« Del trotskismo al Frente Nacional | Portada del Blog | La virgen de las bragas de la buena suerte »

¡Jo, qué noche!

Para el modisto gibraltareño John Galliano (Juan Carlos Galliano) y patrón de Dior va a ser una noche inolvidable. Muy resumida, la secuencia es la siguiente: velada regada de alcohol (1,1 mg.), discusión con una pareja en la terraza de La Perle, del barrio del Marais de París, supuestos insultos racistas (Dirty jewish face, you should be dead y Fucking Asian bastard, I will kill you, entre otros), detención en comisaría, instrucción de una denuncia y, al día siguiente, la casa Dior le despide hasta que se aclare el asunto. El comunicado habla de “tolerancia cero” hacia los insultos o las actitudes antisemitas o racistas.

6 Comentarios


Y luego el tabaco es malo, ya ves. Que no es bueno, por supuesto, pero no te pone ni faltón(a) ni agresiv@ ni nada; y el alcohol tiene ese efecto en mucha gente.
Imagino que la cosa empezaría porque Galliano iría vestido raro, como acostumbra él, vamos (es un modisto fantástico, pero él suele ir hecho un cuadro, la verdad). La pareja haría algún comentario y se reiría (si llego a estar yo allí seguro que también, para que voy a decir otra cosa); y tras las copichuelitas John se lo tomó fatal y se lió gorda.

¿Que el tabaco no es agresivo ni faltón?


Que no nos pone a los fumadores ni agresivos ni faltones digo, si el tabaco es eso y no va con otras cosas. Y a mi el alcohol (de normal no bebo, pero en alguna cena, boda, cumpleaños, tal, sí ), el whisky en concreto, tampoco me pone hecha un brazo de mar ni aunque me pase bastante, asunto que se ha dado en dos ocasiones, para quien lo quiera saber.


Dice hoy el periódico aquí que el modisto fue insultado desde que entró en el local, que la discusión fue subiendo de tono y fue la policía la que tuvo que separar a los implicados. Esta es, parece, la versión del abogado, quien niega además que su cliente dijera lo que dijo.
Pero, por lo visto, hay un video, de diciembre 2010, filmado por una cámara oculta del mismo café del Marais, en el que, también achispado, Juan Carlos dice que ama a Hitler y hace comentarios del pelo de los otros.

Imagino que debe tener problemas psiquiátricos o algo así...
Que pena de hombre!
El mundo de la moda debe ser un poco desquiciante...


Hace unos 10 días leí en el periódico que el sucedido puede haber sido un montaje de la misma casa Dior para quitarse al modisto de encima, porque -a lo que se ve- están un poquito jartos (escrito con jota adrede, para que suene andaluz) del hombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios