« Jean-Claude Guéant | Portada del Blog | Debates que ocultan cosas »

¿Paliza o bofetada?

“Se había predicho una paliza, pero solo ha sido una bofetada”. El análisis de Thierry Mariani (UMP) de las cantonales francesas confortará a los del aquí no ha pasado nada y los que consideren que pocas enseñanzas se pueden extraer de unas elecciones locales propicias al castigo sin consecuencias graves. Pero si hubiera que calcular, a partir de este caso de voto real, quién perdería más de confirmarse estas tendencias de aquí a 13 meses, solo nos sale un nombre: Nicolas Sarkozy. El reactivo presidente tendrá que hacer sus cuentas y plantear una estrategia que incluya --hoy cada día más difícil-- el cierre de filas en torno a su persona.

5 Comentarios

El pequeño Napoleón (lo digo por la estatura histórica, pues en la física era más pequeño Bonaparte) lo tiene crudo. En la misma medida, por cierto, que los otros dirigentes europeos con elecciones a la vista. En tiempos de crisis, los electores (contradiciendo a Ignacio de Loyola) se apuntan a la mudanza.


Para la UPM al final, de momento, solo un susto; pero del más-menos 24% aquel que se preveía para el FN y asustaba tanto nada, ni aproximación.

Y hacen bien, porque si no, ¿cómo mejorar las cosas?

Malos tiempos para la lírica... y para los presidentes de turno. Ver a la Markel apostatando de la fe nuclear es todo un poema, eso sí.


Luis Miguel, ¿sabes por qué los resultados del enlace a cantonales francesas se parecen en poco a éstos que copio del periódico de ayer que compro?. Partido Socialista 35% de los sufragios, UPM menos del 19% y FN algo más del 11%.
Y la participación apenas un 45% (en el enlace no he reparado en ella), más bien ridiculita, vamos.
Gracias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios