« Historias raras de una crisis | Portada del Blog | Un déspota en el siglo XXI »

Un museo de otro tiempo

Llegó su momento: oportuno para poner un destello de alegría en este akelarre que acartona las ideas por la repetición obsesiva de la palabra “recorte”. Se inaugura el Maxxi de Roma, un museo de otro tiempo porque Roma más que de vanguardias entiende de clásicos, porque ante tanto recorte ha costado 150 millones porque en este tiempo de podredumbres hasta su nombre suena excelso: “Maxxi”. Por fuera, es una mole de cemento de formas volubles y con unos grandes ojos que miran a la ciudad para permitir la entrada de chorros de luz


No es un escarnio del presente, sino una muestra de que existe vida más allá de los recortes. Una ironía del destino nos espera delante de la puerta: un enorme esqueleto de 24 metros de largo con una nariz propia del reino de Pinocho. La obra es un saludo de Gino De Dominicis.


Dentro es una suerte de laberinto. Al atravesar el umbral del museo Maxxi, el espacio se fracciona de manera imprevista. A la izquierda una oscura escalera seduce al visitante con la promesa de no llevarle a ninguna parte. Y en cierta forma, esa primera impresión no engaña porque tras ascender por los escalones nos enfrentamos a dos puertas cerradas. Qué hay tras ellas, lo deberá descubrir la curiosidad del visitante.


El Maxxi supone una invitación al espíritu explorador dentro de la amplitud de espacios. No es casualidad que una de las muestras con que se abre el recinto se titule precisamente Spazio

“Roma no paga a los traidores” titulamos el primer post en el que hablábamos del Maxxi. Todo tiene un precio y lo gratis no merece desprecio: las 15.000 invitaciones para visitar el museo, se agotaron con rapidez.

Hay un sector de Roma para el que este museo es una traición. Otros parecen convencerse de que lo vanguardista de hoy será clásico dentro de 2.000 años. Y, con el incentivo de una fiesta gratis, han empezado a apoyarlo

4 Comentarios

Las escaleras parecen un laberinto o, tal vez, las costillas de ese esqueleto marigudo. Dentro de 2000 anos veremos que dice la historia de este paso. De momento, los canaperos ya llevan algo por delante

Me da la impresión de que un amplio sector de Roma vive pensando en el pasado (la arquitectura del pasado) en mi cuidad, San Sebastián ocurre lo mismo. La gente prefiere reproducir un edificio de la Belle Epoque en pleno siglo XXI, que apostar por la arquitectura de Moneo. Una pena ya que el coche que estilos arquitectónicos me parece maravilloso. El mestizaje siempre es enriquecedor. Seguro que no hace falta esperar 2000 años para que haya quien lo valore, y si no miren ahora la opinión de la gente sobre los cubos de Moneo....

Lo que dice Panther es cierto: la gente puso el grito en el cielo cuando Moneo plantó el auditorio del Kursaal (y aún encima se le cayó a trozos antes de inaugurarlo). Pero ahora no hay folletito de San Sebasián que no lo incluya como imagen característica de la ciudad.
.
No sé si dentro de 200 o 2000 años el Maxxi será algo digno de mención o de recuerdo. Roma lleva mucho lastre tras de sí y la arquitectura es sólo una muestra. Si hoy en día seguimos babeando ante los mercados de Trajano, el Coliseo, Santa María del Popolo, San Andrés del Quirinal o Santa María la Mayor es porque son el reflejo en piedra de un sistema político (político religioso, más bien) que se convirtió en el referente a imitar durante siglos.
.
Me temo que Zaha Hadid no ha reflejado un nuevo sistema político (Berlu no será eterno, tranquilos, aunque a lo mejor nosostros no lo vemos....) sino un concepto diferente de edificio, de ciudad y de relación de la ciudad con el habitante y el entorno. Así que me temo que, como estas cositas cambian más rápido que el imperio de los romanos y el de Dios, pues el Maxxi se irá a la porra en unos 175 años aproximadamente (como el Guggenheim, eh? y unos cuantos más).

No diría lo mismo de San Siro, Maracaná, Old Trafford, Nou Camp o incluso mi amado Riazor, donde tantos catarros pillé.
.
Y es que todos los caminos llevan a Roma: sobre todo si te ofrecen panem et circenses.
Un abrazo.
J.H.

Como vivo a Roma, iré a visitarlo.Pero no estos primeros dias porche eso estará lleno de los perseguidores de los regalado. La ubicacion me parece un poco alejada, salvo que se vaya al Ponte Milvio a poner un candado de amor

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios