« Crisis? What crisis? | Portada del Blog | El reto de Londres »

Mind the gap, Martinsa

Quienes habeis viajado por el metro de Londres habreis escuchado el mensaje que se repite en todas las estaciones cuando el tren se detiene: !Mind the gap! Advierte la megafonía. !Cuidado con el escalón...con el peldaño...con el vacío...con el hueco, en definitiva, que queda entre el andén y el vagón. Y es que la palabra "gap" tiene diferentes significados. Además de estos que cito hay que añadir otro: "gap year", que es el año sabático que se toman los estudiantes anglosajones antes de empezar en la universidad.

El caso es que estos días he cambiado el bus nº 7 (la ciudad está llena de turistas y el tráfico insoportable) por el metro. Más sucio e incómodo, pero más rápido. Aprovecho el trayecto para leer uno de los muchos periódicos gratuitos que se reparten en las estaciones, y que estos días están llenos de anuncios inmobiliarios, y no puedo evitar pensar en un encuentro que tuve con el presidente de Martinsa, Fernando Martín, en Rabat, hace algo más de un año. Me lo ha recordado mi amigo Luis de Vega, corresponsal de ABC en Marruecos y uno de los periodistas españoles que mejor conoce ese país. Les recomiendo su blog "La frontera débil".

A lo que iba. Fernando Martín viajó a Marruecos hace algo más de un año para mantener diversos contactos con el entonces primer ministro Dris Yetou. Los proyectos de la inmobiliaria española en Marruecos eran cada vez más ambiciosos y contar con el visto bueno del gobierno se hacía imprescindible. Fernando Martín tuvo la gentileza de invitarnos a un grupo de corresponsales españoles en Rabat a comer en un conocido restaurante de la ciudad, donde, acompañado por varios de sus asesores, nos explicó la política de su empresa y sus intenciones en Marruecos. De aquel encuentro guardo varios recuerdos. El primero fue la imagen de hombre campechano y directo de Fernando Martín. No hablaba francés, y sospecho que ningún otro idioma, aparte del español, pero tenía las cosas muy claras para moverse por el extranjero. Respondía, así lo creo, a la imagen del empresario español del momento. Lo segundo que recuerdo fue la observación a quemarropa que una querida colega de profesión le hizo a los postres. "Mi hermana -le dijo mi colega- le ha comprado una casa a usted en Madrid y a los pocos meses se le ha agrietado la chimenea". Ni corto ni perezoso, Fernando Martín le dio su nº de móvil y le dijo que se pusiera en contacto con él. Parecía que de un momento a otro el propio Martín se iba a poner el mono de trabajo para reparar la grieta personalmente.

Lo último que recuerdo de esa comida fue el interés personal que Fernando Martín mostró por cada uno de nosotros. Quería saber qué nos llevaba a salir de España con nuestras familias e ir a vivir a Marruecos. Qué motivos teníamos cada uno de nosotros para tomar esa decisión. La reflexión final que hizo fue algo así: "Claro, es muy importante viajar al extranjero, conocer otras culturas, otros idiomas, otra gente..." Y sentenció: "El dinero no es lo más importante en la vida"... Sobre todo cuando te sale por las orejas, pensé yo.

Ahora se ha declarado en suspensión de pagos. Dice Solbes que es que tomó demasiados riesgos. Que se confió.

Llego a la estación de Great Portland Street, la mía, y escucho por la megafonía el "mind de gap". No lo puedo evitar, me acuerdo de Martinsa.

13 Comentarios

Creo que vamos a ver proximamente a más de uno que no se fijó en el "mind the gap"

Muy buena la comparación, un saludo

Hola gente de rtve mi nombre es cesar, saludos a todos lo que han tenido la portunidad de oir lo nuevo de coldplay VIVA LA VIDA, una verdadera obra de arte de labnada que cada vez que sale a la escena musical, se ganas mas adeptos y logra posicionarse muy bien en las carteleras mundiales.

Visita su website saludos desde VENEZUELA, MARGARITA ISLAND

Si de acuerdo en lo de el dinero no es lo más importante, muy bueno lo de la corresponsal, eso de no cortarse... ¿consiguió la reparación? porque si no... ahora no creo uqe vaya a hacerlo.

Respecto a la imagen del empresario español, espero que empiece a cambiar, por lo menos, poruqe no tengo el placer de conocer a Martín, de sector.

Saludos!

Como la vida misma.. recibir consejos de la vida de un empresario multimillonario como Fernando Martín fue todo un chock, no sabíamos si reírnos o poner mirada de nieto cuando tu abuelo te daba un consejillo, como la vida misma...

Un saludo Idi.

A ver si el resto de asistentes a aquella comida se anima a comentar algo. Bonitos recuerdos de Marruecos, muchas anécdotas y muchos amigos. Está muy bien que además de hablarnos de lo fascinante que es Londres, nos cuentes anécdotas de Marruecos.
También allí nos hubiera venido muy bien el consejo que recibimos aquí en el metro: Mind the gap!!!!

Una cosa es hacerte millonario y guardar dinero para, pase lo que pase, tener buena vida, que no está mal. Otra cosa es, además, hacer una empresa y dar trabajo, que está muy bien. Sin embargo lo excelente es mantener la empresa en tiempo de crisis sin despedir a nadie y desgraciadamente sólo existen pocos elegidos para tal labor social. Los buenos empresarios no quieren llenar "el saco", sino estar siempre llenándolo, que es diferente. Creo.

Vaya, sí que parece directo Fernando Martín. Desde luego, cuando te sale el dinero por las orejas, puedes afirmar que no es lo más importante, porque no te preocupa.

Parece ser que hay crisis buenas y malas, en ellas se pueden plantear cambios estructurales, en los que intervienen diversos factores. Sólo espero que de esta crisis nuestros políticos hagan replanteaminentos globales en los que salgamos reforzados (no me fío de ellos).
Miguel Angel, conocerás una frase anglo que creo viene al caso "Throw the water and not the baby". Me temo que entre tantos intereses electorales, un presidente que sólo sabe proponer medidas populistas, todo esto únicamente servirá para que se vaya por el sumidero mucho de lo que nuestra economía y sociedad había logrado.
Un saludo desde Madrid.

Muy bueno el artículo, redondo y precioso. Lástima que tengas amigos que escriban para ABC (es una broma). Lo de Fernando Martín es uno de tantos que se han enriquecido en los últimos años a base del ladrillo, la inmigración y la especulación. En Córdoba hay uno de esos que luego cogieron enredado con el caso Marbella,y se hace llamar Sandokán. Lo que da un poco de miedo es que la riqueza de algunos sea directamente proporcional a su ignorancia en aspectos culturales (idiomas, literatura, arte, etc.). Da miedo y es grcioso a la vez.

Felicidades por tu artículo. Me ha gustado mucho.

He llegado a tu blog rebotando por las noticias de la red, y qué suerte he tenido. Vives en una ciudad que para nuestra corta familia (3) es el paradigma de la vida y el movimiento. A partir de ahora seguiré tu blog, e intentaré absorber lo que quieras contarnos de Londres y toda esa fauna que alberga. Gracias a quien pensó algún día en crear los blogs de RTVE, y gracias a tí por dedicarnos unos minutos extras.

Como en la pelicula documental "The Corporation" se describe, las empresas estan para ganar dinero lo mas posible y al menor plazo y no para fines sociales...por eso las casas se agrietan. La tesis en la pelicula es que si fuesen una persona fisica tendrian el perfil de un psicopata antisocial y megalomano. Como anecdota al cuento de "Mind the gap" y el metro de Londres el pasado jueves de caminoa al centro gallego de Londres donde habiamos reunion de asturianos...en la linea marron de Bakerloo pase por Warwick avenue station y cai en la cuenta que la cantante galesa de soul "Duffy" lo usa en una de sus canciones y videos...en este caso fue importante "to mind the station". Saludos.

Muy grande este blog, compañero; genial esta entrada, y un detalle el guiño a Luis de Vega, otro de los plumillas que dignifican este oficio. Un placer ver a los ingleses a través de tus ojos...

en pequin,¿sólo hay deportes en la piscina?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios