« Chaos-Club = El club del caos | Portada del Blog | Berliner Philarmoniker = La Orquesta Filarmónica de Berlín »

Die Grünen =Los Verdes


Ya lo dijo Merkel: después de Japón las cosas ya nunca serán como antes. Pero tampoco conviene exagerar la victoria de los Verdes en las dos elecciones regionales de ayer. No va a haber una crisis en el gobierno federal, ni elecciones anticipadas; el país no se ha hecho 'verde' de golpe, pero sí es cierto que la gente no se va a contentar con dejar las cosas como estaban antes de Fukushima. Las centrales nucleares más antiguas en Alemania se acabarán cerrando más pronto que tarde. Y la canciller seguirá gobernando como pueda, con crisis periódicas y cada vez más frecuentes con esos socios liberales con quienes tanto había deseado coaligarse y que se han convertido no sólo en una fuente de problemas sino en un partido en crisis al borde de la agonía final.

Es estupendo que los Verdes por vez primera vayan a estar al frente de un Land. Es un triunfo, también, de la persona que les encabeza en Baden Württemberg, Winfried Kretschmann, un 'realo' de toda la vida, que se enfrentó también con los más fundamentalistas del partido y al que algunos ven como demasiado católico y demasiado conservador para pertenecer a los Grünen. Pero esta ha sido precisamente la clave de su triunfo: con sus 62 años y su aspecto de patricio regional, ni da miedo ni lanza por su boca soflamas radicales, como tuve oportunidad de comprobar desayunando a su lado en Stuttgart. Que los Verdes vayan a gobernar con los socialdemócratas siendo ellos los mandamases va a ser un experimento interesante. Habrá que ver si organizan por fin la prometida consulta popular sobre la famosa estación de Stuttgart y si pueden imponer a Berlin el cierre de las tres centrales que siguen operativas en este estado (La cuarta, Neckarwestheim, ya ha sido definitivamente desactivada y cerrada para siempre).

Los Verdes, nos decía esta mañana a un grupo de corresponsales el politólogo Professor Doktor (éste de verdad) Oskar Niedermeier, de la Universidad Libre de Berlín, no aspiran a convertirse en un Volkspartei, en uno de los dos grandes partidos alemanes, como son la CDU y el SPD. En sus más de treinta años de vida se han convertido en la tercera fuerza política en Alemania, con una base de seguidores que ronda el 15 por ciento en intención de voto y quienes,en buena medida, son personas de clase media acomodada.Son quienes, precisamente por su buena situación económica, se pueden permitir discutir acerca de ecología y comprar en las Bio-Läden. Ya casi nadie se acuerda de Petra Kelly y de Gert Bastian, dos figuras emblemáticas del movimiento. Joschka Fischer, otra de sus figuras señeras, se ha convertido en un lobbyista orondo y demasiado autosatisfecho que se permite dar clases a todo el mundo sobre política internacional. Y la actual directiva del partido peina canas y viaja en Audis oficiales..

Pero a los Verdes lo que no se les puede negar es que han luchado siempre por el abandono de lo Nuclear y que ha sido este postulado el que les ha hecho cosechar un éxito indiscutible como el de ayer. Ellos pactaron con el SPD ese parón nuclear en el año 2001 que no se pudo llevar a cabo porque Merkel derrotó a Schröder. Ellos han defendido no sólo la implantación progresiva de las energías alternativas sino que han demostrado sobre el terreno que éstas crean muchos puestos de trabajo. Ellos han sido consecuentes, y ahora pueden mirar a los deprimidos socialdemócratas de tú a tú..

La canciller tiene ahora que decidir, con los suyos y con los liberales, qué hacer con el futuro nuclear de este país. No lo va a tener fácil. Ella misma es pro-nuclear y tiene muchas presiones económicas.Pero, como decía antes, Japón va a marcar un punto y aparte. Muy probablemente las siete centrales construidas antes de 1980 cerrarán sus puertas para siempre muy pronto. Y, eso sí, los ciudadanos tendrán que hacerse a la idea de que esto se verá repercutido inmediatamente en el recibo de la luz...En todo caso,mejor esto que vivir lo que están sufriendo en estos días los japoneses...

5 Comentarios

halleluya!!! mi corazón late a la izquierda y es verde. vivo en badenwütenberg y voy a ser regido por ellos. un experimento que espero crée escuela. no solo por el tema energético, sino por el educacional, por la gesamtschule, para que la educación sea libre de verdad, la base de un estado social. !JA! ¡qué alegría! esto hay que celebrarlo...
un abrazo optimista,
fernan

Qué alegría ayer, no podíamos creerlo. Vivo en Freiburg, es una de las zonas que más votos ha dado a Los verdes.
Gracias por tu post, riguroso y contrastado, no como otros artículos publicados en prensa que me han parecido demagógicos y simplistas, refiriéndose a la victoria d elos Verdes como si solo se debiera al desastre nuclear en Japón. Los verdes llevan luchando muchos años contra la energí anuclear, apostando por las energías alternativas que, como bien dices, crean muchos puestos de trabajo y crean futuro para la Tierra, para la humanidad.
También luchan por invertir más en educación y menos en cemento, y con esto me refiero al tema de la estación de Stuttgart.
En fin, estoy muy contenta, lo celebro contigo y con Fernán. Y tampoco hace falta tener mucho dinero para alimentarse de forma sana...pero de esto ya escribí en otro comentario a un post tuyo. :-)
Gracias de nuevo y un abrazo!

Yo no vivo en Alemania, pero me alegro también de que los verdes hayan conseguido un Land y medio. Su política antinuclear se ha visto reforzada con los sucesos en Fukushima, pero estos no les restan validez. Aunque, personalmente, me mantengo escéptico; sobre todo porque un repunte de la crisis energética nos dejará de nuevo a las puertas de la alternativa atómica.
Otros de los pilares verdes alemanes es el pacifismo, algo que han demostrado con creces en el conflicto libio. Desconfío en que las razones de Merkel para actuar como lo ha hecho sean los principios en los que se basó Ghandi; a mí me parece que se ha guiado por estrategias económicas y por un falso concepto de neutralidad. No se puede ser neutral vendiendo armas al que las utiliza para masacrar a su pueblo. Pero a lo que íbamos, me pregunto si los verdes tienen una política antimilitarista y antiarmamentista lo suficientemente potente como para cerrar las fábricas alemanas de armamento; algo que daría coherencia a su "tiro la piedra y escondo la mano", vendiendo armas a Gadafi y sintiéndose neutrales, vamos que no me lo creo.

Lo que consiguieron mis admirados verdes alemanes en el land de Baden Württemberg el pasado domingo es una auténtica hazaña. Casi uno de cada cuatro votantes lo hicieron con la papeleta de Los Verdes. ¿Miedo a lo nuclear por parte del electorado? No creo, como apuntan algunos medios españoles, que haya sido sólo ese el motivo. La canciller Merkel está llevando a cabo una política de bandazos que a los alemanes no les está gustando en absoluto. A ello está contribuyendo también sus compañeros de viaje en el gobierno de coalición que se fraguó tras las últimas elecciones federales: los liberales del FDP. Compañeros poco fiables. Y si no que se lo digan al ex canciller socialdemócrata Helmut Schmidt cuando lo desalojaron de la Cancillería en 1982 tras una moción de censura presentada por los cristianodemócratas de Helmut Kohl y a la que los liberales no dudaron en apoyar, abandonando así a su socio de gobierno.
Atrás quedan los tiempos en los que el primigenio movimiento verde liderado en los 80 por la histórica Petra Kelly aportaba una extraña ralea de melenudos y barbudos a algunos parlamentos regionales del oeste de la ex-RFA. Personajes estrambóticos que no dudaban en sacar el zapato para golpear en su escaño como signo de protesta y rebeldía. Los Verdes comprendieron rápido que si querían hacer algo en le panorama político germano tenían que bajar al suelo y empezar a aportar contenido práctico a su ideario. En el camino, no obstante, ha habido problemas. De hecho existe una dualidad dentro de este conglomerado ecopacifista que ha dado lugar a dos movimientos: los realos y los fundis. Los primeros son los que se impusieron sobre los segundos cuando accedieron al gobierno federal de la mano de los socialdemócratas de Schröeder, su primera gran prueba de fuego de la que salieron bastante bien parados, y lo más importante: con experiencia de poder.
Los Verdes ven ahora la recompensa a tres décadas de trabajo. En este tiempo se han ido acercando y conectando con la gente de un país profundamente sensibilizado con la ecología y el medio ambiente. Sólo espero que el camino que va a emprender Winfried Kretschmann al frente del gobierno del land más pujante de la República Federal, lleve también a los Verdes a ponerse al frente de otros länder alemanes. Tal vez el colofón a este importante año electoral lo tengan el próximo septiembre en la mismísima capital, en Berlín. Con permiso de klaus Wowereit, claro.

Hola, Aurora, gracias por el blog, lo llevo leyendo unos meses ya, desde que me instalé en Baden.
Por cierto, muy cerca de la nuclear de Philippsburg. Me gusta mucho (el blog, no la nuclear).
Me parece muy interesante lo del cambio a los verdes, aunque desprecio toda prisa y todo nerviosismo en las decisiones importantes.
Y bueno, el mundo está muy atrasado aún, la energía nuclear y el petróleo deberían estar claramente en retirada hace ya muchos años, pero la voluntad política no basta ante el poder de los más adinerados, ya sabemos. Por otra parte, igual que un hombre nuevo puede producir entusiasmo (Kretschmann), no hay que olvidar que es sÓlo un hombre, y muchas veces un hombre sOlo. Lo mismo me vale para Merkel, que es solo una mujer y en muchos casos, estoy seguro, una mujer sola. A mí me parece una mujer honesta también y estoy seguro que no desea mal a nadie. Creo que no es bueno entronizar ni satanizar a ningún ser humano.
Un saludo desde el Rin

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Aurora Mínguez


Soy Aurora Mínguez y actualmente soy la corresponsal de Radio Nacional en Alemania. Empecé a estudiar alemán hace treinta años porque me enamoré de la ciudad de Viena y de la cultura centroeuropea. Luego visité Berlín y me quedé colgada de las consecuencias de la guerra fría y de un país marcado por un Muro. Para aprender alemán hay que estar muy motivado. Para entender este país, y esta Mitteleuropa, también y, además, amar lo que uno hace.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios