« Desmontando a Freud | Portada del Blog | Hechos, no teorías »

¿Propalar o no un rumor?

France 24 ha sido condenada a pagar 3.000 euros al cantante Benjamin Biolay por incluir en una revista de prensa el rumor del “supuesto idilio” con Carla Bruni. El tribunal sanciona a la emisora por intromisión ilegítima en la vida privada. France 24 sostiene que escamotear en una revista de prensa esa “supuesta información” habría sido un ejercicio de autocensura. La sentencia marca en realidad una orientación que suscribiría cualquier manual de uso de periodistas en la época pre-internet: es ilegítimo propalar informaciones no contrastadas, ni siquiera con la muletilla de “tal medio ha publicado...”

5 Comentarios

Un personaje publico: es un personaje publico
pero es que ahora lo quieren todo y la fama y el anonimato.Me resulta tan incoherente...

presunto y supuesto esta por algo;habla por Si.

Muy buena reflexión en los tiempos que corren.


Los límites entre lo público (cuando ejerce de mujer del presidente) y lo privado (en sus horas libres: va con sus amigos, al cine, etc.), se confunden y, creo, se deberían diferenciar. Pero reconozco que estas cosillas (un supuesto tonteo, pillar a un@ famos@, no sé, con alguna copilla de más y haciendo el gamba, etc.) tienen su aquel y nos gusta saberlas.

En cambio en este país nadie da por fiables los rumores que les atribuyen amantes al ex presidente Aznar o a su esposa Ana Botella, no me pregunten por qué.

Toma ya. Pues mira yo no lo conocía, hasta que el rumor llegó a la "galicia canibal", jeje me ha hecho mucha gracia que relacionaras la tonadilla con el tema ¿sos yeyés el cantante y Carla?, parece que sí.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios