« Hija de su padre | Portada del Blog | Sentar cabeza »

Los ricos también lloran

La crisis golpea duro. Las remuneraciones de los presidentes ejecutivos del exclusivo CAC 40 han bajado, en relación a 2008, un 14,22%: una media de 3.060.488€, equivalente a 211 salarios mínimos (SMIC). Carlos Ghosn (Renault-Nissan), 9,2 millones; Christopher Viehbacher (Sanofi-Aventis), 8,3; Bernard Arnault (LVMH), 7,6; Franck Riboud (Danone), 6,3; Henri de Castries (Axa), 5,66. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que la crisis recaiga sobre las espaldas de los PDG? ¡Arfonzo, dales caña!

3 Comentarios


Muchos salarios bajos deben pagar en las empresas de esos presidentes, para poder cobrar sus engrosados sueldos
No nos engañemos, esos sueldos sólo son el aperitivo de esos señores , con toda seguridad sus ingresos deben ser mucho más elevados, pues son presidentes de esas compañías industriales no por vocación sí por ambición.
Están próximas las Navidades, no todo serán alegrías y celebraciones, muchos seres humanos padecerán el rigor de la pobreza o la miseria, también el rigor del frío de Navidad, ¿qué letra debería tener los villancicos, si ellos tuvieran deseos de cantar?, por ejemplo : ya llegan las facturas (en vez de reyes), por Navidad, ya ha nacido... en fin, mejor lo dejamos a la imaginación del amable lector.

Me preocupa más el alborozado discurso del gobierno irlandés contento porque las gabelas de los bancos quebrados van a ser cuasi (cuasi) confiscadas por el fisco.


A pesar de la minoración en los ingresos, todavía siguen cobrando una pasta y no creo que tengan que empezar a meter mano a los ahorros.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios