« Generoso gen | Portada del Blog | CAMELLEROS CON CONTADOR »

A morrearse a casa

Paseaba mi amigo por un céntrico parque de Jerusalén de la mano de su novia. Eran las primeras horas de la tarde de un luminoso día de noviembre, un mes en el que los termómetros han llegado a los 23 grados. Decía que mi amigo paseaba apaciblemente con su chica y estoy seguro que algún arrumaco se le escapó: un besito ¿a ti quien te quiere? ¿Quién es la más guapa de Jerusalén? etc. Y en esto, un joven ultraortodoxo, de esos que visten de negro y lucen largos rizos desde las patillas les increpó. Bueno, mejor dicho, como un blindado se lanzó hacia ellos reclamándoles a gritos y malos modos decencia y buen comportamiento. Como si de un cura integrista de la España de los cincuenta se tratara, el vigilante de la moral y la decencia poco menos y los manda a galeras, a picar piedras al Negev o sanear el Mar Muerto. Este insignificante pero muy molesto detalle para la pareja pone en evidencia los valores de una parte de la sociedad que en Israel, entre otros ve con malos ojos el limpio amor de una relación entre hombre y mujer (y viceversa por si acaso, que radicales los hay en todos los lados).

Junto a Jerusalén no hay uno, hay dos muros: uno es el que separa los territorios cisjordanos y otro es el que moralmente divide a una sociedad que quiere discurrir acorde con sus tiempos y maneras ante otra anclada en el siglo XV. Es ese colectivo radical que no permite que las mujeres viajen en los autobuses junto a los hombres o donde ellas son, exclusivamente, amas de cría o maquinas paridoras. Es una sociedad endogámica donde la elección de ellas como esposas, en muchos casos, se hace por catálogo o donde la homosexualidad ocasiona cruentas batallas callejeras entre ultraortodoxos y policías. Es un grupo que vive en barrios cerrados y que de muy buena gana convertiría a Jerusalén en un gigantesco gueto. Gentes que sin pagar impuestos marcan y obligan en Shabat o Yom Kipur; que no permiten autobuses urbanos durante el descanso semanal y que rodean la ciudad con un gran alambre que determina su territorio religioso. Unas gentes que quieren controlar la educación del país judío y que pretendían más poder para los tribunales rabínicos en la sociedad hebrea.

Es ese mismo colectivo que ha conseguido que tres mil soldados se hayan convertido al judaísmo en un país donde parece estar pasada de moda la separación de poderes. Una sociedad que mira para otro lado cuando se conoce que Israel, al que no reconocen como estado los ultraortodoxos, solo ha investigado hasta final de 2007 setenta y tres de los 2.219 casos de muertes de palestinos a manos de sus militares desde septiembre del año 2000. Lo dice la organización de Derechos Humanos israelí, Yesh Din. Naciones Unidas, esta semana aseguraba que el bloqueo israelí en Gaza es un "asalto masivo a los derechos humanos". Vamos, una tontería comparado con la peligrosidad social de las carantoñas de una pareja en un parque. Los muros suben y suben ¿hasta dónde llegarán?

46 Comentarios

"Un amigo".... ese el típico truco que uso yo para contar las cosas que me han pasado de las que me avergüenzo. ¿No serías tú Paco, el que se excedió en las muestras de cariño con tu señora por las calles de Jerualen? Ahora en serio. Creo que cuando hablamos de estas cosas, no deberíamos olvidar que hace no tantos años la guardia civil de paraba con un capón si te pillaba besando con lengua a tu novia, o recordar cuando criticamos el velo islámico, que toda viuda de buena familia debía cubrirse su cabeza como muestra de respeto. Con esto no justifico estas actuaciones represivas y dignas de tiempos pasados, pero si situarnos en un punto más humilde al criticar. Todos los países y culturas tienen su evolución. Esperemos que la democracia y la cordura llegue pronto a todos ellos.
FELICIDADES POR TU NUEVO BLOG. Creo que zonas como oriente medio dará grandes historias, y mejor contadas por grandes periodistas como tú.

Si me hace eso a mi se come el sombrero. Si es muy grande no en ese mismo momento pero que le hago comer el sombrero fijo.

Después de haberle comido el sombrero pasas algunos días en la cárcel pero no sin antes haber recibido algunas patadas en el estómago y otras caricias de los soldados israelíes. Todo eso posiblemente sin dentadura.

Para el comedor de sombreros:

Después de haberte comido el sombrero, pasarías algunos días en la cárcel. No sin antes haber recibido algunas patadas en el estómago de los soldados israelíes como muestra de bienvenida y otras ¨caricias¨ que parecen perfeccionar a las mil maravillas. Todo eso probablemente sin dentadura.

Después de haberte comido el sombrero, pasarías algunos días en la cárcel. No sin antes haber recibido algunas patadas en el estómago de los soldados israelíes como muestra de bienvenida y otras ¨caricias¨ que parecen perfeccionar a las mil maravillas. Todo eso probablemente sin dentadura.

Parece que ha pasado mucho tiempo desde que a un amigo le pusieron una multa de un duro por darle un beso a su novia en el parque del retiro. El dinero para las pipas y el cine, vamos guapa, a medir terreno toda la tarde, con la vergüenza en la cara por ejercer públicamente el derecho a que alguien se sienta querido. Y es que las religiones que predican el amor lo que publican al fin es el odio, y a los de las coletas, les sobra, odio, venganza y ganas de joder.

Increible que pasen estas cosas. Xose es impulsivo pero se le ve noblote. Yo te ayudo tio.

Shalom! Dígame usted señor González Forjas: ¿Cuántos asesinatos de israelíes han investigado desde entonces las autoridades palestinas? Dígame cuántos, señor González Forjas. ¿Y no es acaso también una violación de los derechos humanos lo que está ocurriendo en el oeste del Neguev, miles y miles de civiles israelíes que viven aterrorizados por los misiles terroristas? ¿Por qué tanta parcialidad, señor González Forjas? ¿Por qué la comunidad internacional y los medios de comunicación no paran de condenar las acciones de Israel y olvidan los crímenes palestinos? Nadie me da una respuesta convincente. Deme aunque sea una usted, señor González Forjas. Por otra parte, la sociedad israelí es una sociedad muy abierta, pero hay límites. Jerusalén es una ciudad sagrada, y debe seguir siéndolo, como capital eterna e indivisible de Israel. Los haredim se ocupan de ello, rezando por el bien de la capital y de todo nuestro Estado. Hay que respetar su estilo de vida, que sólo puede molestar a los dictadores del laicismo antirreligioso. Señor Forjas, si su amigo quiere hacer guarradas en público, mejor que se quede en casa. Hable con él, señor Forjas, y dígaselo. Estoy además convencido señor Forjas de que su amigo no es judío, ni musulmán, ni cristiano. Si fuera judío, musulmán o cristiano tendría más sensibilidad acerca de lo que puede hacer o no en público en una ciudad santa como Jerusalén.

Señor Ben Amar:Darle un beso a una chica no es una guarrada y si eso es lo que le parece a Vd. es que no está bien de la cabeza amigo.Si es una guarrada la cantidad de basura que arrojan a la calle los judíos en su querida ciudad santa ¡vergüenza les tenia que dar!Y si quiere respuestas a la violación de derechos humanos, pase una semana en la bonita ciudad de Gaza,seguro que lo comprenderá.Le animo Sr.Forjas a que lo cuente TODO TODO poco a poco claro está porque algúno puede reventar por la maldad que destilan en esta tierra.

Hola Moises:
¿A ti no te gusta hacer guarradas?. A mi me encanta hacer guarradas. Hay unas que las hago en publico y otras en privado. Oye, lo normal ehhhh.... nada del otro mundo. Un besito, una caricia...en publico. En privado cosas mas subidas de tono. Tambien me da morbo hacerlo en lugares publicos y que me vean cuando lo hago.

Paco, te ha quedado bordado. Me ha parecido muy acertada la argumentación del Sr. Ben Amar porque confundir el culo con las témporas es habitual en la dialéctica del ocupante.......ciudad sagrada, pero que coño fumará ese individuo. Un saludazo y arriba Pucela

Señor Anónimo, creame que conozco Jerusalén lo suficientemente bien para saber que nadie debe tener miedo de darse un beso en público. Pero si un haredi le llamó la atención al amigo del señor González Forjas sería porque haría con su novia algo más que darle un beso. Y eso, señor Anónimo, en el centro de una ciudad tan sagrada para las tres mayores religiones monoteístas es, permítame señor Anónimo, permítame, totalmente inaceptable e intolerable. Señor Anónimo, hay que dejar para la intimidad lo que corresponde a la intimidad, y para los espacios públicos lo que corresponde a los espacios públicos. Me parece repugnante lo que usted dice que hace en público, señor Anónimo. Y por favor, señor Anónimo, no me hable más de tú. El respeto pasa por los buenos modales.

Los argumentos del Sr. Moises Ben Amar, me parecen convincentes: ya se dice aquello de "donde fueres haz lo que vieres". El respeto hacia los modos de vida, las costumbres y las TRADICIONES, son elementales para la convivencia. No se puede ir por la vida rompiendo o vulnerando preceptos, cuya transgresión sólo puede hacer evidente la inadaptación del individuo en la sociedad.

Sr. Ben Amar,
Usted exige respeto, buenos modales, contención en público, enarbola la necesidad de la oración de los haredim y condena las muestras de cariño como algo "intolerable e inaceptable", oponiendose así a la libertad de la persona entendida más allá de los valores de cualquier religión.
Personas con un pensamiento como el suyo son las que hacen de Jerusalén una ciudad empobrecida de la que huyen incluso los propios israelíes, que está perdiendo población y medios y en la que se vive una tensión irrespirable. Condena a la prensa y la comunidad internacional. Yo también la condeno. Por no denunciar más, por no contar más lo que aquí ocurre, por no acabar lo que es en realidad "intolerable e inaceptable": la vergonzosa discriminación de la población árabe, la falta de libertad de los laicos y de quienes no aceptan el fundamentalismo religioso judío, la rabia y el maltrato hacia el diferente, la mala educación y los incontables males que aquejan a Jerusalén. Deseo que, en la ciudad en la que viva, no le traten, como religioso que es, como nos tratan a los laicos los judiós integristas en Jerusalén.

Como protagonista de este post, con el permiso de Paco, quiero detallar las "guarradas" que hice con mi novia. No era el comienzo de la tarde, sino más bien el comienzo de la noche, y estábamos sentados en un parque en el que en más de una hora tan sólo pasaron una anciana con su perro y ese individuo de tirabuzones. Sin más, estábamos en un banco y yo la tenía sentada sobre mis piernas, pero no hacíamos nada más que hablar. De repente vino el chaval como una fiera, gritando y señalándome con el dedo. A ella ni la miraba. Decía que lo dejáramos, que en el parque juegan niños. Entonces, ella, que entendió la situación al instante (porque yo no me enteraba de qué iba el rollo) se sentó a mi lado, y el tipo se fue exactamente por el mismo lugar por el que había venido. Luego mi novia se volvió a sentar encima mía, claro. Pero la cuestión es que no es la primera vez que nos pasa algo así. Es sinceramente un colectivo, este de los tirabuzones, al que hay que dar de comer a parte. Tengo bien poco contacto con ellos, pero en ocasiones casi me cabrean tanto como los taxistas de aquí. La concentración de taxistas falsos y sinvergüenzas es alta en cualquier parte del mundo, pero es que aquí... Espero que Paco, con su peculiar chispa, nos premie en algún momento con un post sobre esta panda.

Pues yo deseo que en esa ciudad tan religiosa, algo de la religión te impregne y vayas a misa hoy domingo y los siguientes, porque hijo siendo así de ateazo lo tienes jodido para entrar en el cielo, aunque te pases cinco años dando cabezadas al muro.

(lo siento se me ha cortado)... será que en esta semana han muerto doscientas personas, han vivido el pánico ocho millones y a mi, me han amenazado en nombre de ala, y que podría haber sido en nombre de yaveh, de cirsto rey o de su madre. Y por otro lado me molesta que a una denuncia le siga siempre un reproche de lo que no se denuncia. No a la guerra! decían unos. Inmediatamente intentaban cerrarles la boca. Porque no decis no al terrorismo?, es la clase de despecho demagógico que sirve de herramienta para atizar a los ignorantes y los despotas de cualquier nacimiento.

Por cierto forjas, no sabía lo del gonzalez....que novedad

Jerusalen es tan sagrado como cualquier otra parte del mundo. Y no te preocupes que te dejo mirar y al chaval de los tirabuzones tambien.

Pues como tiene que ser: a morrearse a casa. Que es eso de darse besos por la calle? Inmoralidad!

Señor Anónimo, usted en Chueca hará lo que quiera en público, pero si viene algún día a Jerusalén tendrá que cortarse un poco, señor Anónimo. Lo digo por su bien, señor Anónimo, y por el bien de nuestra Jerusalén, capital eterna e indivisible del Estado de Israel. Y le repito que no me hable de "tú", señor Anónimo, no me hable de "tú".

Sr. Moises Ben Amar: ya lo dije un poco más arriba, que sus argumentos son convincentes, por ello mismo debería de "pasar" de los necios.
Su exposición me ha parecido brillante y somos muchos los que concordamos con su pensamiento. La necedad de ellos, sólo muestra la imprudencia y la ignorancia hacia otras culturas. Un saludo.

Señor Ben Amar, eso de capital eterna e indivisible del estado de Israel no se lo cree ni usted. En el momento que las negociaciones de paz avancen y se consiga un estado palestinos usted y todos los que son como usted tendrán que aguantarse. Será la misma situación como cuando la ONU en el 48 le dió a ustedes un terriitorio que no les pertenecía. Ahora tendrán que tragar. Serán dos estados y dos territorios condenados a entenderse o a matarse. Claro que ustedes se benefician del conflicto con los árabes, sino fuera así, se mataraían entre ustedes.

a V.J.P.S:
Se puede saber porqué dices que la concentración de taxistas falsos y sinvergüenzas es alta en todos los sitios?

No se, pero tengo la impresión de que todo lo que cuentas es falso. No me creo nada de lo que dices. Una hora en un parque? en la que solo pasa una vieja?. Por cierto, si el parque es sitio de recreo de niños no se qué tenías que hacer ahí, aparte de molestar.

Estás seguro de que entendiste al niño? Lo dudo, ya que seguro que vas por ahí como el caballo de Atila insultando a todos como lo has hecho con mi gremio, gratuitamente?

Estoy muy indignado con tus comentarios. Deberías avergonzarte y pedir perdón publicamente.

Paco: me has invitado a tu blog, pero no sabía que tenían la puerta abierta estos tipos tan intransigentes. No volveré. Nos vemos por los bares, ah: te agradecería que no traigas al VPO.

Taxista:
Como víctima de taxistas falsos y sinvergüenzas me niego a perdir perdón públicamente, lo siento. Tú acabarías también con ganas de pegarte con más de uno de los de aquí, a no ser que seas todavía más falso y sinvergüenza que ellos, de lo cual no dudo. Y por cierto, a ver si utilizas los signos de abrir interrogación. Debes tener un teclado extranjero y ser tan vago como para no meterlos con la tabla de signos o teclas ASCII. Si tienes teclado español y no sabes usarlo, mejor vuélvete al cole y repite la EGB, macho.

a V.J.P.S.:

Ahora estoy seguro de que el niño no te increpó. Te retratas solito.


Paco: Y este es amigo tuyo?

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Molleda


Miguel Molleda Rábago es el corresponsal de Radio Nacional en Jerusalén. Periodista de amplia trayectoria profesional en Radio Nacional de España, donde ingresó por oposición en 1986, se ha especializado en relaciones internacionales y ha informado para la radio pública de los principales acontecimientos ocurridos en las postrimerías del siglo pasado y comienzos del siglo 21. Después de un breve periodo de corresponsal en Bruselas fue enviado especial en Rumanía tras la caída del Muro de Berlín. Informó desde Bucarest de la desaparición del régimen de Ceaucescu y las transformaciones que siguieron en Europa Central y Oriental.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios