« Zapatero, según VGD | Portada del Blog | Llegó la comandante y mandó parar »

Redes sociales y periodismo

El periodista Benjamin Muller (France Info) resume su experiencia de encierro durante 5 días a dieta informativa exclusiva de Facebook y Twitter: 1. Rapidez de difusión de noticias, que tiene como contrapartida la cuestionable fiabilidad de la fuente y hasta del hecho en sí. Un bulo también crece en progresión geométrica. 2. Se echan de menos los medios de comunicación tradicionales para comprender la noticia, documentarla, profundizar en sus aspectos. 3. Carencia de jerarquía informativa. 4. Localismo, ausencia prácticamente completa de información internacional. Mi impresión personal: lo que echó de menos este colega fue el periodismo.

3 Comentarios

Como diría Forges: xacto.


Las conclusiones se las tenían que haber imaginado, pero bueno, cinco días en una granja en el Périgord habrán merecido la pena lo demás.
Yo lo que hubiera hecho (porque lo suelo hacer algún fin de semana en que me pierdo por Madrid, pero no pongo en práctica lo segundo) era dieta informativa total, aprovechando el retiro y el lugar del mismo, y luego estudiar si los acontecimientos han variado mucho, siguen como estaban, si hay cosas nuevas, etc.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios