« "Aktion Rotstift"= "Acción lápiz rojo" | Portada del Blog | Abschaffung der Euro? = Supresión del euro? »

Burn-out = estar quemado laboralmente

No es una palabra alemana, obviamente, pero aquí se utiliza habitualmente.Y refleja una realidad global, con consecuencias no sólo en el rendimiento laboral, sino en la salud mental del empleado. Según la empresa Gallup, uno de cada cuatro trabajadores alemanes están hartos de su empleo y de su compañía. Trabajan como autómatas y se sienten totalmente desvinculados de la empresa (¿Les suena?).

Y, al tiempo, aquí en la República Federal, al igual que en los Estados Unidos, en las empresas -especialmente en las grandes- se presta cada vez más atención a este problema, diseñando estrategias para reducirlo. No lo hacen por amor al empleado, es evidente, sino porque no se pueden permitir caídas en la productividad ni bajas médicas continuas. Hay además estudios curiosos como los que publica esta semana la revista "Die Zeit" ("El tiempo"). Al parecer, hay empresas en las que estar de buen humor es casi una obligación. Sobre todo aquellas en las que hay un contacto constante y directo con los clientes. Se menciona a la cadena hotelera Ritz-Carlton, donde desde hace años existe un código de conducta basado en el principio "Smile-We are on stage" (Sonríe-estamos en escena).

Lo pude comprobar personalmente durante la última Berlinale.Comí en el Ritz en Berlín el pasado mes de febrero con el miembro español del jurado,José María Morales,y me sorprendió especialmente la enorme simpatía y atención que nos prestaron. Es verdad que José María es un hombre encantador y que sabían que era uno de los invitados especiales del Festival de Cine, pero el trato fué exquisito.

Pero, a lo que voy: los estudios sociológicos señalan que estar de buen humor y siempre sonriente durante el trabajo provoca stress y puede conducir a ese temido síndrome del burn-out-.Ejemplo,las azafatas..

La persona de la foto es una azafata indonesia y ya se sabe la fama- merecida seguramente-del personal de las líneas aéreas asiáticas. No podemos decir lo mismo siempre-desgraciadamente-de otras compañías...En todo caso, los psicólogos dicen que ocultar los verdaderos sentimientos es nocivo y que hay que encontrar ese difícil equilibrio entre la cordialidad mínima y el respeto debido a clientes,compañeros y jefes y el ser auténtico y fiel a sus propios sentimientos.

No vendría mal en muchas empresas españolas el tomarse en serio este tema. La experiencia demuestra que no todo buen gestor es al mismo tiempo un buen psicólogo y un buen motivador de aquipos. Aquí en Alemania se exige a menudo ambas cosas,aplicando tácticas y métodos de origen norteamericano.Pero también es verdad que se tiene más presente que en España el aspecto humano del trabajo, el principio de que unos empleados o trabajadores contentos y con sensación cierta de ser tenidos en cuenta y de ser premiados cuando lo merecen rinden más y mejor. Un estudio de la empresa asesora Towers Whatson, el "Global Workforce Study", realizado en 27 países,demuestra que los asalariados alemanes son los más leales,flexibles y comprometidos con sus respectivas compañías y empresas..Por algo será...

4 Comentarios

Largas etapas de mi vida profesional las estoy consumiendo en este país. Principios de los 80, todavía quedaban reliquias de aquel orgulloso, y merecido titulo de excelencia en disciplina profesional y calidad. Sistemas de trabajo organizados y optimizados para un impecable funcionamiento. La gran rueda de la industria funcionaba con la precisión de un reloj suizo. En los 90 se empozo con aquello de “Just-in-time”, producción flexible, a tiempo real según varia la demanda para reducir inventario. Más tarde empezó a pegar fuerte lo de “Time-to-Market”, y los Alemanes se daban cuenta de que no servia desarrollar un producto que tardase mucho en entrar al mercado, o sólidos de larga vida de funcionamiento. Pero el parar o ajustar aquella gran rueda de su industria, costaba mucho esfuerzo y no era algo de conseguir a corto plazo. Después, la caída del muro de Berlín con una unificación costeada y costeándose hasta hoy en día por la masa laboral y la nueva realidad del mercado internacional de “Return-on-Investment” y “Shareholder-value”. Han conseguido que un país de alta tradición industrial se enfrié. Ganancias a corto plazo (cueste lo que cueste) es hoy en día la política industrial se para muchos directivos es casa una mantra. Al igual que los índices de natividad vienen bajando por más de dos décadas, en este país, las inversiones en desarrollo, programas de aprendizaje, puestas al olvido.

Obviamente, que los asalariados, los que parten del “AT-Gehalt” hacia arriba, reciben bonos que reflejan sus resultados propios y de la empresa, pueden estar de sonrisas todos los días.
|
Pero, cuando se compara los salarios regulares de Alemania con España, se debería mencionar que entre seguro medico, deducciones sociales y empleo, etc. Solo queda un poco mas del 50% limpio para llevarse a casa.
|
La Alemania de hoy en día, necesita una nueva reevaluación para que no se duerma en los laureles del pasado.
|
saludos desde alemania

Burn-out=exhausto

Gracias al 1er comentario. 10años trabajando en investigacion, con sueldo, seguridad social, pagando para la pensión de vejez. en 4 años se hizo el doctorado. Actualmente fija en la empresa, con sueldo "fuera de tarifa". Habría tenido lo mismo en España? La investigación es un hobby mal pagado y para unos pocos, algunos enchufados... una forma poco seria de mal vivir. Grandes profesores pero pocas plazas de trabajo

Pero al menos en Alemania los sueldos permiten vivir, en España está permitido por ley unos sueldos míseros y encima los empresarios no cumplen las normas en cuanto a horarios, ni en cuanto a categoría profesional, y no hay inspecciones del Estado para controlarlo.
Me encantaría vivir en Madrid con las condiciones laborales de un berlinés.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Aurora Mínguez


Soy Aurora Mínguez y actualmente soy la corresponsal de Radio Nacional en Alemania. Empecé a estudiar alemán hace treinta años porque me enamoré de la ciudad de Viena y de la cultura centroeuropea. Luego visité Berlín y me quedé colgada de las consecuencias de la guerra fría y de un país marcado por un Muro. Para aprender alemán hay que estar muy motivado. Para entender este país, y esta Mitteleuropa, también y, además, amar lo que uno hace.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios