« Final feliz | Portada del Blog | Los ricos también lloran »

Hija de su padre

Marine Le Pen ha rendido un homenaje a los excesos de su padre para mostrarse su digna heredera. La previsible futura líder del Frente Nacional ha comparado la oración de los musulmanes franceses en las calles del país con la ocupación nazi, con la que, por cierto, simpatizó el paleolepenismo. Después de su intento de dar una imagen presentable al FN, ella misma arruina su propia estrategia. En todo caso, no está todo perdido para ella porque con mensajes semejantes Le Pen padre hizo crecer al FN hasta límites desestabilizadores para la derecha francesa, que solo reaccionó con Sarkozy en 2007. Hoy, con un sarkozysmo en horas bajas, los ultras galos vuelven a levantar viejas banderas para reclamar su espacio.

3 Comentarios


Empieza a ser común discursos similares a el de Marine Le Pen, ello no quiere decir que sean escuchados, excepto por aquellos que mantienen esas ultra ideas inspiradas más en el pasado que en este presente social.
El discurso de FN mantiene las ideas tradicionales, el paro, la reinserción de la juventud, la seguridad, el tema de las drogas etc., temas ya recurridos hasta la saciedad, y que nunca son resueltos del todo, algo muy oportuno para los que desean alcanzar posiciones privilegiadas en la política en base a los temores y esperanzas de la población. La Marine Le Pen intenta restablecer las posiciones de su padre, así que no se detiene en reflexiones ajenas a su propósito final.
Esa comparación que se hace con los nazis, no es muy oportuna, no obstante puede ser solamente atendida por aquellos que buscan restablecer viejos y caducos conceptos, confiemos que no haya nadie que se sienta muy ofendido por esas manifestaciones inoportunas, y que no ocasione ningún incidente.

Ya sabes que la vía Fini hacia el centrismo puede quedar cegada y no es el caso que en Francia se pierdan las esencias que ya se van perdiendo en Italia.


Lo de Marine una sobrada completa, pero con cosas que están sucediendo con la inmigración tampoco es de extrañar mucho, en fin, que se nos vaya la lengua hasta no siendo ultra.
Y te cuento. La familia de un estudiante musulmán de La Línea de la Concepción (Cádiz) ha denunciado en una comisaría a uno de los profesores del chaval por "xenofobia y racismo", al no respetar las creencias de su hijo.
Resulta que el profesor hablando del clima frío de montaña habló de Trevélez (Granada) y se le ocurrió decir que gracias a su clima frío y seco se curan muy bien los jamones.
Y el chaval levantó la mano, le pidió que utilizara otro ejemplo, porque como musulmán se sentía ofendido al oir la palabra jamón.
El profesor le respondió que lo que él pudiera comer o no daba igual, que su religión o la de cualquier otro de los alumnos le importaba menos. Que en clase eran 30 alumnos y él era el que se debía adecuar al resto y no los otros 29 a él y que si no estaba de acuerdo con cómo se transmitían los conocimientos en ese centro que podía estudiar en otro. Total, denuncia al canto.
Ayer lo leía y no salía de mi asombro, directamente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios