« Adaptarse o morir | Portada del Blog | El túnel del tiempo »

Radares pedagógicos

Eaucourt-sur-Somme (Somme), un pequeño municipio del norte de Francia, ha introducido los insultos en sus radares pedagógicos. Los automovilistas que sobrepasen la velocidad estipulada pueden ver cómo se enciende la pantalla de advertencia con estos mensajes: Dominguero o Fuck you (así, en inglés, es decir: Que te den). Como broma es buena; como mensaje pedagógico, no acabo de verlo. Los mensajes han sido finalmente cambiados.

Las feministas de Ni putes ni soumises (creo que no hace falta traducirlo) han exigido que se derogue de una vez la ley que prohíbe a las mujeres vestir con pantalones, de 26 de brumario del año IX (17 de noviembre de 1800). Hace decenas de años que no hay una sola multa por esta antigualla legislativa, a la que sí debió someterse en su momento George Sand y otras precursoras que obtuvieron permiso para "travestirse". Hoy las feministas francesas exhortan a los candidatos presidenciales a abrogar defininivamente esta ley "regresiva y humillante, que legitima el control del cuerpo femenino". Cada uno arrima el ascua a su sardina, pero lo que demuestra este fósil legislativo no es tanto eso, sino el gusto francés por producir leyes, ordenanzas, códigos y ucases de todo tipo, para dormir gran parte de ellos el sueño de los justos desde bien pronto.

3 Comentarios

Sugiero otros mensajes para los radares pedagógicos: "Como te vuelvas a pasar te vi a meter un paquete que lo flipas"; "Fitipaldi: te estamos esperando a la salida del pueblo"; "No corras, cobarde".


A mi lo que se me suele ocurrir cuando un coche o una moto van acelerando (y metiendo mucho ruido) es esto: mejor que te pisaras un huevo; que pedagógico tampoco es, la verdad.
No sé si lo de los radares solucionará algo, pero algo se debería hacer para restringir la circulación (más si va haciendo bulla) en determinados parajes: de alguna manera los deteriora, silencio incluído. Y parecido en las playas y el campo en general ... con los ponen la radio a todo volumen, se ponen a jugar con las motos ... y no respetan a los demás.







Respecto a lo de la ley, habrá que averiguar si cuando Pepe anduvo por aquí nos dejó algo parecido a lo que se le ocurrió al hermano, tras el golpe al directorio.
Y no habría por qué derogarla, se me ocurre: el uso y la costumbre se la han cargado, sin más.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios