« Todos eran sus hijos | Portada del Blog | "La revolución en directo: Tahrir,segunda parte" »

¿Es imposible la solución de los dos estados?

Hay muros que se levantan para separar, no para protegernos del otro. Muros que se elevan como barreras que impidan ver como saqueamos a nuestro prójimo. Hay muros de contención, estos si defensivos, que nos sirven de parapeto frente a la avalancha. Y hay muros mentales, construídos piedra a piedra, como los numerados bloques en la entrada de la Ciudad Vieja, hechos de desconfianza, egoísmo, prejuicios y prepotencia. Estos muros son los peores y su mampostería puede ser tan milenaria como las Murallas de Jerusalén. ¿Por qué hay tantos muros en esta "tierra santa"?

De nuevo el conflicto palestino-israelí ha vuelto al rincón del olvido en el teatro de la información. La propuesta palestina de reconocimiento en la ONU dormirá por ahora el sueño de los justos. El presidente de verbo florido, el líder de los grandes discursos que ilusionó al mundo, el que un año antes y en el mismo foro dijo que ya era hora de que naciera Palestina, ha querido enterrarla, no vaya a ser que le estropee el voto de noviembre.

Israel retrocede a golpe de monopolio y decreto del Likud, una regresión social que asusta ya a las mentes más lúcidas del país. Pero las colonias en las tierras palestinas y en Jerusalén Este avanzan sin cesar impulsadas por el poder que controla el promontorio del Knesset. El extremismo crece, se envalentona y ensucia la tumba de Rabin. La solución de los dos estados, palestino e israelí, viviendo en paz y seguridad uno al lado del otro, es cada día más improbable. Una profecía autocumplida.

Los palestinos se saben solos mientras el mundo tiembla por la crisis del sistema, la crisis económica, la crisis de valores. Un niño palestino de Emnaizel, en las polvorientas colinas de Hebrón, sonreiría si le habláramos de nuestras crisis. La Primavera Árabe amenaza también con estragos en la región. Niña palestina de Emnaizel

Pero antes de que llegue el momento de su rendición, el presidente Mahmud Abbas intentará la difícil unidad de Gaza y Cisjordania. Si fracasa, entregará las llaves de Palestina a Israel. Después, los extremos y la demografía decidirán el futuro de esta "santa tierra" donde se siguen levantando tantos muros.

Shalom, Salaam desde Jerusalén

1 Comentarios

No se si es posible o imposible esa solución, el ambiente esta bastante revuelto y caldeado en el mundo árabe, los muros se levantan a modo de contención de personas, ocultar la porquería que hay tras el.
Un panorama crudo de sangre, negro como el petroleo y morado como las túnicas de los cardenales.
Por cierto es muy extraño el cambio en las entradas del blog, donde había multitud de comentarios, expertos en el tema árabe, hoy es un desierto por las ausencias.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Molleda


Miguel Molleda Rábago es el corresponsal de Radio Nacional en Jerusalén. Periodista de amplia trayectoria profesional en Radio Nacional de España, donde ingresó por oposición en 1986, se ha especializado en relaciones internacionales y ha informado para la radio pública de los principales acontecimientos ocurridos en las postrimerías del siglo pasado y comienzos del siglo 21. Después de un breve periodo de corresponsal en Bruselas fue enviado especial en Rumanía tras la caída del Muro de Berlín. Informó desde Bucarest de la desaparición del régimen de Ceaucescu y las transformaciones que siguieron en Europa Central y Oriental.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios