« El salto cualitativo | Portada del Blog | Hundimiento »

Un presidente normal

Ha sido la aspiración manifestada por el pretendiente socialista François Hollande: un "presidente normal" para los franceses, porque considera que el que tienen ahora "no es normal". En Francia nadie desea un presidente "normal y corriente", ni siquiera Hollande, quien tiene un elevado concepto de él mismo, como la mayoría de los aspirantes a presidente y, más o menos, el 99% de su clase política, tirando por lo bajo. Pero usó la palabra y ha sido el calificativo y no el argumento que venía después lo que ha servido para que en su propio partido y en la derecha todos salgan a la arena para manifestar que si ellos gobernaran, lo único que no aceptarían es ser calificados de "normales y corrientes".

4 Comentarios

Decía don Tierno y Galván que la normalidad es la anormalidad de la mayoría. Viendo los resultados en las comunidades de Madrid, Castilla La Mancha, Valencia y Asturias (Cascos y cierra España), se comprueba hasta qué punto tenía razón el Viejo Profesor, ¿no cree, señor Úbeda?


Lo que tiene que contar en un gobernante es que su trabajo lo haga bien. Y ésto no creo que sea incompatible con ser normal y corriente, calificativos que se pueden entender, por ejemplo, como ser cercano y no dar que hablar fuera del ámbito de las tareas de gobierno.

Buenas, Luis hablando de la "posible" candidatura de François Hollande en la primarias del Parti Socialiste. ¿Quién crees que saldrá vencedor en estas? ¿ Martine Aubry o Hollande? En el caso de que saliera Hollande ¿Podríamos consderarlo como un fracaso de Aubry y del mismo modo supondría el abandono por parte de ésta de la secretaría general?. Gracias por adelantado.
PD: Deberías hacerte un twitter o por lo menos esa es la opinión de un joven murciano de 17 años.

Alfonso:
Naturalmente, perder una votación tan importante como unas primarias significa una derrota política. Su significado no debería ser tanto centrarse en ese dato, sino en las consecuencias que tendría para el PSF, cuyo liderazgo bicéfalo se revelaría como un lastre. Creo que la coherencia política exigiría una identidad entre el jefe del partido y su candidato, pero solo es una opinión personal. Hablo de la política francesa, naturalmente.
Lo de twitter me lo pensaré.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios