« GENEROSIDAD INCONTROLADA | Portada del Blog | Benedicto se fue y la nave va »

JUSTICIA UNIVERSAL

Siendo como es este el único país democrático de Oriente Medio, según dicen los israelíes, no estaría mal que tuvieran claro cómo funciona efectivamente una democracia, cuya base fundamental es que sus poderes puedan moverse con absoluta independencia unos de otros. La decisión del juez Fernando Andréu escuece en las estructuras políticas y sociales hebreas. Acostumbrados como están a que no se les rechiste y a hacer de su capa un sayo cuando les viene en gana, la medida adoptada por el magistrado español, con la recomendación negativa de la fiscalía, les duele. Lo curioso del asunto es que aún nadie aquí ha hablado ni explicado cómo funciona el sistema judicial español, que reconoce y respeta el principio de justicia universal.
Para los que no lo sepan, la cuestión que ha levantado ampollas contra España se remonta a julio de 2002 cuando Israel, dentro de su política militar de asesinatos selectivos, bombardeó en Gaza la casa del líder de Hamas, Salaj Shajada. Además de él y su familia murieron 14 civiles más. Shajada, había nacido en Gaza y era el creador de las Brigadas de los Mártires Az Ha Din Al Kassam, el brazo armado de Hamas. El juez Andreu, por tanto, continuará la tramitación de la demanda que presentó el centro palestino de Derechos Humanos, aún a pesar de la opinión en contra de la Fiscalía. Curioso es que este último aspecto es defendido y remarcado en las declaraciones políticas de los dirigentes de Israel quienes se cuidan muy mucho de hablar de la independencia judicial en los países democráticos. Israel, además, exige a España que retroceda en su intento de juzgar a las acciones militares de su país ¿Debemos algo a Israel para que nos pida explicaciones? Quiero creer que Israel y sus habitantes fueron uno más de los que se alegraron cuando Garzón puso a Pinochet contra las cuerdas precisamente gracias al principio de Justicia Universal.

Y como no hay dos sin tres ahora va Naciones Unidas y acusa al ejército de Israel de disparar en forma deliberada contra instituciones de las ONU durante la ofensiva militar de Gaza este diciembre y enero pasados. Hubo 1400 muertos y más de cinco mil heridos y Naciones Unidas sigue a la espera de una respuesta formal del gobierno israelí al informe presentado al Consejo de Seguridad.

Si respecto a la actitud del Juez español Israel dice que todo es una maniobra política que contrasta con los principios básicos de la justicia y que sería bueno para el honor de la justicia española que esta iniciativa se cancelara cuanto antes, para Naciones Unidas también hay leña. Dice el ejercito que los resultados de la investigaciones no coinciden con el informe de la ONU y que el Estado de Israel considera el informe de Naciones Unidas tendencioso y claramente parcial. También dice el gobierno hebreo que la comisión ha preferido las reivindicaciones de Hamas, una organización terrorista y asesina.

No entiendo eso de que la tal maniobra contrasta con los principios básicos de la justicia. Creo que es todo lo contrario, creo que es un canto a la justicia universal para un mundo necesitado de criterios morales. Tampoco dudo de que países como el nuestro, con tribunas abiertas a la justicia, puedan sufrir el abuso de organizaciones que busquen la publicidad y perviertan el sistema. Pero lo cierto es que en el caso que nos ocupa hay catorce muertos, casi todos civiles. También la inmensa mayoría de los muertos en la operación Plomo Fundido eran civiles y el asunto ya ha pasado sin pena ni gloria ¿Se acuerda alguien de los sucesos de primero de año en Gaza?

Me quedan muchas dudas respecto al comportamiento de este país que presume de ser la única democracia de la zona y del que han salido a Ginebra, entre los años 2001 a 2006, unas 600 denuncias por torturas que nadie ha investigado. Naciones Unidas desde su Comité contra la Tortura ha denunciado también la existencia de un centro secreto, conoció como la instalación 1.391, en el que se encierra a sospechosos palestinos y se les tortura. El gobierno hebreo asegura que está desmantelado y a pesar de ello no permitió su visita a los representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja.

57 Comentarios

Porque sera?
Cincuenta años de petróleo y recursos ilimitados, decenas de países y millones de personas, no han dado un solo Premio Nobel al mundo. Cincuenta años de Israel, con escasa población y recursos limitados, han dado más de una decena.
Tranquilos, todos quietos. Que no se asuste Maruja Torres ni toda la corte de martillos de herejes israelíes que habitan por las esquinas del dogmatismo progre. Este artículo no va de Oriente Próximo, quizá porque el verano, a pesar de sus negras noticias, se resiste a abandonar las buenas intenciones. Además, la persistente lógica perversa de la maldad terrorista cae por su propio peso, más allá de los intentos que algunos tienen de demonizar todo lo que huele a occidental, y perdonar paternalmente lo que se cuece en las montañas donde cabalgan los nuevos Almanzor. En todo este denso y complejo conflicto entre una ideología nihilista totalitaria, con vocación imperial, y el código ético-político de la modernidad, los hay que son tan anti occidentales, que acaban siendo anti modernos. Y por modernidad entiendo los valores históricos que han cuajado en un modelo de sociedad libre. Por decirlo con un símil de propia cosecha que me resulta simpático: los hay que ven a un cura católico y les sale un sarpullido, pero ven a un imán en las montañas del Líbano, y tienen un orgasmo. Imagínense la histeria si ven a un rabino. Decía que el artículo iba de otra cosa.
En ese edificio mágico de Puig i Cadafalch que hoy alberga la Casa Asia, vivimos una extraña y feliz tarde de verano. El profesor de Ciencia Política Xavier Torrens y Jaime Huberman, portavoz de la comunidad judía Bet Shalom de Cataluña, nos invitaron a reflexionar sobre “el factor X de los judíos”, quizá inspirados por ese estimulante programa musical que triunfa en Cuatro. ¿Qué factor cultural, religioso, histórico, incluso hasta genético podría explicar las sorprendentes cifras que rodean a los innumerables escritores, pensadores, directores de cine, músicos, creadores de todo tipo que han surgido del pueblo judío?
Que un grupo humano que representa menos del 0,2% de la población mundial haya dado a la humanidad más del 20% de los Premios Nobel, entre ellos algunos de los últimos, está fuera de toda estadística y, seguramente, de toda lógica. Claves en la literatura mundial, con algunos hitos en el siglo XX que marcaron a fuego a generaciones enteras -con Marcel Proust a la cabeza-, también ha sido la aportación judía la que ha sentado las bases del pensamiento moderno.
El chiste lo resume de forma magnífica: un día, un judío se subió a la montaña y, al bajar, aseguró: “Dios es la verdad, y la verdad está en la ley”. Se llamaba Moisés. Siglos después, otro judío aseveró: “La verdad es Dios, y Dios es amor”. Se llamaba Jesús. Luego apareció otro que, sin el amor divino, aseguró que la verdad era el dinero. Era un tal Karl Marx. Después llegó Freud y situó la verdad algo más abajo, en la zona crucial de la entrepierna. Y pa-ra acabar el círculo, apareció Einstein y lo barrió todo: “La verdad es relativa”.
Nada de la filosofía, la matemática, la física, la medicina, la literatura, la música, nada relevante en el terreno del pensamiento, la ciencia y la creación se puede explicar sin la extraordinaria aportación del pueblo judío. Y siempre fueron muy pocos. Y siempre fueron perseguidos como ratas. ¿Factor X? Ahí estuvimos, en una sala repleta, con gentes por pasillos y suelos improvisados como sillas, intentando dar respuesta a un particular enigma. El historiador Joan Culla analizó la aportación política, Xavier Torrens se atrevió con la creatividad, Vicenç Villatoro con la literatura, yo apuré algunas ideas sobre la aportación al pensamiento, el rabino Ariel Edery lidió con la supera-ción en la adversidad y, con la ayuda de Jaime Huberman, que nos acogió en ese espacio de libertad y cultura que es la gente de Bet Shalom, salieron algunas ideas presentables. Este es el aperitivo de una reflexión colectiva apasionante y, seguramente, imposible. El factor no es genético.
En el pueblo judío hay de todo, como en todas las boticas, desde cerebros brillantes a gente de limitada ambición mental, aunque el porcentaje de genios está fuera de toda curva estadística. El factor no es religioso, ya que parece que los dioses sólo iluminan los caminos cuando uno enciende las velas. Tampoco parece un factor histórico, aunque la pesada carga de su pesante historia ha conformado un instinto sobrenatural de superación. Xavier Torrens habló del valor del estudio; no en vano los judíos fueron, durante siglos, el único pueblo de nuestra cultura que estaba alfabetizado. Pero también estudian los fundamentalistas del Pakistán, de manera que el factor diferencial no es estudiar, sino lo que se estudia.
Personalmente, situé la cuestión en la singular cultura libertaria y anti dogmática de un pueblo que incluso discute con su propio Dios, pueblo del libro, vinculado a la palabra y a la reflexión. Fueron ellos quienes, hace miles de años, escribieron un código de leyes que aún marca las pautas actuales de la convivencia. Y fue el rabino Edery quien selló la reflexión. Quizá el factor X es la vida judía, el conjunto de valores que marcan su complejo entramado cultural, en los cuales la veneración por la vida, la superación individual y el compromiso con la cultura han sido su hecho diferencial durante siglos.
Desde luego, no es baladí el esfuerzo económico que Israel dedica a la investigación científica y médica -en un país que se ve obligado a dedicar el 60% de sus recursos a defensa-, pero ello sólo explicaría el fenómeno en las últimas décadas. Aunque quede este dato para contrarrestar algunos odios: 50 años de petróleo y recursos ilimitados, decenas de países y millones de personas, no han dado un solo Premio Nobel al mundo. Cincuenta años de Israel, con escasa población y recursos limitados, han dado más de una decena.
Este artículo no pretende responder al enigma, pero me pareció interesante plantearlo, inspirada por esa feliz tarde de verano. Y no tanto para animar a buscar respuestas, como para recordar que cuando hablamos de los judíos, hablamos de cultura, de pensamiento, de ciencia. Ningún pueblo ha aportado tanto siendo tan pequeño. Sin embargo, lo mayoritario no es el agradecimiento. Lo mayoritario es repetir, machaconamente, las maldades del prejuicio y el desprecio.

*Este artículo de la periodista española Pilar Rahola cobra particular relevancia una vez que la Academia de Ciencias de Suecia concedió el Premio Nobel de Química a la profesora Ada Yonath del Instituto Científico Weizman de Rejovot.
www.pilarrahola.com

Pero bueno, Torti, ¿me va a responder o no? No importa, sé más o menos quién es, o mejor, para quién trabaja. Porque el único que entre 3 y 5 de la madrugada manda mensajes (con distintos nombres) a las ediciones digitales de los diarios para defender a Israel sólo puede ser usted. Eso sí, cambia de apodo para que no se note mucho que sólo usted, con algún colaborador, rastrea las noticias sobre Oriente Próximo. Estáis nerviosos, porque vuestros crímenes, aunque impunes, siguen siendo crímenes a los ojos de la opinión pública europea.

¿Pero la tal Rahola esta a la que se refiere Torti no es la que sale en los programas de cotilleo y que tiene un chollo con el gobierno de Israel para los viajes?

Gracias Torti por tomarte la molestia de mostrarnos este artículo. Lidia, Pilar Rahola no sale en los programas de cotilleo. Actualmente la puedes oir en Onda cero con Julia Otera analizando temas de actualidad, y creo que escribe en algun periódico de cataluña. Desde luego no es santo de mi devoción pero este artículo me parece genial, me ha encantado.En cuanto a lo del chollo de los viajes, ni idea.

Pastora, seguro que el artículo le ha encantado, pero está lleno de mentiras, falsos tópicos o simplemente de ocurrencias estrambóticas. Le enumero sólo los dos ejemplos que considero más sangrantes:

- No es cierto que durante siglos los judíos fueran el único pueblo de nuestra cultura que estaba alfabetizado; precisamente la sabiduría antigua se mantuvo por las traducciones y manuscritos que se conservaron precisamente en el mundo musulmán.
- No es cierto que no haya ningún premio Nobel entre los musulmanes (a eso parece referirse). La afirmación es estúpida, precisamente por la relevancia de personalidades del mundo árabe que han sido galardonadas con el Nobel, y no hace muchos años. En cualquier caso le aseguro que los premios Nobel suelen concederse a habitantes de los países ricos, que pueden dedicar más recursos a la investigación, la cultura o las artes. El hecho de que no haya muchos ciudadanos galardonados de Haití, o de Guinea Bissau, no quiere decir que sean "menos dotados". Cierto, la riqueza en los países del ámbito musulmán está muy mal repartida, y en absoluto se invierte lo necesario en mejorar la calidad de vida de sus gentes. Pero no por ello dejaremos de criticar los crímenes que se cometan en esos países, y por supuesto, tampoco en Israel, que sistemáticamente los niega.

Lidia:ese es todo tu comentario del articulo de Pereira Iraola?Que tiene un chollo y esta en programas de cotilleo?No lo leiste o te callo verdaderamente mal.Siempre algunas verdades cuando te enteras o no las crees y sin opinar lo mejor es difamar al escritor.Que tristeza verdad.

Buenos días. Me gustaría saber si el tal torti está de acuerdo con la afirmación de Rahola de que no hay galardonados con el Nobel entre personalidades del mundo "musulmán". Porque en mi vida me he encontrado con mentirijillas, grandes mentiras y esa estupidez. Cualquier día esta señora jurará que hay colonias de osos pardos en Murcia, y se quedará tan ancha. No se moleste, sé que no me responderá, pero al menos verá que algunos no nos chupamos el dedo.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Molleda


Miguel Molleda Rábago es el corresponsal de Radio Nacional en Jerusalén. Periodista de amplia trayectoria profesional en Radio Nacional de España, donde ingresó por oposición en 1986, se ha especializado en relaciones internacionales y ha informado para la radio pública de los principales acontecimientos ocurridos en las postrimerías del siglo pasado y comienzos del siglo 21. Después de un breve periodo de corresponsal en Bruselas fue enviado especial en Rumanía tras la caída del Muro de Berlín. Informó desde Bucarest de la desaparición del régimen de Ceaucescu y las transformaciones que siguieron en Europa Central y Oriental.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios