« Fallos médicos | Portada del Blog | “Vae victis” vs “...y perdónanos nuestras deudas…” »

Elija su propia aventura en Berlín

    sábado 31.ene.2015    por Miguel-Ángel-Berlin    1 Comentarios

¿Qué ocurre cuando uno de Berlunes.com se encuentra con uno de libros.com?

Nace un libro.

Es el resultado natural del encuentro entre un emigrante de la generación pre crisis  con un emigrante de la generación crisis en Berlín.

No es una cuestión de edad, los dos pueden tener la misma edad, incluso el de la generación crisis ser un poco mayor. Es una cuestión de galones, de llevar tiempo en Alemania, o en Berlín que es como el Master de la germanoalemanología.

El de Berlunes, o sea, el emigrante pre crisis, ha conseguido ya el doctorado en la difícil disciplina de la germanología y se encuentra plenamente imbuido del espíritu pesimistaexistencialistaschopenhaueriano alemán. 

 No hay nada que admire y envidie más  el emigrante generación crisis, inmerso todavía en la lucha diaria por ese master de la supervivencia.

–Cuidado, un respeto,  que hablo alemán, parecen decir sus ademanes. Yo entro en una oficina del Job Center y miro orgullosamente a la cara a los funcionarios porque les voy a entender y me van a entender a mi.

Icluso presume de estar ya en fase de desintegración, una manera adecuadamente pedante de decir que ya te has integrado en la sociedad alemana y ahora puedes empezar a recuperar tus raíces.

El libro “Elija su propia aventura en Berlín” es la única salida posible a ese encuentro.

Un retrato profundo, un análisis sicológico y sociológico digno de los mejores humanistas  alemanes y yo diría incluso austriacos.

Con ese libro bajo el brazo puedes sentarte  orgulloso en un café de Neuköln y despertar la envidia de emigrantes y nativos (nativos de Kosovo, Turquía, Pakistán, Portugal, etc), que son las gentes que pueblan ese barrio.

Imagínate que un día se te pasa por la cabeza liarte el gorro de punto a la cabeza, coger tu mejor chupa y ti iphone y sacar un billete para Berlin porque ya no aguantas más la calima siestera de la cola del Inem.

Este libro te será más útil que la guia turística atrasada de ese primo que se vino un fin de semana  a ver si era verdad que las discotecas de Berlin era lo más de los más.Nunca lo leyó, sólo lo ojeó en el avión de easyjet de ida porque en el de vuelta aprovechó lo que no había dormido en Berlín..

Y lógicamente, la editorial que lo publica tenía que ser también una hija de su tiempo. Una start up emigrante. Libros.com, que publica financiándose por “crowdfunding”, es el perfecto vehículo de transmisión para un libro que merecería estar en las biblitotecas al lado de Rinconete y Cortadillo porque sus protagonistas no somos, (digo “somos” conscientemente) nada más que unos Rinconete y Cortadillo con un smartphone.

“Elije tu propia aventura en Berlin” nunca se quedará viejo, cada emigrante que viene a Berlín lo va a reescribir una y otra vez convirtiéndolo en un retrato de una época a la altura de las mejores películas de Paco Martinez Soria sobre los emigrantes de los 60.

Elija tu propia aventura no es un libro, sino muchos, no es un monólogo, sino un permanente reto a tomar decisiones que marcarán tu vida.

En contra de lo que puede parecer a primera vista no es un libro para hacerte reír, sino para hacerte pensar: de dónde venimos, a dónde vamos y, sobre todo,  cuándo volveremos…

Esas profundas interrogantes que se hacen todos los emigrantes que en el mundo han sido y que parecen estar todos en Berlín, aunque sólo sea una mínima parte.

Preguntas sólo te las puedes responder  cuando aprendes a poner el verbo al final de la frase.  

2

Presentación multitudinaria en el Instituto Cervantes de Berlín.

Q3751 Q50

E

Miguel-Ángel-Berlin   31.ene.2015 18:53    

1 Comentarios


Seguro que el libro merece.
Habrá que pasarse por libros.com.

domingo 22 feb 2015, 14:23

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel García

Bio Ich bin

“Soy un ciudadano de Berlín”. JFK llevaba apenas unas horas en Berlín Oeste cuando se declaró berlinés. Al otro lado del muro, un hombrecillo verde, con un impecable sombrero ya pasado de moda, cruzaba airoso las calles del Berlín Este, por aquel entonces apenas habitadas por tranvías llenos de proletarios.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios