« Wunderkind = Niño prodigio | Portada del Blog | 6.Deutsch-Spanisches Forum =6º Foro Hispano Alemán »

Ein grüner Kanzler? = Un canciller ecologista?

Parece una utopía, pero cosas mucho peores pueden pasar. Si los alemanes votaran este domingo, tendrían con toda seguridad un primer ministro ( o primera ministra) del Partido Verde.Y no lo digo yo, sino la empresa FORSA. Según su último sondeo,dado a conocer hoy, los ecologistas (28 por ciento de votos) se han convertido en el segundo partido a nivel nacional, a sólo dos puntos de la CDU de Merkel y cinco por delante de los socialdemócratas. Pero como en este país se gobierna en coalición, verdes y socialdemócratas sumarían porcentajes, obteniendo un 51 por ciento y la absoluta mayoría.

Las próximas elecciones serán en septiembre del 2013. Está claro que aún estamos bajo el impacto de Japón, pero también es verdad que lo mismo que la radioactividad, los venenos y los peligros para la salud procedentes de Fukishima nos van a acompañar muchos decenios, los efectos de esa catástrofe también se han traducido en un cambio, en un "click" en las mentes de muchos ciudadanos. Ya nadie sonríe de manera sospechosa o displicente cuando se habla de impulsar las energías renovables. Y a nadie le parece una barbaridad que un land rico e industrial como Baden Württenberg vaya a ser gobernado por los Verdes en muy pocos días. El único miedo, en todo caso, es que los ecologistas defrauden las expectativas que han despertado entre sus conciudadanos.

Y esa es su gran responsabilidad. En un país donde los grandes partidos pierden constantemente apoyo entre la población, harta de promesas incumplidas y de giros políticos inexplicables u oportunistas, los Verdes representan la esperanza de que, tal vez, la política puede estar al servicio de los ciudadanos y no pendiente de sondeos y de lo que digan determinados medios de comunicación.


Los Verdes ya no necesitan llamar la atención de la gente y mostrar su desprecio por el mal uso de la política llevando tiestos al Bundestag , luciendo barbas o deportivas al estilo del joven Joschka Fischer,como hacían hace treinta o veinte años. Se han mantenido fieles a su ideario original: antinucleares, paritarios (tanto en la presidencia del partido como en los portavoces parlamentarios hay siempre un hombre y una mujer) y denunciadores de abusos en el capítulo de los derechos humanos, los derechos de los pueblos y la justicia social.

Y están cobrando tanta fuerza en la sociedad, que el lobby nuclear está ya preparando la contraofensiva: los periódicos se están haciendo eco en estos días de que la RFA está aumentado sus importaciones de energía de países vecinos: 1500 megawatios sólo el pasado lunes. Al día siguiente,martes,compró energía atómica de Francia y de la República Checa en una cantidad similar a la que hubieran producido dos centrales nucleares locales. Pero lo que no se subraya tanto es que Alemania también exporta energía, dentro de lo que es habitual en el toca y daca comercial europeo.


Si algún problema interno tienen los Verdes, y se está viendo a la hora de formar gobierno en Stuttgart, es que les faltan cuadros con experiencia política para ocupar cargos. Sencillamente, han estado lejos de los resortes tradicionales de poder. De aquí al 2013 deberán buscar y formar a esos profesionales a los que un día se pueda nombrar ministros. De momento tenemos a una de sus lideresas, Renate Künast, que podría convertirse en septiembre en la nueva alcaldesa de Berlín...

Otras figuras en ascenso: Cem Özdemir, el copresidente del partido,hijo de turcos pero perfectamente integrado..


y Jürgen Trittin,que ya fué ministro de Medio Ambiente en Baja Sajonia,y que en la actualidad ocupa el puesto de portavoz parlamentario junto con Renate Künast..


7 Comentarios

Decir y cundir con el ejemplo, de nada sirve decir ecológista y luego tener casona lujosa y llena de caprichos que apenas usa mientras otros viven en txabolas.

Cada vez, y gracias a usted doña Aurora, admiro más el sistema político alemán. Y lo hago porque, aunque me declaro ignorante de como se cuecen las urnas en el resto de Europa, pienso que nos superan tanto en pluralidad como en iniciativas y compromisos ciudadanos. El fenómeno antinuclear alemán, aunque condicionado por los sucesos japoneses, me parece lo suficientemente contundente como para volcar elecciones tanto locales como generales; y su pacifismo, aunque disienta mucho de el, tambien me parece característico de la originalidad e importancia de las ideas eco-pacifistas en cualquier tipo de comicios. En este sentido creo que los movimientos teutones se acercan a la idea de que el modelo nipón de consumo no solo se ha declarado insostenible sino que ha resultado también mortal. La filosofía del "usar y tirar" tenía un amplio referente en el país del sol naciente y creo que es justo la contraria a la que desde hace ya muchos años y de forma pionera han defendido los partidos (o el partido) verdes alemanes. Puede que esté llegando la hora de ver resultados tangibles a los largos años de lucha y defensa naturalista. Por lo que veo en España distamos mucho aún de llegar a un status similar en cuanto a políticas ecologistas pues, en nuestro espectro electoral los "verdes" aparecen muy desmembrados y carecen de un referente unitario. Quizás, como en otras muchas cosas, tomemos ejemplo al sur de los Pirineos y afrontemos un futuro incierto con el espíritu que nos insuflan los avances alternativos en el país del Rhin.

JA!! que bonito! a ver si hacen todo bien los verdes y tenemos a un@ verde de kanzlerIn. mi hermana va a votar en españa a los verdes, por primera vez. parece que es un color que empieza a teñir europa.
saludos bloggeados,
fernan

Hola Aurora:
Estoy encantada con este post porque creo firmemente que los partidos verdes son cada vez más necesarios. Antes como contrapunto y ahora como parte del poder político. Lo de que les falta gente para ocupar cuadros, es cierto, pero el camino se hace andando y no está mal que los grandes partidos se den cuenta que la población tiene otras motivaciones a parte de su pensión de vejez.
Una pena que en España no tuvieramos si quiera un partido verde nacional.
Un saludo

Muy estimada Aurora :
El tema de los verdes, de los movimientos ecologistas, que, por ejemplo, recuerdan la detención que en Dinamarcatuvo el año pasado el representante de Greenpeace-España, me lleva a pensar una vez más en que, quizás de manera más o menos divergente a algunas opiniones generalizadas..., los verdes suelen denunciar los fenómenos de contaminanciones principalmente, pues, aunque sea un poco estricto, por lo que se refiere al "cambio climático causado por el ser humano" me pasa como con la "teoría darwinista de la evolución de las especies", es decir, que observo que no hay pruebas que sean absolutamente indubitables, pues entiendo que, aunque puedan estar acertados, no es posible ese tipo de pruebas.
Saludos muy cordiales.

Yo tuve oportunidad de asistir a algunas de las apasionadas asambleas de los Verdes de Berlín cuando se debatían entre la alternativa de los “Fundis” o los “Realos”. En aquella época en cada patio de viviendas había un “proyecto alternativo”, y se pensaba en sembrar las calles con césped. Desde entonces los Verdes alemanes solo han moderado sus utopías, han cambiado de indumentaria (algunos) y les han salido algunas canas, pero su (nuestra, pues me considero ecologista) visión de un mundo alternativo más saludable, justo y solidario (“Otro mundo es posible”), no ha cambiado en absoluto en todos estos años. Es más, a medida que conquistan nuevas cotas de poder, sin ceder en su honestidad y con las manos todavía limpias, están más convencidos de que el país, y buena parte del norte de Europa, está cada vez más preparada para un cambio revolucionario pacífico de la trascendencia e importancia de la Revolución francesa.

Y qué pensarán en hacerle un canal aparte cerrado a algunos ríos en previsión de desborde se complemente, sirva de reservorio en otras ocasiones o como zona de baño y en evitación de inundaciones.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Aurora Mínguez


Soy Aurora Mínguez y actualmente soy la corresponsal de Radio Nacional en Alemania. Empecé a estudiar alemán hace treinta años porque me enamoré de la ciudad de Viena y de la cultura centroeuropea. Luego visité Berlín y me quedé colgada de las consecuencias de la guerra fría y de un país marcado por un Muro. Para aprender alemán hay que estar muy motivado. Para entender este país, y esta Mitteleuropa, también y, además, amar lo que uno hace.
Ver perfil »

Síguenos en...