« Cañones o mantequilla | Portada del Blog | Pymes y 2.000 vatios para salir del agujero »

Cambio, ¿qué cambio?

Empieza la cumbre para luchar contra el cambio climático en Copenhague y me preguntan cómo lo ven en Estados Unidos. El titular es que crece el escepticismo. Hace dos meses, el prestigioso Instituto Pew publicó un sondeo sobre la cuestión. Un 57% de la población cree que existen sólidas pruebas de que la temperatura media ha aumentado en las últimas décadas. En abril del año pasado, el porcentaje era del 71%. Y dos años antes, rozaba el 77%. El declive es de unos diez puntos cuando se pregunta si la causa es la actividad humana -sólo el 36% lo cree- o si el problema es muy serio -el 35%-.

Quizás influya el hecho de que el verano ha sido más suave de lo normal en muchas partes del país. Creo que tiene que ver con el ciclo de manchas solares. Pero lo cierto es que la tendencia viene de lejos. Según Gallup, desde 2006 crece el número de personas que creen que se exagera la amenaza del cambio climático: ya son el 41%. Y aunque la posición personal tiene que ver con la ideología política, es sorprendente que el sondeo de la ultraconservadora cadena Fox muestre más de lo mismo: el porcentaje de creyentes en el calentamiento global ha caído del 82% a principios de 2007 al 69% el pasado mes de mayo.

Influye también la crisis económica. Con la que está cayendo, son menos los que consideran una prioridad la lucha contra el cambio climático. Sobre todo si supone sacrificios en el propio bolsillo, en el crecimiento económico o en la creación de empleo. Es ilustrativo de todo esto otra encuesta de Pew. Pero seamos justos, el 83% de los norteamericanos apoyan leyes más estrictas para proteger el medio ambiente.

El escándalo del "climagate" no parece que vaya a invertir la tendencia. Al contrario. Los e-mails del departamento de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia ha puesto de manifiesto la manipulación de los datos y la censura a los críticos. Artimañas para respaldar que es la actividad humana la que provoca el calentamiento global. Eso no es ciencia. Se parece más al proceso que le hicieron a Galileo. Todavía me parto de risa cuando recuerdo el informe del IPCC: "estimamos que la probabilidad de que el hombre sea responsable del cambio climático es del 95%". Caray, qué precisión, qué exactitud en el estudio de un sistema caótico. Deberían contratarlos en la bolsa. Mejor no, ya lo hicieron en LTMC y casi hunden el sistema financiero. El año pasado, los aprendices de brujo estuvieron a punto de lograrlo. El deshielo del Ártico -eso es un hecho- es otro ejemplo. Los expertos en este tema subrayan la cantidad de cosas que desconocemos sobre las corrientes y vientos polares. Los profetas del cambio lo ponen como prueba de su apocalipsis. Se olvidan de que sus "modelos" no predijeron la magnitud ni el calendario. En fin, es otro síntoma. Se confunde el teorema con el modelo informático, la hipótesis con la certeza, un tramo de la curva con la tendencia permanente, la teoría con la Verdad Revelada.

Ya hay gente que quiere quitarle el oscar a Al Gore por su "verdad incómoda", pero la consecuencia política de todo esto es que los republicanos arriman el ascua a su sardina y utilizan los errores para torpedear la agenda medioambiental de Obama. El proyecto para reducir los gases de efecto invernadero se tramita en el Senado y el GOP se opone al sistema de derechos de emisión. Los e-mails les han dado munición. Como decía el miércoles el diputado John Shadegg, "cualquiera que piense que son insignificantes, que no dañan la credibilidad del movimiento, es un ingenuo". Los demócratas, como es natural, minimizan el escándalo. El senador Sheldon Whitehouse lo ha calificado de "pequeña riña". Y mientras tanto, Obama ha cambiado de opinión y ha decidido que irá a la jornada de clausura de la cumbre de Copenhague. El análisis mayoritario es que lo hace porque hay posibilidades de que se llegue a un acuerdo sustancial. Al fin y al cabo, tanto China como EE.UU. -responsables del 40% de las emisiones- están dispuestos a un compromiso mínimo no vinculante.

.


Personalmente creo que no hace falta ninguna teoría del cambio climático para ver que estamos emponzoñando el planeta, envenenando sus aguas, esquilmando sus especies, arrasando sus bosques. Y no tenemos nave espacial de recambio. No me hago demasiadas ilusiones; las medidas no serán suficientes ni inmediatas. Me consuela pensar que a los políticos no les gusta un pelo nuestra dependencia del petróleo. El crudo lo exportan países tan próximos a nuestros valores como Arabia Saudí, Irán o Rusia. Eso sí que es un acicate para impulsar las energías alternativas y reducir la contaminación de los combustibles fósiles. A la fuerza ahorcan.

23 Comentarios

Lo que es curioso es que en ningún medio se hable del cambio climático en Marte, donde se están derritiendo los Casquetes Polares. Sin que allí haya ninguna fabrica.
.
Por tanto el cambio climático tiene que ver más con la actividad solar, que con la actividad humana.
.
Y por tanto este ClimteGate, es un intento de instaurar una nueva religión, donde los pecados se miden en kg de CO2 y la absolución se gana a base de talonario.
.

Viéndo el 24 horas aquí hay mucho que debatir y china tiene que arrimar el hombro ( que sí que lo hará ) en cuanto a las potencias menores tan sólo les queda aguantar.Saludos Gabriel.

Hola Gabriel:

Claro que no hace falta una teoría sobre el cambio climático. Y suscribo letra por letra tu último párrafo, aunque quisiera hacer una matización: el que envenenemos al planeta no perjudica a largo plazo al propio planeta, sino a nosotros mismos. La Tierra es una señora con tres pares de narices que, en cuanto se canse, nos escupirá a todos de su superficie y ella se quedará tan ancha unos cuantos millones de años más, hasta que otra especie animal se convierta en superpredaor de nuevo.

.
Cada vez que paseo por un puerto me muero de asco viendo cómo los mújeles saltan ansiosos para comer lo que cae al agua desde los colectores. Pero también pienso que no está todo perdido. Una vez extinguido el hombre por su notable gilipollez (inoculada muchas veces por los politicos) siempre nos quedará la esperanza de ver al mújel como la nueva especie inteligente del planeta Tierra...¿O ya lo es?

Un abrazo.
J.H.

El cambio climático es una causa natural irreversible que se cuenta en mi web en la narración fantástica "El tercer movimiento" lealo ... Clicando sobre mi nombre

Bueno sobre eso ya se citó en una película ( lo que dice anónimo) dejo el enlace http://www.youtube.com/watch?v=PV5II8J61Ms
Carpenter es un genio.Por si alguien dudaba que la película no tenía contenido.Saludos peque jakie.

dejo el enlace por si a alguien le interesa ( la puede comprar dónde quiera ) http://cine.fnac.es/a214985/Fantasmas-de-Marte-sin-especificar?PID=7&Mn=-1&Mu=-13&Ra=-3&To=0&Nu=2&Fr=0

Al final, en esta guerra (como en todas) se tiende al simplismo. Ni el ser humano es el responsable único del calentamiento global, ni éste es una mentira. Las tesis de unos y otros me parecen interesadas y tendentes al cainismo fanático del "estás conmigo o contra mí". La actividad solar mencionada en el artículo y en algún comentario es importante, pero las emisiones causadas por el hombre ayudan a potenciar esa actividad.

En cuanto a las encuestas, en la carrera me enseñaron que, por mucho que las haga Gallup, siempre se diseñan a la medida de quien la encarga. Sólo la forma de hacer la pregunta puede variar el resultado. Por ejemplo, yo creo que el hombre es responsable del calentamiento global, pero no que sea el único responsable, por ello elegiría una opción distinta dentro de la encuesta en función de la redacción de la pregunta. A lo que venía este rollo es a que no nos deberíamos fiar de qué dicen las encuestas sin saber exactamente qué preguntan.

Yo también leí lo del cambio climático en Marte. La cobertura en algunos medios fue simplista y probablemente interesada. Nada mejor que acudir a la fuente directa:

http://www.nature.com/nature/journal/v412/n6845/full/412411a0.html

El cambio es reciente sólo a escala geológica: 100.000 años. En el caso que nos interesa, no vale como prueba de que el Sol es el único responsable del calentamiento global de la Tierra. Más bien al contrario.

Coincido con el gato de Schroedinger. Creo que las causas son múltiples y que es posible que la actividad humana contribuya al cambio climático. Pero esto no es una cuestión de "creer". La ciencia, afortunadamente, no funciona a base de fe. La bondad de una teoría se mide en su capacidad para explicar los hechos, en el contraste con los datos y en su capacidad predictiva. Y es en estos dos últimos dos puntos donde la teoría del cambio climático no es especialmente brillante. Claro que, está contaminada de raíz por la política y los intereses extracientíficos. De ahí mi crítica a las exageraciones, simplificaciones y veleidades propias de la Inquisición. Me temo que nuestro conocimiento del clima, el sol y el medio estelar es demasiado imperfecto todavía para dar una respuesta inequívoca. Pero así funciona la ciencia. Las teorías se refinan. Y de tarde en tarde, hay una revolución. Todo esto no es excusa para no hacer nada con respecto a la contaminación. Hay argumentos medioambientales, políticos y económicos para tomar medidas. De sobra.

De acuerdo también en las encuestas. Son sólo una pista. Vivir aquí, hablar con la gente, ver la televisión, leer los periódicos, oir la radio, entrevistar a los que saben y asistir a las ruedas de prensa permite corroborar o refutar la pista. Lo siento. Me temo que Gallup y Pew tienen razón. Pero esto es una opinión. Una impresión. Difícilmente objetivable.

Matización sobre matización, pequeña JH. Coincido una vez más contigo. La visión del último párrafo es antropocéntrica. Hasta cierto punto. No seríamos los únicos perjudicados. Estamos viviendo una extinción masiva de especies. Pero, cierto, Gaia seguiría adelante sin nosotros, ensayando nuevas posibilidades. Ni es la primera ni será la última vez. Saludos a todos.

En efecto Gabriel sobre lo que citas de Marte.
En cuanto a los Paises Ricos Estados Unidos Y China tienen que unir sus fuerzas para aminorar el efecto invernadero, es dónde más se contamina.

sirva de métafora cómo diría el post de Mara Torres la siguiente escena de "Fantasmas de Marte" http://www.youtube.com/watch?v=PwYyeV-pnN0

Siempre acaban saliendo las mismas tesis, aquellas que vienen a decir que hay un complot mundial para que triunfe la teoría del cambio climático por intereses económicos. Por cierto, ¡que contumacia la de estos pseudoecologistas que llevan hablando de cambio climático desde los años 70! No dudo que muchos se han subido al carro por diversos intereses, pero de ahí a negar lo innegable… Tachar de fracasada la teoría del cambio climático sólo porque no puede predecir con exactitud un acontecimiento inédito en la historia del planeta es, a mi modo de ver, demasiado tendencioso; por esa misma regla de tres la meteorología no debería tener rango de ciencia pues yerra pronósticos a 48 horas.
Muchos argumentos se usan en este tema con extrema ligereza (no tanto por los científicos como por los medios y los políticos, cada vez más parecidos en la oquedad de su fondo); en estos mismo comentarios ha salido lo del cambio climático en Marte; otros dirán que si ya hubo glaciaciones y periodo cálido romano y pequeña edad del hielo y todo ello sin industrias. La clave ahora es la extraordinaria velocidad del cambio y que este afecta a un planeta herido ya por muchas otras causas.
Otro gallo cantaría si, en lugar de hablar desde el confort artificial de nuestras ciudades, estuviésemos viviendo a pie de campo, y no digamos ya si dependiésemos para ello de explotar la tierra y mirar al cielo. Cualquiera que conozca el campo sabe que las dinámicas climáticas están cambiando a una velocidad vertiginosa y las consecuencias que ello tiene son enormes e imprevisibles. Va mucho más allá de usar más o menos el coche o poner paneles solares en las casas. Algo tan esencial (y tan olvidado por esta sociedad enferma y enfermiza) como la producción de alimentos, depende de la lluvia, el frío y el calor, cada cual a su tiempo… y ya nada viene a su tiempo. Aquí podemos pensar que lo del cambio climático es otro snobismo de progres verdes; en las costas del Pacífico donde el mar se traga las casas, en Siberia donde se hunden las viviendas porque se derrite el permafrost, en África donde el desierto avanza a ojos vista… de estar allí, tendríamos una opinión menos ligera.

Gabriel,

El problema con este tema es que da para todo tipo de conjeturas -para todos los gustos- desde las más apocalípticas hasta las más incrédulas como las de Bjorn Lomborg. Después del "climagate" queda claro que para enfrentar un problema de este tamaño tiene que haber objetividad. Si el interés de la gente ha decrecido no ha sido sólo por esta heterogeneidad de intereses y la falta de consenso político sino que también porque la causa verde se ha transformado en algo frívolo y poco serio (ver a algunas celebridades como Paris Hilton apoyar la causa verde da risa y vergüenza) . Deberíamos leer nuevamente a Darwin, George Orwell, el discurso de Jacques Cousteau en la cumbre de Río de 1992 y a Carl Sagan para tomar esto en serio.

Saludos.

Por alusiones, Conte. Si el pico de temperatura se produjo a finales del siglo pasado y desde entonces va a la baja, yo diría que como mínimo, pone en cuestión la frase del IPCC que cito en el artículo: "estimamos que la probabilidad...". Los defensores de la teoría argumentan ahora que hay otros factores: ciclo manchas solares, el Niño, la Niña, etc. Cierto, lo comparto plenamente. Pero la tesis del IPCC era que el hombre es el responsable del aumento. O una cosa o la otra. No según convenga.
Del mismo modo, los modelos de la teoría tampoco predijeron la magnitud ni el momento del deshielo ártico. La teoría de las supercuerdas es bellísima, su problema es que es incapaz de dar una sola predicción experimentable. Todo un contraste con la de la Relatividad. O la Cuántica.
En cualquier caso, ninguna de las dos cuestiones, datos y predicción, es fatal para la teoría del cambio climático. No digo en ningún momento que sea un fracaso. Sólo planteo dudas razonables. Y, esta sí, otra de fondo. Me escama que una ciencia que lidia con un sistema caótico sea tan contundente a la hora de sacar conclusiones. Si yo no recuerdo mal lo que aprendí en cálculo, las ecuaciones diferenciales no lineales tiene la puñetera costumbre de que un pequeño cambio en las condiciones iniciales puede provocar un cambio brutal en el resultado. Eso es lo que hay detrás de la metáfora del batir de las alas de la mariposa y el huracán al otro extremo del mundo.
En fin, como dice mi colega Pepe Cervera, cuando la ciencia y la política se encaman, tenemos la receta del caos:

http://www.rtve.es/noticias/20091207/cumbre-copenhague-ciencia-politica-receta-para-caos/304758.shtml

Sobre Marte, te invito a releer lo que he puntualizado en un comentario anterior. Saludos.

Es interesante ver las diferentes opiniones que suscita el tema este. Y, efectivamente, no seríamos los únicos perjudicados por el desastre causado por nosotros mismos. Pero hay que utilizar el "Qué viene el lobo" del fin de la Humanidad para que la peña se espabile.
.
Me quedo con la recomendación de Nicolás de volver a considerar lo expuesto por los personajes que menciona. Uno de mis mejores recuerdos es una zampada de Darwin que me pegué no hace muchos años: incluyó "Los viajes del beagle" "Del origen de las especies" y su "Autobiografía". Puedo decir que me emocionaron profundamente no sólo por el contenido sino porque son el fiel reflejo de la curiosidad inherente al ser humano (bueno, y a los gatos también ;-D) y de lo mucho que el siglo XIX amplió las fronteras del mundo conocido.
Que digo yo que habrá un término medio entre el monje taoísta encaramado a la cima de una montaña y la contaminación masiva e irresponsable del entorno en el que vivimos.
Un saludo a todos.
J.H.

Esperamos que sirva de algo.

Me uno a tu opinión....Personalmente creo que no hace falta ninguna teoría del cambio climático para ver que estamos emponzoñando el planeta, envenenando sus aguas, esquilmando sus especies, arrasando sus bosques. Y no tenemos nave espacial de recambio.

Estamos viviendo las consecuencias de las decisiones tomadas por los grupos económicos ó grupos de presión ante los gobiernos elegidos "democráticamente".

Estamos en un módelo económico que es anti-natural a la realidad cotidiana.

Llegó el momento en que lo más necesario por su naturalidad se convierte en objeto de mercantilismo.

Las energías renovables y sin efecto negativo están pero no se utilizan, los que controlan el mercado no lo quieren.

Presentación del motor en frío de combustión externa que funciona con un combustible no contaminante cuyo coste por litro es de cinco céntimos de euro.

http://video.google.es/videoplay?docid=-7440408407526074818&hl=es#

Estamos acabando el 2009 y otras alternativas las hay, la respuesta a esto tiene una pregunta que hay que saber contestar ¿ Qué es más importante el interés de unos pocos o el de la gran mayoría? ¿ A quién le interesa el control de la energía?

¿Pensamos en mantener nuestra única nave espacial?

No te sientas aludido Gabriel, por que mi disertación tenía carácter general, no apuntaba en una sola dirección. No obstante respondo.
Que yo sepa de los de los cinco años con temperaturas medias más altas en la tierra, cuatro son de esta década, no del siglo pasado; no sé de donde sale esa afirmación de que fue a finales del siglo pasado cuando se produjo el pico de temperatura. El gran problema en este tema es que es muy, muy fácil poner unas cifras, hacer unos gráficos y con ellos apoyar una verdad o la contraria. No creo que sea un problema de política y ciencia, pues siempre han ido de la mano; seamos serios, la ciencia independiente ha sido mucho más escasa históricamente (aunque más importante por sus avances) que la gubernamental. Pienso que el nudo gordiano de este tema es la demagogia, que invade hasta extremos vomitivos la política y el periodismo. Y entre los periodistas hay un curioso sentido de la independencia; hay que ir siempre contra el que ostenta el poder, con tibieza eso si, no vayamos a parecer extremistas. Durante los 8 años de Bush el periodista que hablaba de la falacia del cambio climático podía ser tachado de ultraconservador, y eso no queda bien en ningún currículo. Enjtonces se le bailaba el agua a John Kerry, a Al Gore y luego a Obama. Ahora que llevamos varios meses con Obama en el cargo hay que empezar a sacar punta a su discurso, no vayamos a ser más papistas que el Papa; no hay de que preocuparse, Obama solito caerá en el pozo o resistirá en la cumbre con sus políticas y sus acciones. Y por ello ahora, y más con crisis económica, empezamos a preguntarnos si de verdad eso del cambio climático es tan importante o es una conspiración politico económica montada por los pseudopogres del mundo para llenarse los bolsillos. Cuando nadábamos en la opulencia era gracioso lo de los coches eléctricos y las placas solares, pero ahora que hay cuatro millones de parados nos acordamos de la madre de algún ministro que reparte bombillas de bajo consumo y pedimos que a toda costa se apoye la construcción de coches y se potencie el consumo, no vaya a ser que se nos pare el tren del “desarrollo”.
Y repito, me parece débil, muy muy débil la tesis de que la teoría del cambio climático tiene graves fallas porque no es capaz de predecir con exactitud lo que va ha suceder. Si voy al médico hoy, no me podrá decir si desarrollaré un cáncer en 10 años, a lo sumo si soy más propenso o no; y no por ello decimos que la medicina sea un fraude incapaz de predecir con exactitud lo que acontecerá en un sistema complejo como es el organismo humano. Otra cosa es que se hayan dado muchas noticias alarmistas sobre cambio climático que, evidentemente, no se han cumplido al pie de la letra. Que el IPCC haya errado no lo dudo, que desde el periodismo actual que sólo busca titulares efectistas, aunque para ello haya que pasar por encima de la estricta veracidad, se ha alimentado la sensación de alarma y en ocasiones de fracaso de las predicciones, es un hecho incontestable. Cada vez hay menos información y más noticias, entendidas estas como novedades, y si son malas mejor, más impacto. Antes de tener digerido un acontecimiento ya nos saltan con el siguiente hecho “histórico”. El periodismo y la política son cada vez menos creíbles, y por eso ya ni cuando nos cuentan que el rumbo del planeta se tuerce nos lo tomamos en serio. Sólo saltamos si nos tocan el bolsillo. Y así nos va.

Una cosa es que critique las debilidades de la teoría del cambio climático y otra que pierda la perspectiva. Conte, el año más caluroso fue 1998, pero también es cierto que la década más calurosa es la presente. Aunque nadie tiene bola de cristal, es razonable extrapolar la curva y pensar que la temperatura media seguirá subiendo. Podría también bajar. Recordemos, en climatología no hay certezas. Pero francamente, viendo lo que pasa en el Ártico -deshielo del permafrost, liberación de más metano, etc.- "creo" que es más probable lo primero.
Los modelos matemáticos que utilizaron en el IPCC para predecir el clima en las próximas décadas no son perfectos. No pueden serlo porque nuestro conocimiento del clima es imperfecto y porque es un sistema caótico, esencialmente impredecible. La prueba de esa imperfección es que no predijeron ni en tiempo ni magnitud lo del Ártico. Pero, francamente, "creo" que el problema es que los modelos se quedaron cortos. En todo caso, pone en su sitio afirmaciones del tipo "el nivel del mar subirá un metro en 50 años" o "la temperatura se elevará 4 grados en este siglo". Esa exactitud, sencillamente, no existe. Y es lo que se ha vendido.
Si el IPCC hubiera presentado sus conclusiones de forma más humilde, si hubiera reconocido que estaba hablando de probabilidad histórica y no clásica, si hubiera admitido las limitaciones predictivas de los modelos, si los medios no hubieran simplificado y exagerado las conclusiones, si no se hubiera pasado de probabilidades a certezas, de teoría a verdad revelada... Hubiera sido mucho mejor, más científico, más honesto. Pero vale ya de este tema. No quiero caer en la trampa. Ahora creo que es más importante hablar de lo que estamos dispuestos a hacer para luchar contra la contaminación. Como señalaba el Lobo, la decisión de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. puede ser un paso importante. Como mínimo, supone un acicate para que el Congreso apruebe la ley para reducir las emisiones. Y si no lo hace, la administración Obama podrá imponerlas por su cuenta. Es legal. Sería el desarrollo normativo de la Ley de Aire Limpio.

http://www.rtve.es/noticias/20091207/obama-podria-imponer-recorte-emisiones-margen-del-congreso/304834.shtml


Respetuosamente, mientras hayan posiciones divergentes sobre el tema, nos van colando goles a "puñaos". Para mí el tema es otro, pero este ya está bien para que no nos pongamos de acuerdo y siga la controversia.

Para eso se han hecho las cumbres contra el cambio climático, para no ponerse de acuerdo. La solución al tema es mucho más sencillo pero hace falta voluntad política y sobre todo y más difícil de conseguir voluntad en las altas esferas económicas, quien controla la economía controla ¿ puede ser ? el estado de derecho.

Buen martes festivo.


Un punto de referencia:La crisis económica de 1973, debido entre otras causas al incremento de precio del barril de petróleo.

¿Todavía no hemos aprendido la lección?

¿Quienes controlaban en aquella época su comercio?

¿Y quién lo hace actualmente?

¿Ha cambiado mucho el mapa?

Ahora tenemos segun ellos una mayor crisis que en aquella época y encima el tema medioambiental por la contaminación.

¿No estaremos dándole vuelta al mismo tema pero con diferentes cartas de una misma baraja?

¿Y quién juega con la baraja de cartas marcadas?

Si no cambiamos la baraja, perderán los de siempre.

sobre la crisis de consumo ;) adelantándose a sus tiempos (maestro visionario) y POR FAVOR no enrollemos más la madeja.Gracias.

Otra metáfora a lo Mara Torres ;)

Hace unos días, comentaba que....

Para eso se han hecho las cumbres contra el cambio climático, para no ponerse de acuerdo. La solución al tema es mucho más sencillo pero hace falta voluntad política y sobre todo y más difícil de conseguir voluntad en las altas esferas económicas, quien controla la economía controla ¿ puede ser ? el estado de derecho.

Hoy la situación es esta......

http://www.publico.es/ciencias/279273/china/brasil/impiden/foto/copenhague

Los líderes mundiales no consiguen poner cifras sobre la mesa, a pocas horas del final de la cumbre.

Un párrafo de la noticia sobre el reciente premio nobel de la paz....

"No vamos a aceptar un acuerdo que llegue por debajo de esa puertita", aseguró Chávez en el plenario, en referencia a la salida "camuflada" que había empleado Obama para salir de la sala tras pronunciar su discurso. "Aquí huele a azufre", proclamó Chávez.

Otros dos párrafos...

La ONU ha pedido a los jefes de Estado y de Gobierno que no abandonen Copenhague y se queden "las horas que sean necesarias, que no regresen a sus países", ha dicho la ministra.

El acuerdo, ha declarado, "está más lejos en cuanto al recorte de emisiones que en cuanto a la financiación". Obama llegó esta mañana a Copenhague con las manos vacías, y no anunció ninguna reducción de emisiones más allá del 4% ya comprometido en 2020, respecto a los niveles de 1990. Para la UE, es insuficiente.

Para muestra un botón, Obama superára la gestión de George Bush como presidente de los EEUU. Que cada cual valore si fué positiva la de aquel que se fué y si este no va por el mismo camino y puede ser que lo llegue a superar.

¿Se cumplirará el dicho popular?: Otro vendrá que bueno me hará.

Y mira que es difícil.......

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Gabriel Herrero


Los periodistas tenemos que contestar al menos cinco preguntas: Qué, Quién, Dónde, Cuándo y Por qué. La última es mi favorita.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios