« La lechuza y el futbolista | Portada del Blog | Los colores de la montaña »

MUJERES VALIENTES

Durante el rodaje me parecieron doblemente VALIENTES. Primero, porque se decidieron a hablar, a contar las violaciones, las agresiones sexuales que sufrieron a manos de los paramilitares, de la guerrilla o del ejército. Después, porque se atrevieron a dar la cara, a mirar de frente a la cámara aunque les dijera que no era necesario, que me valía con su testimonio y que podían proteger su rostro y su identidad, que su voz ya era suficiente para armar una historia sobre la violación sexual como arma de guerra en Colombia.

Jineth Bedoya, frente a la cárcel donde la secuestraron


Pero dijeron que no, que ya llevaban mucho tiempo ocultándose por miedo a las represalias, y que ese miedo había enterrado su drama, las había enterrado a ellas, bajo el mando del olvido. Cuando te han violado, no debe ser fácil ponerte a hablar del día que marcó para siempre tu vida. No debe ser fácil dar el nombre o el grupo del victimario. Y sin embargo, Jineth, doña Blanca, Yovana, María o Melania lo hicieron. Fue su manera de mirarse al espejo y decir: “Aquí estoy yo, me llamo Jineth Bedoya, soy periodista y fui secuestrada y posteriormente violada a las puertas de una cárcel, frente a una patrulla de la policía, el día que acudí a una entrevista con un jefe paramilitar”. O “soy María, y durante años fui secuestrada por un grupo de paramilitares. Trabajé de enfermera y de esclava sexual. Y me lo agradecieron matando a mi marido y amenazándome, reiteradamente, con acabar conmigo. Hoy vivo en una huida permanente”. O “soy Melania, y caminé cinco y días y cinco noches para recuperar a mi hija, secuestrada por las FARC. Cuando llegué al campamento ya la habían violado, la habían esterilizado y apenas me reconoció. Pero le dije al comandante guerrillero que me la llevaba de vuelta a casa. Y aquí está conmigo, destrozada y con menos ganas de vivir, pero conmigo”.

Blanca Nubia, en el entierro de su hija, violada y asesinada por paramilitares

Hay reportajes que no te dejan indiferente. Hay algo que aprendes cuando escuchas todos estos dramas. Hay entrevistas que te cuesta hacer porque sientes que remueves un pasado doloroso y triste. Hay entrevistas en las que de repente te das cuenta de que estás demasiado tiempo callado, esperando que la respuesta se alargue en el tiempo para no tener que volver a preguntar, porque con cada pregunta sientes que, sin quererlo, puedes hacer daño. Y hay lecciones que aprendes escuchando a la gente en este tipo de entrevistas. Escuchando a estas MUJERES VALIENTES te das cuenta de lo complicado que es ser verdaderamente valiente. Ellas, sin duda, fueron valientes toda su vida, y lo fueron mucho más cuando sacaron fuerzas de flaqueza para seguir caminando después de ser violadas, cuando optaron por levantarse cada día como si no pasara nada, porque muchas no lo contaron, mientras el miedo, el drama interior y las noches en vela minaban poco a poco sus vidas.

María, violada y desplazada, recibe apoyo psicológico en la Casa de la Mujer

Tal vez por eso llegó el día en que decidieron hablar. Quizás porque ya no tenían nada que perder, decidieron hacerle frente a las amenazas y al victimiario y enterrar el miedo. Jineth, Doña Blanca, Yovana, María o Melania, ponen voz a un drama brutal: el de las violaciones y abusos sexuales en el marco del conflicto que vive Colombia. Ellas son pioneras, porque han dado el paso para que muchas mujeres cuenten su drama. Y asombra ver la magnitud de ese drama. Intermón Oxfam y la Casa de la Mujer han hecho, hasta el momento, el mejor mapa de esa tragedia. Se plantaron en 407 municipios con presencia de la guerrilla, de los paramilitares, del ejército, y de otros actores del conflicto. Las conclusiones son brutales: del 2001 al 2009, 490.000 mujeres sufrieron violaciones, abusos o vejaciones por parte de los distintos actores de esa guerra. Y eso da una media que hiela: cada hora, seis mujeres sufrieron de manera directa algún tipo de violencia sexual. Que cada uno saque sus conclusiones.

14 Comentarios

Sí lo vi ayer en Informe semanal ( procuro no perdérmelo) tienen mucho coraje además de contarlo en primera persona, atreverse a dar ese paso...es síntoma de la valentía que les engrandece.Un saludo.

lo ví anoche, y aún estoy estremecida, impresionante, que mujeres tan valientes y que mentiras tan grandes se cuentan sobre Colombia, como si nunca sucediera nada.
Un abrazo Luis y felicidades

Yo no vii ese reportaje. Me encontraba de viaje y la verdad es que me alegro de no haberlo visto.

Clica sobre mi nombre

Desde alemania, te agradezco Luis por tan interesante y alarmante reportaje. Por sacar la luz un problema que mina a muchas mujeres en mi pais. Lo mas triste es que el estado y el sistemas judicial no son efectivos frente a esta problematica.

castracción reversible sujetos no saben lo que llevan colgando.

Qué gran reportaje. Pienso en lo duro que debe ser asistir como espectador al relato desgarrador de mujeres que siguen adelante aun sabiendo cuánto han dejado en el camino. Tiene que ser difícil desconectar de la realidad cuando se tienen testimonios de primera mano de la cara más cruel de la naturaleza humana. Felicidades por tu labor divulgadora. "El conocimiento nos hace responsables". Ojalá no tardemos en recuperar la esperanza de que, si de verdad queremos, las cosas pueden cambiar.

Y ¿cuantas mujeres no serán objeto de explotación sexual? cuantas caras ocultas no se sentirán identificadas con este texto, tantas vidas rotas por culpa de este tipo de altercados.Miles.No basta sólo un rostro.Son muchas las mujeres que sufren abusos diariamente de cualquier condición social ( al principio se creía que era únicamente de bajo condicionamiento, pero nos estamos dando cuenta de que tqambién ocurre en mujeres burguesas).Todo por nada.

Valientesssss ! Reportaje !,...! grande tristeza !...
Gracias Por TSU Labor, Sr. Periodista..sssss....
http://www.youtube.com/watch?v=AO_9SMOiyvk

Luis, quiero agradecerte que hayas puesto sobre la mesa un tema que está silenciado en Colombia. Hasta para retratar el conflicto las mujeres son víctimas invisibles. Se habla de desaparecidos, de secuestrados, siempre en clave masculina, pero se olvida que las mujeres pagamos por partida doble. Son igualmente desaparecidas y secuestradas, y al msimo tiempo violadas y abusadas.
Amo a Colombia, y me duele mucho lo que le ocurre, pero más me duele ver cómo la sociedad colombiana mirar para otro lado mientras no le toque directamente, y cómo los extranjeros nos limitamos a hacer juicios estereotipados sobre el país sin ningún tipo de reflexión.

Hola Amoacolombia, entiendo que, si vives fuera, te duela lo que ves de tu país en relación a la violencia sexual contra las mujeres durante esta larga guerra. Y entiendo que te duela porque a mi también me duele que los medios locales apenas hablen del tema, salvo honradas excepciones. un saludo.

Estimado Luis que buen reportaje y esto es solo una pepeña muestra de lo que esta pasando en nuestro pais y digo pasando porque ...sigue sucediendo en las grandes capitales y en regiones remotas que bueno que esto sirba de ejemplo y más personas se decidan a contar su historia.

Hola, me perdi el reportaje, fue éste sabado dia 12/03 en informe semanal? alguien me lo puede confirmar? muchisimas gracias.

Es imposible no emocionarse cuando ves a Jineth Bedoya, con toda esa fuerza y esa VALENTÍA que desprende, caminando delante de la cárcel... uf, qué duro es volver adonde te hicieron daño. Qué gran reportaje, qué bien que sigas dando voz a los que necesitan hablar. Enhorabuena por tu trabajo, aunque a veces tengas que hacer los silencios más largos y cueste sacar la siguiente pregunta. Un saludo.

Hola Luis. Es la primera vez que escribo en tu blog, aunque te leo con frecuencia. Esta vez me he animado porque quería agradecerte que me hayas acercado esta realidad que desconocía, aunque podía imaginar. La verdad es que me quedé con el alma encogida, estremecida..aún hoy, sigo así. Qué mujeres tan valientes y qué trabajo tan bueno el tuyo: informativo e impactante desde la sencillez del que cuenta lo que ve y percibe sin artificios. Terribles los testimonios. Terrible la violencia contra las mujeres.

Un abrazo

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios