« Primarias | Portada del Blog | El desfile ciudadano »

Atómica Ana

La mujer que ha dirigido durante diez años  Areva, el emporio nuclear francés, Anne Lauvergeon, va a encabezar ahora el consejo de vigilancia de Libération. El retoño sesentaiochista ya consiguió la cuadratura del círculo al tener como accionista principal a Edouard Rothschild, así que, al contrario de lo que opina Sarkozy, el legado del 68 es más complejo de lo que cree. Ustedes, ¿qué opinan que es peor: que Lauvergeon se convierta ahora en campeona de los antinucleares? ¿Que Libé se convierta a lo atómico? O que, ¿ni una cosa ni otra?

1 Comentarios


No puedo decir si los supuestos que planteas son uno peor que otro, pero no creo que suceda ninguna de las dos cosas inmediatamente.
Pues aunque ella haya sido depuesta por, un suponer, no considerar ya la energía de la que ha sido directora en Areva lo más de lo más y empezar a encontrale algún inconveniente, no se va a convertir -imagino- de la noche a la mañana en el azote de dios. Y los del periódico, claro, de ser ese azote tampoco van a pasar, se supone, a defensores acérrimos de lo nuclear.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios