« Guerra y paz | Portada del Blog | Obama y los gatos de Cheshire »

Los muchos porqués del caso Haidar

Este lunes, viene a Washington el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Se entrevista con la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Damos por sentado que hablarán del caso de Aminatu Haidar. Lo he seguido desde hace semanas y debo confesar que no entiendo nada. No tengo respuesta para los numerosos porqués de este embrollo. Me he puesto las pilas este fin de semana, y sigo sin entenderlo. Dado que en la rueda de prensa conjunta sólo admitirán cuatro preguntas -dos de medios españoles y dos de medios estadounidenses-, no me hago muchas ilusiones. Pero ahí va.

¿Por qué Clinton alabó la política de Derechos Humanos del rey Mohamed VI el pasado 3 de noviembre, menos de dos semanas antes de que expatriaran a Aminatu Haidar? ¿Por qué expresó su aprecio por los cambios acometidos en Marruecos? Estaba avisada de las violaciones. Y aún así, subrayó la relación bilateral "sin problemas desde hace 220 años" (¿!) con Marruecos y la cooperación en la lucha contra Al Qaeda.

En esa entrevista con la agencia magrebí MAP y la televisión Al Oula, Clinton matuvo que la política de la administración Obama sobre el Sahara Occidental seguía siendo la misma que con Bush, o ya que estamos, con su marido, el ex presidente, Bill Clinton. Sin embargo, una semana después, el rey Mohamed VI dio un discurso extraordinariamente duro contra los "adversarios de la integridad territorial", a los que calificó de traidores. Esta diatriba influyó, supongo, en que la policía de fronteras de El Aaiún no pasara por alto que Haidar pusiera "saharaui" en el formulario de entrada.

Pero ¿por qué decidieron quitarle su pasaporte marroquí y meterla en un avión español? Una violación flagrante de la Alianza Internacional de los Derechos Políticos y Civiles que Marruecos suscribió en 1979. Y para enredar aún más la madeja, ¿por qué el comandante del vuelo NT 6100 aceptó transportar a Haidar, según consta en la denuncia, a pesar de carecer de pasaporte y, sobre todo, en contra de su voluntad expresa?

La siguiente pregunta es más de lo mismo, ¿por qué la policía española de fronteras interpreta las leyes de forma nada habitual y permite la entrada en Lanzarote de Haidar? Insisto, Aminatu carecía de pasaporte y visado aunque tuviera permiso de residencia -otorgado por razones humanitarias-. Pero la cuestión es, si es "legal" admitir a un ciudadano extranjero en contra de su voluntad y con los papeles, cuando menos, en dudosa regla.

Hay muchos más flecos en la historia de Haidar: el dilema moral de permitir a la Gandhi saharaui continuar su huelga de hambre hasta la muerte, las siempre conflictivas relaciones con Marruecos, la tibieza en la mediación de Estados Unidos, el papel de nuestro rey y el Ejecutivo, el papel de España en el Sahara... Demasiados. Pero la pregunta que siempre me tortura, por qué, sigue sin contestarse. Y la respuesta, estoy seguro, requiere una buena dosis de magia de Merlín.

27 Comentarios


Perdón por el bastante retraso (ando un pocho chof y de no muy buena gana), pero ahí va, ahora que esta mujer está por fin en su casa.
Tampoco he entendido mucho del asunto éste y si he de ser sincera según pasaban los días me iba mosqueando más, pero cantidad.
Se le metió a la fuerza en un avión, se la privó del pasaporte y se le conculcaron algunos derechos. Ella tiene todo el derecho a defender la causa por la que lucha, incluyendo ponerse en huelga de hambre, como ha hecho no solo en esta ocasión; ha sufrido cárcel, la apalizaron en su día, etc. Hasta aquí ninguna pega por mi parte.
Pero su negativa a hablar con los interlocutores del gobierno de aquí (el gobierno marroquí se dedicó desde el principio a marear la perdiz, y estaba claro que no tenían intenciones de mover un dedo), a que el médico -en los últimos días- la revisara; y sus críticas tanto a las gestiones diplomáticas (pocas o muchas, las que fueran) que hacía el Ministerio de Exteriores, como a los intentos encaminados a poder alimentarla llegado el caso para impedir su deterioro total o incluso su muerte, no me parece que hayan sido precisamente de mucho recibo.
Y acabo diciendo que a Merlín tanto viaje en avión diríase que la confunde, no sé. 220 años de relaciones bilaterales con Marruecos, sí, aprobaron su constitución en 1787 y G. Washington se puso a ello en cuanto salió elegido.
Un saludo.

Con respecto al caso Haidar, Rajoy manifestó que este asunto es una "demostración de incapacidad y de impotencia por parte del Gobierno, y ahora de engaño, echándole la culpa de sus errores y de las decisiones políticas a los funcionarios de los cuerpos policiales, lo que es inaceptable".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Gabriel Herrero


Los periodistas tenemos que contestar al menos cinco preguntas: Qué, Quién, Dónde, Cuándo y Por qué. La última es mi favorita.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios