« Un museo de otro tiempo | Portada del Blog | Huelga de soluciones »

Un déspota en el siglo XXI

El pequeño pueblo de la montaña vive uno de sus días señalados. Las calles se visten de flores coloreando y perfumando la fiesta patronal. El lugar es pequeño. Como muchos italianos, el pueblo ha crecido sobre un risco que le confirió seguridad en tiempos en que los invasores proliferaban por la campiña. Fortificado ante los asaltos, conserva sus ritos como la procesión del Sagrado Corazón sobre un manto florido.

El recorrido se retuerce por enmarañadas callejas donde apenas entran dos personas caminando de la mano, donde jamás ha entrado un vehículo, donde el sol debe de erguirse al límite para poder colorear esas calles acostumbradas a la penumbra.

El desfile ciudadano tras el sagrado icono siempre fue al mediodía hasta que el párroco decidió que se haría por la tarde. El sol aprieta y las abundantes carnes del prior aconsejaban trasladarlo a una hora menos exigente. Además de recorrer los intrincados recovecos del casco antiguo, la procesión viaja también por los pequeños núcleos que han acogido la expansión del pueblo. Se corta el tráfico mientras voluntarios depositan ordenadamente los coloridos ornamentos florales que aromatizan el ambiente de rito

Pese a que la procesión tiene una hora de inicio, el señor párroco considera que no es pertinente porque el sol despliega su poder despiadado. El alcalde, con el fajín de gala, espera; los curiosos llegados al pueblo aguardan; los escasos municipales tienen cortado el tráfico; los altares están dispuestos a lo largo del recorrido. Pero el pueblo sabe que sólo comenzará todo cuando el sacerdote lo desee. Puede ser a las 7, quizás a las siete y media- me anuncia una vecina-. Pero si la hora señalada era la 6- reclamo como si la máxima del reloj marcara las horas en estos reductos de Europa donde el Señor sigue siendo el Señor, vestido con armadura o con sotana-.

Es curioso, durante un día no oigo a nadie hablar de crisis mientras respiro el frondoso aire limpio de la montaña. Cada sociedad tiene sus propias obsesiones. La de los escasos habitantes de ese pueblecito es un párroco arrogado de amaneramiento despótico.

6 Comentarios

Te veo un tanto ignorante de la tradición de la Iglesia. Evidentemente para ti no significa nada Cristo Eucaristía; para nosotros, los cristianos, es el mismo Dios hecho carne por nosotros; decía recientemente el Papa Benedicto XVI que «la mayor pobreza» de nuestro mundo es su carencia de Dios. Mayor, incluso, que la gravísima que padecemos por la crisis económica. Por eso, acercar el hombre actual a la Eucaristía –prolongación sacramental de la Encarnación y presencia viva de Jesucristo Resucitado- es hacerle una inmensa aportación. No tengamos, pues, miedo a «pasarnos». No es el pietismo el peligro que hoy nos acecha, sino el secularismo y el ateísmo. Ahí te has encontrado a un párroco sin miedo.

Con la Iglesia hemos topado. No hay poder terrenal comparable. Las leyes humanas se convierten en bacterias ante la magnanimidad ( o voluntad) de la Iglesia. Independientemente de contar la historia del párroco, creo, Rubén, que Iñaki buscaba más contarnos una historia en la que no nos hablen de apretarnos el cinturón más. Pero, eso sí, el poder de muchos sacerdotes en pueblos pequeños no es imaginable para quienes viven en las grandes ciudades donde el anónimato libera de miradas de reproche y de presiones sin palabras. Saludos

Tu post me ha recordado un libro precioso, "Cristo si è fermato a Eboli" de Carlo Levi y la película que hicieron sobre él (no recuerdo el director).
Me ha dado envidia el aire puro de la montaña y el sol aplastante. Estos días por aquí sólo respiramos agua y frío (mutaremos en merluzas prontito).
Un saludo.
J.H.

Iñaki he entrado par ver tus comentarios por lo que ha pasado entre Zapatero y Berlusconi, pero todavia no veo nada. Seguro que hablaras mal de Berlusconi, y te digo ya que si lo haces te equivocas. Luego te dire el porque, y lo que paso realmente

Muchas gracias Vladimiro por tu fidelidad crítica. Me hubiera gustado escribir sobre aquel episodio pero, sencillamente,no lo he hecho porque otros asuntos me han ocupado. Berlusconi salió de la sala y se retiraron las banderas. La primera pregunta que habíamos quedado en hacer era sobre la visita al Papa ( otro estado). No era protocolario delante de Berlusconi y con la tricolor detrás. POr eso hubo una movida ante los periodistas españoles e italianos , muchos de ellos ajenos a lo que estaba pasando. Se mueve un atril, se quita el otro, se retiran las banderas, se lleva a Zapatero a una esquina y se coloca labandera española detrás... Desde la presidencia del gobierno español se nos dijo que se procedería exactamente como se hizo. Pero falló la comunicación porque no estaban todos los medios cuando se hizo el anuncio. POr eso el desconcierto de los españoles y también de los italianos. LA actitud de Zp mirando a Berlusconi entre divertido y desconcertado ayudó a generar la confusión.Prefiero no pensar que alguno de los que se enteró prefirió contar la apariencia porque el huracán arrastra más que la brisa y hay que vender periódicos. En Radio Nacional no hubo mención alguna a ese hecho, sencillamente porque tuve la suerte de estar presente cuando se explicó cómo seria el proceder. Además, trato de no dejarme arrastrar por la riada aunque eso me haga nadar contracorrientre muchas veces. Saludos

Estimado Iñaki,
Soy contento que un periodista tan critico como tu ha sido presente cuando han explicado como funciona el protocolo. Berlusconi tieno no uno sino mil defectos, le gusta hacer bromas, cistes, aveces es pesado en eso pero lo que no se puede decir es que tiene mala educacion.
aveces cuando yo me "enfado" contigo es por el mero hecho que que la noticia no esta completa
Toda las prensas de el mundo dio la noticia de que Berlusconi planto a Zapatero, pero ninguna el dia siguente rectifico la noticia diciendo lo que realmente sucedio.
el dia que quieres visitar mi tierra Calabria sare honrado de hacerte de Cicerone :-)
Saludos

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios