15 posts de diciembre 2011

Sarkozy contra Sarkozy

Sarkozy prepara su campaña electoral de 2012. Según Le Figaro, el hallazgo de 2007, aquel "he cambiado", va a volver por sus fueros. "Se gana siempre con una cierta ruptura", ha confiado Sarkozy a sus diputados. El primer capítulo será, como hizo Mitterrand en 1988, una Carta a los franceses en versión sarkozysta. "Será necesario que aparezca en oposición a mí mismo", dicen que ha dicho. Lo que han oído. El presidente se prepara para ser su propio sucesor y su mejor crítico. Solo Sarkozy puede vencer a Sarkozy. El presidente va a reeditar aquel chiste de Ramón en Triunfo al principio de la Transición:
--O yo o el caos.
--¡El caos, el caos!
--Es igual, también soy yo.

La venda y la herida

Francia se apresta a perder la dichosa AAA, la figura más famosa de esta crisis, con permiso de la prima de riesgo. Jean-Pierre Jouyet, presidente de la Autoridad de los Mercados Financieros, ha lamentado que se aceptara la pérdida con un cierto fatalismo. Aunque él mismo ha declarado que, si se mantuviera, "sería un milagro" en el que él todavía quiere "creer". Entre otras consecuencias, afectaría directamente al Fondo de Estabilidad Financiera y al Mecanismo Europeo de Estabilidad, a los que Francia y Alemania aportan conjuntamente el 80%.

Perfiles de políticos

El profesor de Psicología de Lovaina, Pascal de Sutter, se dedica a elaborar perfiles de los políticos para conocer su "naturaleza profunda", como se hace con los "asesinos en serie para comprender mejor su forma de pensar y anticipar comportamientos" (Le Figaro dixit). Una de las claves reside en lo no-verbal, el lenguaje corporal, que nos indica, en el caso de François Hollande, su "bonhomía" y, en el de Nicolas Sarkozy, una personalidad "esencialmente ansiosa y triste". La pregunta es: dando por cierto que la gente decide su voto por una "primera impresión" y no por haber leído ningún programa, según Sutter, ¿quién podrá predecir la victoria de uno u otro con los elementos mencionados?

Rifirrafe franco-británico

La acumulación de invectivas contra la economía británica de los responsables franceses hace pensar en un consignazo al más alto nivel. La onda de choque del último Consejo Europeo de Bruselas parece no haberse agotado. En menos de 24 horas han salido el primer ministro Fillon, el gobernador del Banco de Francia y el ministro de Economía Baroin, señalando directamente los puntos débiles de la economía británica, mayores que los de la francesa, dicen ellos, y para quejarse de la ojeriza que parecen mostrarles las agencias calificadoras. Entre las palabras de Baroin, esas un poco crípticas en las que decía que no iban ni a dar ni a recibir lecciones de nadie y que "habían recibido algunas".

Dudoso honor

La Vª República no había condenado nunca a un expresidente. Jacques Chirac se lleva ese dudoso honor cuatro años después de haber expirado su mandato. Todo ha sido extraordinario en este proceso ya concluido con una sentencia a dos años de prisión en suspensión por malversación de fondos públicos en la alcaldía de París. El gran caudal de simpatía (una parte, sobrevenida al abandonar el cargo), su edad, su estado de salud, su presidencia y la lejanía de los hechos (allá a principios de los noventa), han jugado para suavizar una sentencia destinada a ser más severa, una vez comprobado que Chirac era el centro de la trama de empleos ficticios que trabajaban para su partido y los remuneraba la alcaldía de París.

Otra memoria histórica

Los nietos de Louis Renault han llevado a los tribunales la legalidad de la expropiación forzosa y sin indemnización en 1945 de las factorías de su nombre. 66 años después vuelve a los tribunales un caso singular, porque ninguna otra marca de esa entidad sufrió la nacionalización tras la Liberación. Su rival Peugeot (también bajo las órdenes alemanas durante la ocupación) se salvó porque financió y colaboró con la Resistencia. Los nietos Renault buscan hoy la indemnización que el Estado francés no otorgó entonces. Pero detrás está la más que evidente rehabilitación por la puerta falsa de quien colaboró gustoso con el ocupante nazi y obtuvo pingües beneficios por ello, a decir de historiadores y resistentes. El pronunciamiento del Tribunal de Gran Instancia de París, el 11 de enero.

Patriotismo económico

Si el patriotismo es el último refugio de los canallas, qué decir del patriotismo económico. Sarkozy, Hollande, Bayrou, Marine Le Pen y otros presidenciables han entrado en el Consumid francés o Producid francés y su tufillo demagógico. Como aquel de Georges Marchais (PCF) en 1981, Produzcamos francés. ¿Quién recomendará públicamente lo contrario? Se propone, por ejemplo un "label France" para los productos cuyo valor añadido francés supere el 50%. Y, ya que estamos aquí, podemos seguir subiendo el octanaje del patriotismo, con el 60 o 70% de valor añadido, que precisarían etiquetas especiales para marcar su corrimiento al rojo. En LCI, Emmanuel Kessler da un ejemplo de valor añadido francés: se compra una camiseta en Extremo Oriente por un euro, se le estampa una imagen en Francia y se vende por 6. ¿Aumentamos más el precio y el patriotismo?

Susanita Sarkozy

Descargar CUENTO DE LA NIÑA SARKOZY
Aquí les traigo el cuento de la niña que se transforma en Sarkozy. Los compañeros de No es un día cualquiera lo emitieron el sábado y creo que merece la pena escucharlo. Felicidades por la redacción y la realización. Pinchen el enlace y lo disfrutarán.

La apuesta de Cameron

La radicalidad con que la Unión Europea se ha separado de Gran Bretaña da idea de la profundidad de la crisis. El eje franco-alemán ha apostado fuerte y ha sido consecuente con su advertencia del lunes de avanzar a 27 o a 17 más los que se quieran unir, sabiendo que estaban hablando de Londres. No será Gran Bretaña la que ponga la zancadilla y, menos, consiga excepciones para la City. En este sentido hay una clarificación, más para el proyecto europeo que para el euro, que los británicos no comparten. David Cameron ha jugado fuerte, como hizo en su momento Margareth Thatcher agitando su famoso cheque. Pero las circunstancias han cambiado y Cameron ha perdido su órdago. Ahora falta que los que se queden, honren su proyecto.

Un discutido voto

El voto de los inmigantes no comuntarios en las elecciones locales ha sido un filón político para los grupos políticos franceses. En primer lugar, los socialistas, ahora mayoritarios en el Senado después de más de 50 años. Fue precisamente el dominio de la derecha en la Cámara Alta lo que impidió a Mitterrand aprobar en su momento este punto de su programa electoral. Hoy, los socialistas se sacan una espina. En segundo lugar, el Frente Nacional, que aprovecha el debate para movilizar a unas decenas de acólitos ante el palacio de Luxemburgo y salir en los medios con el ruido del ya desgastado ¿adónde vamos a ir a parar? En tercer lugar, el sarkozysmo, hallando un motivo para sacar pecho y rasgarse las vestiduras. Y hacer como que evita nuevas pérdidas de voto por su derecha. Los bandazos de Sarkozy sobre la materia (ahora no, ahora sí, ahora no) indican mucho oportunismo. Todo para que al final el asunto no vaya más allá, porque la Asamblea ni lo va a incluir en su agenda.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios

Archivos