« Jueces y policías a la greña | Portada del Blog | Hija de su padre »

Final feliz

Le Monde semanal tiene una sección titulada No hubiera llegado si… Arturo Brachetti, “artista transformista” del Folies Bergère de París, continúa así la proposíción: “… Si mi padre no me hubiera enviado al seminario.” Esclarecedor, aunque no parece el lugar más adecuado para triunfar en el mundo del espectáculo y el travestismo. Resulta que en este caso es cierto hasta el punto de que Brachetti se presenta como un “misionero de la fantasía”. Son historias con final inesperado y feliz.

4 Comentarios


No nos debe extrañar lo que menciona Arturo Brachetti, respecto a que se autodenomina misionero de la fantasia qué lugar mejor de entrenamiento que el haber sido educado en un seminario.
Cuando el pensamiento irracional se gestiona de modo inteligente, conociendo su causa y sus consecuencias, ello se transforma en unas fantasias que recrean y enriquecen al público que asiste a las represntaciones.
Es favorable que en el Folies Bergère de París haya actuaciones como la de Arturo Brachetti animando el carácter social, con propuestas del mundo imaginario con finales felices. La Sociedad necesita de estas propuestas motivadoras; tenemos un exceso de vivencias catastróficas en todo el mundo civilizado.

Quienes hemos conocido los testimonios de amigos internos en seminarios sabemos que no te convertían en artistas, pero que te transformaban..., ¡vaya si te transformaban!


Los caminos del Señor ...


Deseamos unas Felices Navidades y un Próspero Año Nuevo 2011 al autor del blog JM übeda y a todos los lectores, con nuestros mejores deseos de Paz y Prosperidad.
Jean Valjean

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios