« Los mejores (y no tan mejores) amigos | Portada del Blog | Ecuador y la guerra de los Correa »

Esperando a Correa

Foto correa campaña 

La imagen capta ese momento con el que todo político sueña. Ganas unas elecciones o crees que las vas a ganar, y te acercas a compartir ese momento de euforia desmedida con la gente, con los que depositaron o van a depositar un voto que te coloca en el goloso mundo de la más alta magistratura del Estado. El presidente de Ecuador, Rafael Correa,  sueña con otro momento como éste el próximo sábado. Ese día los ecuatorianos saldrán a votar por sexta vez en los últimos 5 años. Y como en todas las anteriores ocasiones, Correa, probablemente, saldrá de nuevo al balcón del Palacio de Gobierno o a la tarima de la sede de su partido para decirle a los suyos que la revolución ciudadana ha triunfado, que todos caminan firmes hacia un país más justo e igualitario.

 

Ecuador celebra este sábado un referéndum en el que la población votará SI o NO a diez cuestiones que plantea el presidente. Las más importantes se refieren a la reforma de la justicia y al control de los medios de comunicación. Correa quiere “meter mano a la Justicia”, tal y como ha repetido más de una vez, para acabar con un sistema que califica de corrupto e ineficaz. La oposición teme una victoria del SI, porque el Presidente nombraría un Tribunal Supremo afín a sus tesis y el país y la justicia se dejarían por el camino buenas dosis de independencia. Independencia es, también, lo que temen perder los medios de comunicación ecuatorianos. Porque una de las preguntas promueve la creación de un órgano que regule el contenido de los medios, y éstos ven en todo esto una suerte de censura previa, probablemente lo más indigno a lo que puede enfrentarse un periodista. Casualidad o no, todo esto llega en un momento muy tenso entre Correa y la prensa. El presidente acusa a los medios privados de inventar mentiras, de actuar como verdaderos partidos de la oposición. Y no se corta: los llama corruptos, golpistas, mentirosos o sicarios de la tinta. Por si fuera poco, en los últimos meses el mandatario a demandado a varios periodistas por injurias e informaciones falsas. Las demandas ascienden a decenas de millones de dólares.

 

Los ecuatorianos votarán libremente sobre esto, y sobre otras cuestiones: convertir en delito el enriquecimiento injustificado, la prohibición de los casinos o la prohibición de todo espectáculo que suponga maltrato animal, y eso incluye las corridas de toros. Pero más allá de todo esto, el referéndum será una suerte de termómetro sobre la popularidad del presidente. Faltan dos años para las presidenciales y Rafael Correa sigue siendo muy popular. Pero habrá que ver cuánto, y habrá que ver si su victoria es holgada o ajustada, como prevén algunas encuestas. Porque en estos cuatro años de presidencia también ha habido desgaste. A Correa lo han abandonado antiguos colaboradores como Gustavo Larrea, ex ministro del Interior, o Alberto Acosta, ex presidente de la Asamblea Constituyente y uno de los hombres que le ayudó a fundar su partido, Alianza País. Todos ellos se bajaron del barco por la deriva autoritaria y la prepotencia del presidente. Correa se ha quedado sin el apoyo de la mayor colectividad indígena. Y eso no puede pasarse por alto porque los indígenas son expertos en sacar presidentes. Sus protestas tumbaron a 6 mandatarios en los últimos 15 años.

 

¿Aguará todo esto la fiesta del presidente? Las grandes firmas encuestadoras dicen que no, que Correa ganará, pero por un margen mucho menor del que pronosticaba el mandatario a principio de la campaña. Tal vez por eso lo hemos visto estos días multiplicando sus actos por todo el país, acercándose al público, abrazando a la gente, sonriente, como siempre, pero tal vez con algo de miedo al revisar las encuestas, pensando quizás que el camino de su revolución ciudadana no es tan llano ni tan sencillo como pensaba.

4 Comentarios

no se puede acelerar la revolucion poniendo el freno a las libertades. Buen post luis

Otro paso más hacia el bolivorianismo barato. EL país no va bien y este señor lo quiere terminar liquidando. Hoy se ha publicado un dato interesante: la inversión extranjera aumentó un 40% el año pasado en Latinoamérica. En Ecuador la inversión extranjera bajó un 45%

al parecer la victoria fue más corta de lo que parecía, pero sin duda la revolución ciudadana sigue adelante con paso firme. Cada vez que habla un personaje de la oposici{on nos da puntos en as encuestas, así que tenemos presidente para rato.

Y a ver qué dice ahora el hermanito Fabricio, que desde que se destapó su escándalo de los contratos con el Estado y el presidente los canceló, no ha hecho más que mentir y sacar basura, pasando por encima de toda dignidad y del buen nombre del presidente.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Pérez


Hace ya casi dos siglos que el gran sueño de Simón Bolívar se fraguó por estas tierras. La Gran Colombia, una nación compuesta por varias repúblicas recién independizadas de España, echó a andar en 1819. Moriría doce años después, en 1831, víctima de revueltas internas y del desencanto con un Libertador que terminó pervirtiendo ese proyecto de unión suramericana con un Gobierno muy parecido a una dictadura. La Gran Colombia agrupaba varios países.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios