« Harry el Sucio non grato | Portada del Blog | Le duele la seguridad ciudadana »

¿El tamaño importa?

Ahora que vuelve el debate sobre la prohibición del burka y el nikab, recordaré una cifra: 367 musulmanas de toda Francia llevan la dichosa prenda, según una nota de la subdirección de información general de la policía francesa citada por Libération. Le Figaro las elevó a 2.000 citando otro informe confidencial de la policía, no sé si de una unidad rival de la anterior. Ambas se pueden ver en este enlace. La discusión sobre el número es importante salvo para los que esgrimen que se trata de una cuestión de principios. Y aquí hay muchos principios.

1 Comentarios


Quizás, más que importar, el tamaño impresiona (bastante, por cierto), sobre todo si te cruzas con mujeres vestidas así en occidente, donde estas prendas no son habituales e intentar integrarlas en la cotidianeidad nuestra es difícil. No es lo mismo ver este atuendo por la tele o en un pasís musulman, que aquí.
La primera vez que vi en vivo y en directo a dos mujeres (una chica joven y su madre o su suegra) vestidas con niqab fue en el aeropuerto de Omán, hace alrededor de 13 años, y no me produjo sensación extraña; aunque el contraste con los ropajes más coloridos de otras mujeres (algunas que viajaron a Dubai y Emiratos Árabes, por ejemplo) y el blanco mayoritario en los hombres era evidente.
Sin embargo, este año he visto a otra mujer ataviada así, en mi localidad, y no me dejó indiferente, no me hizo mucho chiste, no lo voy a negar: joven por la mirada, con un niño pequeño, toda de negro ... Igual es el color, o la ausencia de él (eso es el negro), que lo asociamos a cosas negativas. Porque lo mismo me sucede con algún look urbano, un gótico me intranquiliza, no sé bien por qué; y un skin me da yuyu, directamente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios