« Magistratura en lucha | Portada del Blog | Bioética »

MAM, en tierra

La ministra de Exteriores, Michèlle Alliot-Marie, se ha comprometido esta mañana a no volver a tomar ningún avión privado mientras sea ministra. Una autoinculpación en toda regla, tras sufrir desde hace semanas los dicterios de la oposición por su poco honorable papelón en la crisis tunecina. Este fin de semana hemos sabido que fueron dos viajes, no uno, en el jet privado de un represaliado del régimen de Ben Alí. Tal como se manejó Sarkozy con Eric Woerth, al que dejó achicharrarse hasta quedar carbonizado por el asunto Bettencourt, a MAM aún le quedan unas cuantas vueltas a la parrilla.

4 Comentarios

Por sus actos los conocereis , no por sus palabras.

Clica sobre mi nombre

Tal vez le pase como a San Lorenzo, quien al parecer pidió que le dieran la vuelta porque por el otro lado ya estaba asado.

¿Qué hay de malo en ello? Se sabe, se se conoce, se vota. Sólo si se tratase de un penalti injusto en el último minuto, ya habría polémica popular. Esto de las canongías del cargo a nadie incomoda. Da lo mismo traje que billete.


La MAM francesa, porque también el tunecino "represaliado" es MAM, o cualquier otro ministro o cargo (de Francia o de otro país), no sé por qué tienen que volar en aviones diferentes al resto de los mortales (y presumiblemente por la patilla) cuando el viaje no es oficial sino privado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios