« Hiperreactividad afgana | Portada del Blog | La ruptura con Turquía »

Hollande en campaña

Hollande ha entrado definitivamente en oficiosa campaña electoral con un mitin multitudinario en Le Bourget. En su discurso de 82 minutos ha señalado con el dedo a "las finanzas" como su principal adversario en estas presidenciales. El favorito socialista (30% de preferencias) ofrece medidas que ya en parte han sido anunciadas por el actual gobierno, como la tasa de transacciones financieras, más otras como la regulación de bonus y la prohibición de productos  financieros tóxicos. No se puede permitir --dice Hollande-- que los bancos especulen contra los Estados. El problema siempre está en concretar esa retórica y sus propuestas si llega al Elíseo. Aunque los franceses aspiran al rigor político, la distancia entre sus programas y la realidad no es muy distinta a la de otros países. Y no quiero señalar a nadie. Detrás de cada elección hay que responder con una sola solución a todas las cuestiones sobre la mesa. Una pregunta podría ser la siguiente: ¿Debe pagar Sarkozy los platos rotos de la crisis?

2 Comentarios

Los platos de barro no, porque no los conoce, pero los platos de porcelana fina de Limoges y los de Baccarat del Eliseo o los del Fouquet's donde Sarko y sus amiguetes no pagan ni los platos ni la comida, si !

El tema de rendir cuentas de la crisis con elecciones de fondo, salen ocurrencias atropelladas de gran ruido y pocas nueces. Algunos confunden deseos con realidad, en ese delirio político se quiere las ventajas de esta parte del océano Atlántico y ventajas del otro lado, sin querer asumir los inconveniente de ambas caras.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios