« El tabaco en Italia | Portada del Blog | Tres pelos »

Berlusconi: december horribilis

Hace un año le estalló la catedral de Milán en la cara. El riesgo, ahora es que reviente la legislatura. Hace un año oteaba el horizonte con la mirada perdida del estupor. Hoy, entre las brumas de la duda, emerge el fantasma de nuevos comicios. Berlusconi celebra el primer aniversario de su agresión, batiéndose en duelo dialéctico en el Parlamento.

Ha sobrevivido a los cotilleos de wikileaks, indemne. Con petulancia se ha jactado de que nunca se ha enriquecido con sus negociaciones como primer ministro. Por fortuna en el país de Pinocho las intervenciones estéticas son habituales. De eso sabe mucho el primer ministro italiano. El cotilleo de escalera no le hace mella. Por cierto, wikileaks nos ha mostrado que el mundo de la diplomacia es mucho más simple de lo que imaginamos y que las grandes informaciones fluyen entre montañas de cotilleos y opiniones personales escasamente contrastadas. Con semejante diplomacia, al mundo no se le puede pedir más. Sigo preguntándome cuánto tuvo que trabajar quien facilitó el informe en el que se detallaba que a Berlusconi le gustan mucho las fiestas, o cuánto dinero público gastó el lumbreras para conseguir esa exclusiva.

Italia vuelve hoy a ser la de siempre: un redil incapaz de contener a todas las ovejas. Esta legislatura, que parecía vacunada contra la atomización política, tiene los días contados pase lo que pase. Berlusconi no ha sido capaz de crear un centro derecha fuerte, como tampoco se ha podido crear un centro izquierda poderoso. Ochenta y nueve parlamentarios han cambiado de camisa en estos dos años y medio. Así, las Cortes se fragmentan y en estos reinos de taifas, cualquier cacique tiene la llave del futuro del país. Italia está donde siempre ha estado porque gestiona como nadie las crisis: sin llevarse las manos a la cabeza. Sin saber qué pasará mañana. Saltándose disciplina de votos y peleando por el gobierno más que gobernar .

4 Comentarios

Berlusconi ha intentao durante 15 años cubrir el hueco de la derecha moderada y convertirlo en una piaza compacta. No ha podido. ´El espíritu italiano tan dado a la rebelión parlamentaria escribe la decadencia de un intento y posiblemente los estertores de un liderato aunque Berlusconi siga soñando con ser el Jefe del Estado.
Respecto de Wikileaks, creo que aporta poco lo conocido y lo verdaderamente importante es que esos documentos que deben circular por canales reservados, estén en manos de cualquiera. Para saber que Berlusconi es un golfo inflado de viagra no hace falta más que mirarle a la cara.

El mundo mira a Italia pensando que lo de mañana supondrá un gran cambio, pero como bien analizas, en Italia los cambios dejaron de ser grandes hace mucho tiempo. Suerte mañana!!

Hola Iñaki:

Estos días me acompañas de camino al trabajo con tus crónicas para el Lucas, que lo sepas.
.
¿En qué quedará lo de Berlu? ¿En una moción fallida y, por lo tanto, en una crisis aplazada de nuevo? ¿O en una derrota de la que escapará de nuevo, cual culebra, para seguir haciendo de las suyas?. Il Cavaliere necesita su lugar en la política para no tener un lugar en el banquillo de los acusados. No entiendo cómo con semejantes sopechas de corrupción (bien, "sospechas" es quizá un eufemismo, en este caso) los votantes italianos siguen apoyando a semejante individuo.
.
Ahora sólo (uy, que se me ha escapado la tilde, mecachis...) nos queda esperar a una votación que se celebrará a bombo y platillo: el bombo de las embarazadas y el platillo que pondrán aquellos a quienes se concederán ciertas gabelas (que me pague a mí la hipoteca, chico, que le voto por correo ;-D).
.
Surrealista es poco.
Un saludo.
J.H.

Y ha salido del brete, el tío...
.
A mí que me lo expliquen, prego.
J.H.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios