« Información-especulación | Portada del Blog | Angela Merkel y el caos »

EL DILEMA GRIEGO

    viernes 19.jun.2015    por Miguel-Ángel-Berlin    2 Comentarios

 Se suele recurrir al término “la tragedia griega” para definir lo que está ocurriendo en Grecia. Los tres poetas trágicos Esquilo, Sófocles y Eurípides, triunfarían hoy, sin duda, en las redes sociales sobre el poeta de la razón, Aristóteles, que nos enseñó lo que es un dilema.

Grecia no está viviendo una tragedia, Zeus mediante, sino un dilema, la opción entre dos premisas.

Claro que el dilema está teñido de los inevitables malentendidos que conducen siempre a una tragedia.

Para ser más exactos, los dilemas son varios, aunque creo que todos parten de uno:

¿Cuál es la mejor opción?, se preguntan los griegos:

A)    Una economía liberal capitalista asentada sobre la libertad de mercado, la creación de riqueza mediante la competitividad?

B)    Una economía tutelada, estatalizada en parte, basada sobre la distribución?

Definitivamente, como diría Mark Twain, las noticias de la muerte del Marxismo eran un poco exageradas.

Es evidente que en las últimas elecciones la mayoría de griegos optaron por el plan B.

Y eso les ha conducido a otro dilema, y les conducirá inevitablemente a muchos dilemas más en el futuro, ya que la vía marcada en B choca inevitablemente con la dirección en que va Europa, y yo diría que con la dirección en que va el mundo en general.

Grecia es en estos momentos como un conductor fantasma en una autovía de muchos carriles donde todos circulan en dirección contraria.

Las negociaciones sobre un nuevo paquete de rescate para Grecia son la plasmación en billetes de Euro del dilema teórico origen de todo.

 El dilema parece irresoluble porque los dos se agarran a sus argumentos. Los dos tienen razón en parte porque, como en todo dilema, hay argumentos para dar la razón a un lado o a otro.

Grecia, que no se mueve de la casilla B, aduce que esas condiciones le llevan a un círculo vicioso en el que dentro de poco necesitaría más dinero para poder seguir pagando esos créditos.

Tiene razón Grecia en afirmar que lo que se está negociando entre Grecia, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional no es un crédito para que el gobierno de Atenas invierta en la economía griega, contrate trabajadores, dé prestamos o subvenciones, pague pensiones, etc…, sino un nuevo crédito con el que pagar los créditos anteriores.

Tiene razón Grecia cuando dice que en estos cinco años Europa le ha prestado 160.000.000 millones de Euros que, en realidad, no han servido para nada más que para salvar a los bancos. Y podría haber sido mucho más, porque ya se hizo una quita de la deuda privada griega. Una quita mínima, que los bancos asumieron de mala gana, pero, en el fondo aliviados, porque se deshicieron de toda la deuda griega sin grandes problemas.

Pero Grecia no podía pagar ni siquiera lo que quedaba de esa deuda después de la quita, así que vino el primer paquete de rescate, y luego el segundo. Y la deuda seguía subiendo. Tsipras insiste en que menos de un 10% de ese dinero llegó realmente a los ciudadanos. Los dos paquetes de ayuda a Grecia, hasta ahora, fueron para salvar a los bancos. Punkt!, que dirían los alemanes.

Así que Tsipras tiene razón en que un tercer paquete en esas condiciones no tiene mucho sentido: alimentaría la deuda griega sin que sirviera para nada.

Los que marcarían la casilla A del dilema teórico, tienen razón cuando dicen:

“No podemos prestar más dinero a alguien al que le hemos prestado ya mucho dinero y no quiere aceptar las condiciones que le ponemos”. Es evidente que nadie presta dinero a ciegas, sin condiciones, porque Tsipras no dice toda la verdad: parte de ese dinero ha ido a los gastos de una Administración absolutamente absurda, obsoleta, malgastadora y corrupta.

El gasto en pensiones de Grecia es, comparativamente, el más alto de Europa en relación al PIB. Claro que, en parte, se debe a que el PIB griego ha caído mucho estos años, pero ahí están los datos. Si no tienen dinero en las cajas ¿cómo piensan pagar esas pensiones? Se han bajado las pensiones, sí. Y las más bajas ya no se pueden bajar más porque serían pensiones de hambre.

Pero el principal problema no son tanto las pensiones como las prejubilaciones. En ningún país del Euro te puedes prejubilar tan pronto como en Grecia.

Mientras todos los países han atrasado la edad de jubilación a 67 años, Grecia se resiste a alargarla… a los 62. Y muchas profesiones tienen prejubilaciones con menos de 60 años. Sería comprensible que los mineros, por ejemplo, se pudieran jubilar antes, pero ¿porqué los funcionario-as, o lo-as militares, o los peluqueros o peluqueras?

¿Cómo piensan que un Español que ha visto cómo ya no tiene posibilidad de prejubilarse, o ha visto aumentada su jubilación se entere de que en Grecia uno de su misma profesión se prejubila antes gracias al dinero que paga él de impuestos?

Los salarios griegos están muy por encima de sus vecinos los eslovacos, por ejemplo, que les han prestado también dinero. Si una empresa no gana para pagar los salarios, cómo piensan que se puede mantener?

Los políticos europeos, Angela Merkel a la cabeza, están absolutamente desconcertados sobre el hecho de que, gobierno tras gobierno, parece que nadie quiere coger el toro por los cuernos y reformar la administración desde abajo para hacerla medianamente razonable.

Pero la Troika, y su líder Angela Merkel, tampoco dicen toda la verdad. Además de que se ha salvado a los bancos y no a los ciudadanos, la medicina de caballo que Merkel ha aplicado a la crisis del Euro (lo he comentado muchas veces en post anteriores) sólo ha contribuido a redondear el círculo vicioso porque ha ahogado la economía impidiendo así cualquier posibilidad de una economía sana. No se cura a alguien del sobrepeso prohibiéndole comer durante 3 años. 

Esas son las medias razones de unos y otros.

Pero hay algo más que razones. Hay montones de populismo por un lado y otro.

Porque, por un lado, no se puede uno presentar a las elecciones prometiendo el oro y el moro sabiendo que no se puede cumplir y tampoco se puede azuzar a la opinión pública de un país rico utilizando clichés e insultos.

Por ejemplo, llamándoles corruptos, vagos y malgastadores.

No hay que olvidar que parte de la deuda de Grecia viene por sus desmesurados gastos militares.

 ¿Y a quién compra-compraba- Grecia Armas?...

 Exacto. ¿Porqué Alemania le vendía submarinos a Grecia no hace mucho sabiendo que no podría pagarlos? Pues… porque Siemens tiene que vender. ¿Y cómo vende Siemens? En muchas ocasiones sobornando a funcionarios. Es curioso que sólo se llame corruptos a los griegos sobornados, pero no a los alemanes sobornadores. (sobre eso he hecho otros posts).

Grecia ha llegado al borde del abismo por una diferencia de 2000 millones de Euros entre las exigencias de ahorro de la Troika y la disposición al ahorro de Tsipras.

Poner en peligro el Euro por 2.000 millones es una responsabilidad histórica.

Tsipras cree que Merkel (heredera política del padre del Euro, Helmut Kohl) no querrá pasar a la historia como la Canciller bajo la cual se rompió el Euro.

Pero Merkel tampoco querrá pasar a la historia como la Canciller, la mujer más poderosa del mundo que se doblegó ante un populista de izquierdas que quiere desenterrar el marxismo que ella sufrió –con bastante paciencia, por cierto- en la extinta RDA.

Dilema tras dilema que puede conducir a una tragedia.

Miguel-Ángel-Berlin   19.jun.2015 21:49    

2 Comentarios


Pues tienen la cosa bastante/muy jodida, en Grecia, la verdad. Y parece claro que -aunque no estén mucho por la labor- les urge retomar a Aristóteles; dejando el ego y las bilbainadas para otro rato.

sábado 4 jul 2015, 22:44


El otro día comentaba lo de la bilbainada y, como cosa graciosa -aunque el tema no es jocoso- , hoy anda corriendo por whatsapp (que yo no tengo y no lo puedo copiar exactamente, ni enviarlo) uno del periódico Expansión Bilbaina, que no existe, en el que se ve a una cuadrilla de unos diez señores de entre 50 y 60 años con txapela, de txikiteo, con el titular: Cuadrilla de Bilbao pone bote para pagar la deuda griega y les sobran mil euros.

Explico que en el País Vasco cuando vamos en grupo/cuadrilla de amigos, familia ... a tomar algo lo más habitual es poner equis por cabeza, el bote, del que sale lo que se va consumiendo y cuando se acaba, si hace falta, se pone otro. Si el tomar algo es más serio (comida, cena, ...) el total se paga dividiendo entre los que seamos y lo que surja luego con bote; y cuando la cosa es entre dos (pareja, amig@s) lo hacemos a txanda: en un sitio un@ y en otro otr@.

jueves 9 jul 2015, 20:46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel García

Bio Ich bin

“Soy un ciudadano de Berlín”. JFK llevaba apenas unas horas en Berlín Oeste cuando se declaró berlinés. Al otro lado del muro, un hombrecillo verde, con un impecable sombrero ya pasado de moda, cruzaba airoso las calles del Berlín Este, por aquel entonces apenas habitadas por tranvías llenos de proletarios.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios