pueblos y provincias los matan y amenazan. Alos de la capital, que sí tienen escolta, los espían, los chuzan, indagan en sus comunicaciones privadas desde la sede del DAS, ese organismo podrido que habría que cerrar para siempre. Buen post.

Hola Luis. Tengo que decirte que a veces me da miedo leer lo que nos cuentas. Es tan desgarrador que se me hace duro. Pero al mismo tiempo siempre tengo ganas de agradecerte todo el sentimiento que pones en ellas.
Cuídate mucho y a lo dicho, gracias por enésima vez.

La policía busca al sicario, con la esperanza de que el sicario cante y diga la verdad. Porque aquí lo importante es saber quién fue el autor intelectual, quién pagó al sicario para que matara a la jueza y nos dejara, otra vez más, sin justicia.

coloqué un link del artículo en twitter

Magnífico y estremecedor texto. Un saludo desde Kabul.

Me ha parecido muy interesante el articul o que nos has puesto aqui porque seguro que das que pensar a muchisimas personas.

Magnífico y estremecedor texto. Saludos desde Kabul.

Me he permitido leer toda la web de Historias...Creo que sería de mal gusto hablar de su valor literario.Los dramas humanos de cada uno de los sucesos es demasiado sangrante para un europeo bienpensante,por mucho que se haya deteriorado últimamente la vida,tam
bién aquí.El grado de violencia de las sociedades americanas,y la colombiana en particular tienen demasiado calado para atribuirlas sólo a una parte.Y son demasiado fuertes como para poder erradicarlas de golpe.Desgraciadamente habrá más víctimas inocentes.Los periodistas honestos,los corresponsales,sólo pueden hacer esto,denunciarlo para que lo sepa todo el mundo.Valor y ánimo

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios