« ¿El tamaño importa? | Portada del Blog | Religión como provocación »

Le duele la seguridad ciudadana

Si el último reducto de un canalla es el patriotismo, el de un alcalde sarkozista es la seguridad ciudadana. Por ejemplo, Christian Estrosi, primer edil de Niza, que le ha pasado por la derecha al ministro del Interior Brice Hortefeux, padrino de la idea del toque de queda para los menores delincuentes de 13 años. Estrosi ha decretado en su ciudad que no se necesita estar fichado para que te apliquen el toque de queda. Basta con tener 13 años. Lo hace de 23:00 a 5:00 en martes, viernes y sábados, vacaciones escolares y carnaval, incluidos. Como en el debate de la identidad nacional, lo importante es el gesto, como cuando te echas mano a la cartera con intención de no pagar. El de este hombre hay que interpretarlo como si le doliera la seguridad ciudadana. ¡Cómo le duele!

1 Comentarios

El toque de queda resulta exagerado. Pero no entiendo (y sonará anticuado) que los padres dejen a sus hij@s de 13 años salir de forma habitual hasta después de las 23 horas, la verdad.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios