« Retrato robot de Francia | Portada del Blog | ¡Jo, qué noche! »

Del trotskismo al Frente Nacional

Le Monde resume la peripecia política personal de Fabien Engelmann, un hombre de 31 años que acaba de ser apartado de la CGT por presentarse como candidato del FN en las cantonales. Engelmann, nieto de repatriados franceses de Argelia en 1960, militó 7 años en Lutte Ouvrière y luego en el NPA, que abandonó cuando el líder Besancenot defendió la posición de la chica musulmana del velo en las listas de Provenza. Dice que Marine Le Pen le “abrió los ojos” sobre la inmigración y cuando en su círculo de izquierdas un “número increíble de personas me dijeron: “La próxima vez, votaremos a Marine”. Pensé que algo estaba pasando.”

4 Comentarios

dejó dicho con su habitual sagacidad irónica Sartre que está uno en la izquierda, se introduce en un túnel (no precisamente de lavado) y aparece por la derecha. Del troskismo al lepenismo: los extremos (y los extremeños) se tocan.

Mira qué variadito el hombre. Claro que con la mezcla que se le supone en las venas (abuelos franceses, algún ancestro alemán también por el Engelmann ...; y si tuviera varios apellidos le podíamos encontrar otros componentes) tampoco van a ser muy de extrañar los cambios en la lateralidad.

Efectivamente algo estaba pasando: un tren de demagogia en el que poder subirse practicando entrismo y preparar la revolución sin levantar sospechas...

La Historia vuelve a repetirse. No se trata de identidad nacional, pero un cambio de rumbo de ciertos politicos que no creen mas en unas ideologias que no tienen ni lider ni discurso que enganche a la gente. Visto en Bretaña ultimamente: "El partido socialista, ni ideas ni programa, pero de candidatos un monton", y se aplica a la mayoria de los partidos franceses. Un deslizamiento progresivo hacia un odio del otro, parecido a lo ocurrido en Alemania 80 años antes.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios