12 posts de julio 2011

El gran mudo

Lo hemos visto transformarse en mes y medio. De un hombre derrotado, esposado,

gesto severo, herido y desprestigiado, ha pasado en mes y medio a recuperar la sonrisa y la vida mundana de Nueva York, donde sigue siendo ametrallado regularmente por las cámaras. Sin embargo, a DSK le hemos escuchado una palabra ni sobre su situación ni sobre si futuro, aparte de aquella carta de dimisión del FMI, en la que anunciaba que consagraría "todas sus energías a demostrar mi inocencia". Mientras Francia especula sobre su futuro, él guarda silencio y acaso mande a sus amigos a que siembren la teoría de la conspiración. Si antes del sobreseimiento mostrara sus cartas políticas (si le han quedado ganas de jugar), el fiscal neoyorquino le tendría bien pillado para negociar algo para que la acusación no saliera tan malparada como amenaza con salir.

Reputación y hechos

El caso Strauss-Kahn da un giro copernicano, de nuevo, por el sistema judicial y la mentalidad de Estados Unidos. Como la vida de la demandante ofrece más que dudas sobre su honradez (al contrario de como la mostraron sus abogados), su versión acerca de lo que ocurrió el 14 de mayo en el Sofitel de Nueva York se vuelve inconsistente. Si ha mentido reiteradamente sobre su pasado, ¿por qué creerla ahora? En esa mecánica, los hechos que deberían juzgarse serían, más que secundarios, decorativos. Y la conducta anterior de la demandante la que va a ser dirimida. Si hay juicio.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios