« El secreto de la competitividad alemana | Portada del Blog | Amigos y corruptos »

El secreto de la competitividad alemana II

    lunes 13.may.2013    por Miguel-Ángel-Berlin    8 Comentarios

Acabo de ver un reportaje en la televisión pública alemana (ARD, la 1). Es un reportaje de investigación, cámara oculta. Un periodista pide trabajo en Mercedes Benz. Le ofrecen un empleo en la gigantesca cadena de producción de cilindros. Pero a través de una empresa de trabajo temporal. 8,19 Euros la hora. Un trabajador fijo haciendo el mismo trabajo cobra más del doble. Los sindicatos, representados en el Consejo de Vigilancia de la empresa, se desentienden de la defensa de los miles de trabajadores de empresas de trabajo temporal. Sus clientes son los trabajadores fijos, una especie "privilegiada" y en extinción. Merecería la pena contar cada detalle de la experiencia del periodista envolviendo para la exportación a China de motores.

Pero voy a dar un dato que ha dado un experto: en el año 2011 el estado alemán gastó 8.500 millones de Euros en complementar los salarios de trabajadores que no ganan lo suficiente para vivir.

Debo recordar que en Alemania, donde no existe el salario mínimo, un trabajador soltero que no gane más de 850 Euros brutos al mes, puede pedir a la oficina de asistencia social que le dé un complemento para pagar la casa, la calefacción o simplemente para comer. Depende de la situación de cada uno, esa cantidad puede ascender a unos 300 o 400 Euros.

Una medida envidiable, se puede pensar a primera vista: si no ganas lo suficiente, el estado te protege.

Pero la consecuencia es que los contribuyentes alemanes pagan con sus impuestos los salarios que las empresas no pagan. Con eso,  el Estado alemán subvenciona una suma gigantesca que hace a las empresas alemanas  imbatibles en competitividad frente al resto de la Unión Europea.

Eso lo saben todos en Europa, pero ningún político lo pone sobre la mesa y en el debate público.

Yo lo puedo decir en la tele, en el blogg (lo he contado muchas veces) pero, evidentemente, no basta.

Si a eso sumamos que ahora mismo, se financian casi gratis, tenemos que la distorsión de la competitividad en Europa es sangrante. El gobierno alemán no se cansa de decir que los países del sur tienen que mejorar en competitividad. Y está claro cuál es el camino que marca alemania.

¿Es eso sostenible?

P.D. El reportaje de la ARD me ha dado una envidia tremenda. Y esa envidia sigue: en estos momentos , 21,30 de la noche, un debate en el que participan políticos, expertos, empresas, debate sobre la justicia y sostenibilidad de un sistema de salarios de hambre y contratos precarios. Un ejemplo de servicio público apoyado, naturalmente, en una financiación de la televisión pública de ensueño.

Moraleja: en algunas cosas habría que copiar a Alemania. Adivina en qué.

 

Miguel-Ángel-Berlin   13.may.2013 21:30    

8 Comentarios

¿Qué hay que ser más competitivos?
¿Qué copiar de los alemanes?
La verdad no hay nada que copiar que un aficionado a la politica no sepa: ser astuto, perverso, predicar para los demás y no para si mismo, no tener escrúpulos morales....
La cosa puede empezar por el liberalismo que es la doctrina económica desarrollada durante la ilustración, formulada en primer lugar por Adam Smith y David Ricardo y que reclama la mínima interferencia del Estado en la economía...
¿Dónde queda éso? El Estado interviene haciendo trampas, favoreciendo a unos y perjudicando a otros según los intereses creados. Al menos en Alemania el Estado interviene para ayudar a sus trabajadores necesitados.
El liberalismo es una utopía. En las leyes de la naturaleza en la cual se inspira dicha dóctrina los animales no pueden hacer trampas ni saben lo que es. Decir que dejando libre al hombre no sólo conseguirá su propio beneficio sino que impulsará el bien común es una chorrada. Muchos animales saben que la caza en común es menos trabajosa y reporta más. En todo caso el triunfo es más fácil en grupo que en solitario...Fue la república de Weimar y su inoperancia lo que trajó el nazismo. Eso sí unos pocos triunfaban no produciendo bien común sino más dolor y ruina para los demás, hasta que unos señores uniformados descubrieron lo de cazar en grupo...Entre la teoría y la práctica suele haber muchas veces una brecha...

martes 14 may 2013, 19:17

Se me ocurren varias en las que copiar a los alemanes. Algo que aquí es herramienta política, allí es responsabilidad y compromiso. El sistema educativo, la formación de los jóvenes, lejos de doctrinas y sectarismos ideológicos.

miércoles 15 may 2013, 05:39

Evidentemente, la presidenta alemana, trazó una agenda política con unos conocimientos muy profundos de lo que Europa permitiría hacer, para hacer sus productos competitivos y su mercado financiero interior el más fuerte de Europa, con el fin de poner en primer lugar a Alemania. Solo Reino Unido parece saber mejor o tal vez, tan bien como los alemanes, lo que se ha de hacer. No es culpa de Alemania ser lista, ser pilla, es que lo primero, antes de entrar en Europa, el pueblo de España ha de estar muy informado, a conciencia, sobre los pro y los contra, para que, si algo no va como se desea, suceda como en Reino Unido, que se pueda decir: Creo que este pueblo quiere volver atrás, y tal vez así, Bruselas escucha mejor las críticas y modifica cosas para que, en este caso, España siguiera dentro de la Unión. Pero no es España un país donde estemos dispuestos a revisar nuestras decisiones de acuerdo a nuestros propios intereses. Creo que no va con nuestra forma de ser. :-(

miércoles 15 may 2013, 22:12

No sé por qué nadie habla de quien manda realmente en Europa. Lo que se permite hacer no lo ordena Bruselas, sino más allá del Atlántico.
George Orwell escribía en 1984. "En estos tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario."
El comentario puesto en "El secreto de la competitividad alemana 1" Está plagiado de la conferencia siguiente:
http://www.youtube.com/watch?v=xtfwARsR_UA
Supongo que copiar la verdad sigue siendo tan revolucionario como descubrirla.
La mentira, el acobardarse ante la realidad no sirve para nada, salvo hundirse más en la m...

viernes 17 may 2013, 17:59


Impresionante que un eventual en la Benz gane menos que una mujer de la limpieza aquí (alrededor de 12 euros la hora, al menos los casos que conozco) o menos (la mitad dices) que una persona fija, en cualquier caso; y que en los sindicatos no les defiendan. Y, luego, los atrasados somos los demás, mira tú.

domingo 26 may 2013, 12:21

La Ecocomia tiene un problema fundamental, desde mi mÜy modestisisisisimo puntisisisissimo de vista, y es que La Dizque Ley De La Oferta Y La Demanda esta del todo mal...¿cómo es posible ble ble que si algo DEMANDA la humanidad, se cobre por ello?eso es una terrible incongruencia, eso es precisamente lo que desgasta los recursos biosfericos.

Si hay una demanda de algo, se produce y punto. NO SE COBRA POR ELLO!!! SE PRODUCE Y PUNTO!

...en fin...recuerden que de aqui llevarse : ABSOLUTAMENTE NADA.......VAAAAANNNNNN !!!

http://www.youtube.com/watch?v=6KWPzhy0kZY
http://www.13lunas.net/Holon/h3.gif

domingo 26 may 2013, 14:41
domingo 26 may 2013, 16:17

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Ángel García

Bio Ich bin

“Soy un ciudadano de Berlín”. JFK llevaba apenas unas horas en Berlín Oeste cuando se declaró berlinés. Al otro lado del muro, un hombrecillo verde, con un impecable sombrero ya pasado de moda, cruzaba airoso las calles del Berlín Este, por aquel entonces apenas habitadas por tranvías llenos de proletarios.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios