« Apocalipsis laborista | Portada del Blog | En Dublín. Referendum, toma 2 »

1992, 1993... flashes volviendo de Brighton

1992. Es el año al que miran los laboristas para darse ánimos. En 1992 un debilitado primer ministro, John Major, encabezó la candidatura de los conservadores, erosionados tras trece años de gobierno. Las encuestas pronosticaban una derrota, pero los conservadores ganaron. Los laboristas no pierden la esperanza de que ocurra lo mismo con ellos el año que viene. Just wishful thinking? Por cierto, en aquel equipo de campaña electoral de los tories participó un jovencísimo David Cameron, el actual líder del Partido Conservador.

1993. El año en que el Partido Socialista en España, con Felipe González de presidente del gobierno, ganó, a pesar de la erosión de once años de gobierno y de que las encuestas daban como más probable una victoria del PP. Entonces yo vivía en Francia, donde los socialistas acababan de tener una derrota espectacular frente al centro-derecha que ocupó, si no recuerdo mal, tres cuartas partes de la Asamblea Nacional. El brillante Plantu dibujó una viñeta en la portada de Le Monde donde se veía a una serie de insignes socialistas franceses haciendo cola en los Pirineos. El primero de la fila era Michel Rocard y decía en la aduana: "Je m'appelle Miguel Rocardo". Vaya, me dije, ¡cómo están cambiando las cosas! se plantean emigrar a España, aunque sea partidista y humorísticamente.

2007. Ségolène Royal se presentó a Presidenta de la República en Francia por el Partido Socialistas y en su campaña se comparaba con José Luis Rodriguez Zapatero hasta el punto de que se ganó el apodo de Madame Zapatero (pronúnciese Zapateró). ¡Uy!, pensé, qué mal están los franceses, si resulta que de repente lo español es un modelo a imitar.

2009. 28 de septiembre en Brighton. Conferencia del Partido Laborista. Invitados, dos de los pocos mandatarios socialistas europeos en estos momentos, José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español, y Jens Stoltenburg, primer ministro noruego. En un momento dado Stoltenburg dijo que la familia socialdemócrata europea no estaba tan mal de salud como parecía porque "los socialistas acaban de ganar en Portugal, y en Grecia lo harán dentro de unas semanas".
Y yo lo volví a pensar. Mucho han cambiado las cosas o muy mal están estos laboristas británicos y noruegos (o ambas cosas), si se equiparan a portugueses, griegos y españoles.

Son flashes que me vienen a la cabeza a la vuelta de Brighton y justo antes de desplazarme a otro otrora paria europeo, la República de Irlanda.

8 Comentarios

Estimada Anna: antologica tu reflección. Para enmarcarla. Petonets.

Estimada Anna: antologica tu reflección. Para enmarcarla.
Petonets.

Se recurre a lo que queda. Lógicamente, los laboristas no iban a dar yb papel protegonista en su congreso a los socialistas franceses, que andan bastante confusos, o a los recién derrotados socialdemócratas alemanes. Buen viaje a Irlanda.

Se aproxima el 2 de octubre. Un día histórico, sin duda alguna. Esperemos que los ciudadanos europeos alcancen la responsabilidad que necesitamos en estos momentos críticos.
.
CLAVES PARA COMPRENDER EL TRATADO DE LISBOA
.
http://elproyectomatriz.wordpress.com/2009/09/26/claves-para-comprender-la-infamia-del-tratado-de-lisboa/

Hola Anna. Y cómo estará Europa, cuya clave de supervivencia como "proyecto político" está en su extremo más alejado físicamente: la verde Eire. Bon voyage y que la disfrutes.

Anna,

Estos antecedentes demuestran que no siempre las encuestas tienen razón a la hora de predecir resultados. Los triunfos no son simplemente el resultado de lo bien que hizo un candidato o una candidata, eso le pasó a Royal; Royal era una candidata mucho más refrescante, interesante e innovadora que Sarkozy que ya tenía varios años más de circo, pero perdió porque no supo diferenciarse más de Sarkozy y conquistar los votos del centro. Gonzalez y Major tuvieron suerte porque a pesar de que no estaban en un buen momento tuvieron hechos y acciones que permitieron contrarrestar a una oposición intransigente como la de Kinnock (que tuvo muy mala suerte a costa de una serie de errores y de su propia impaciencia) y Aznar. Ganar una elección en ese escenario depende más de cómo el candidato es capaz de aprovechar esta desventaja como una oportunidad y de cómo el partido al que representa se sensibilize con lo que está pasando en la sociedad y cómo esta sensibilización se integra a su ADN. Peor aún es enfrentar a un escenario en donde el abstencionismo es muy alto. El abstencionismo resulta un elemento fatal que puede definir una elección más que los votos indecisos (o si no pregunte a John Kerry que no hizo lo que Obama hizo cuatro años después). En otras palabras, detrás del acto de votar o de abstenerse hay miles de razones y eventos como los de 1992 y 1993 son excepciones a la regla.

Saludos.

Lo mas triste es que haya alguien todavia que crea que hay alguna diferencia entre un partido politico u otro! saludos

Los británicos son la gente más lista que hay sobre la faz de la tierra y siempre se acercan al sol que más calienta , pero parece que últimamente las cosas ya no las tienen tan claras y la crisis tambien la padecen , aunque no con la gravedad nuestra.

Clica sobre mi nombre

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios