« Hechos, no teorías | Portada del Blog | 15 años »

En riguroso directo

Los medios franceses claman victoria por el asunto Florence Cassez, una francesa que purga una pena en México de 60 años por secuestro y a la que Francia quiere repatriar. La Fiscalía mexicana admite en un documento difundido por AFP que la policía había detenido a Cassez y a su novio (acusados del secuestro) la víspera, pero lo organizó todo para hacer una reconstrucción al día siguiente y en riguroso directo para las televisiones locales. La policía mexicana ha hundido su propio caso. Como diría un presentador avezado ante un imprevisto: “Son los inconvenientes del directo. Sigamos con el programa”.

3 Comentarios


Estamos tontos con lo de los realities, las telenovelas, con éso de la vida es cine, etc. Pero qué vamos a esperar si los USA nos televisaron poco más o menos la guerra del golfo.

Imagino que lo clamarán será venganza, no victoria. En cualquier caso, el mundo policial y político está lleno de reconstrucciones. En España, sin ir más lejos, la alta judicatura está reconstruyendo el espíritu franquista, por un quítame allá esos procedimientos procesales.

Por supuesto que la justicia mexicana es corrupta y comprable. ¿Cuanto pagó el gobierno francés para que deshagan un caso como el que tenían? Lo que menos refleja Florence es miedo, preocupacion o cualquier emocion que debiera mostrar quien sufre una injusticia como dicen. Es un mujer fria y que siempre se muestra sonriente y confiada, claro con las enormer influencias que tiene con gente tan poderosa como el mismo presidente francés. A todos los que piensan que es inocente los invito a encontrar en su camino gente tan buena como ella y los trate como ella seguramente lo haria.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios