Gabriel Herrero

Los periodistas tenemos que contestar al menos cinco preguntas: Qué, Quién, Dónde, Cuándo y Por qué. La última es mi favorita. Es la llave para encajar las piezas. Si existe. Si no, siempre nos queda el Zen.


¿Por qué Camelot? Porque corren tiempos revueltos, porque el mejor sitio para vivirlos es en el centro de la tormenta y porque estaría bien que el nuevo rey Arturo se rodeara de caballeros justos, sabios y honestos.


Pero esto es leyenda. La realidad es bastante más dura y despiadada. Estamos cerrando una época, marcada por la guerra y el exceso. Irak y la crisis. Sangre y codicia. Hambre y despilfarro. No tengo ni idea de cómo será el mundo que salga de ella, pero estoy seguro de que será diferente. Mucho.


Y Washington es un palco de primera para contarlo. No sé si vendrá una nueva hornada de Best and Brightest de Kennedy o de Wise Men de Truman. Habrá que esperar al cinco de noviembre. Quizá más. Pero serán muy distintos de Bush y sus Vulcanos. Serán de otra generación. La mía. 

Gabriel Herrero


Los periodistas tenemos que contestar al menos cinco preguntas: Qué, Quién, Dónde, Cuándo y Por qué. La última es mi favorita.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios