« ¿Y si no es tan "special"? | Portada del Blog | 1992, 1993... flashes volviendo de Brighton »

Apocalipsis laborista

El Partido Laborista está celebrando su Conferencia anual y casi todo el mundo da por seguro que es el canto del cisne laborista antes de lo que, según todos las encuestas, será una derrota sonada en las elecciones del año que viene.
El chancellor -ministro de economía- Alistair Darling describe el panorama así: "los laboristas han perdido el deseo de vivir", "somos como un equipo que da el partido por perdido antes de que el árbitro pite el final".
Gordon Brown, el primer ministro, va cuesta abajo en la rodada, como dice el tango. Es un mandatario que a la recién llegada le parece que ha cruzado el ecuador del liderazgo, cuestionado dentro del partido (están divididos entre quienes opinan que un recambio en la cúspide aumentaría sus posibilidades de ganar las elecciones contra todo pronóstico y quienes creen lo contrario, que sería la puntilla para la derrota), ha entrado en esa fase en la que cualquier cosa que diga, haga o le ocurra se le vuelve en su contra, justa o injustamente, proporcionada o desproporcionadamente. Según las últimas encuestas, los electores prefieren en una proporción de 2 a 1 (43% a 20%) al conservador David Cameron como primer ministro. El líder del sempiterno tercer partido, los Democrataliberales, Nick Clegg, obtiene un 14% de respaldo.

Pero eso no es lo apocalíptico, lo apocalíptico es el análisis y especulación que hace un influyente think-tank (instituto de análisis) progresista cercano al Partido Laborista. Ahí va: que puede que sea la última conferencia de los laboristas en el gobierno. Punto. Que si pierden el año que viene, predice el think-tank Compass, nunca más, nunca más, volverán a gobernar. Los laboristas podrían pasar el año que viene de 349 escaños en el Parlamento de Westminster a 130 y eso sería el punto y final, según el análisis.


El estudio se presentará en la Conferencia, pero este domingo lo ha publicado The Observer. Ese nunca jamás de los laboristas en el gobierno se debería a la combianción de tres factores. A saber, según Compass:

1- Si ganan los Conservadores el año que viene, aumentan -hasta hacerlo muy verosímil- las posibilidades de un SÍ en el referendum sobre la Independencia de Escocia, prometido para el año que viene*. Sin Escocia (donde Margaret Thatcher logró que los suyos nunca más volvieran a ganar) los laboristas perderían sus actuales 41 escaños y los Conservadores tendrían el camino libre al gobierno del Reino Unido, que para entonces ya no sería el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (nombre oficial), sino de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

2-Si ganan los Conservadores el año que viene, la propuesta de David Cameron de reducir el coste del gobierno público a base de reducir en un 10% el número de parlamentarios le costaría más escaños a los laboristas que a los tories, unos 45 escaños.

3-El tiro de gracia sería -siempre según Compass-que si ganan los Conservadores, reformarán la financiación de los partidos y acabarán con la financiación que reciben los laboristas de los sindicatos. Sería el tiro de gracia porque arruinaría un partido que ya está endeudado a consecuencia de la baja afiliación.

(*) Según los sondeos que maneja Compass, si el referendum se celebrara ahora, los escoceses rechazarían la independencia por 53% a 31%. Pero con los conservadores en el gobierno del Reino Unido hay un 34% de escoceses que dicen que igual se pasaban al sí.


4 Comentarios

Sí parecen apocalípticas las conclusiones del estudio para los laboristas, pero no creo que sea para tanto. Tal vez tarden en volver al poder, pero lo harán. En países con un sistema cuasi bipartidista tan arraigado, tarde o temprano, el que está en la oposición encuentra la manera de regresar al poder, en solitario o formando coalición con los liberales, el partido comodín, como en Alemania.

¿Qué tal la reunión de Zapatero con Brown? ¿Hay tanta sintonía como la que tenía Bliar Blair con Aznar?

Saludos.

Visto así, seguro que tienen razón, pero a mí me da que pensar el caso de Japón: después de cincuenta y pico años sin cambiar de partido en el gobierno, al final los conservadores acabaron cayendo. Tal vez los tories se mantengan algunas elecciones (décadas, si quiere), pero los laboristas acabarán volviendo al poder. Aunque sólo sea por higiene democrática.

Diooss!! menuda bomba!! Y yo que me acabo de enterar que los escoceses se quieren independizar... :O
Pero bueno, volviendo al tema del apocalipsis... yo creo que ahora mismo les está pasando como en el fútbol... todos los equipos "grandes" tienen una mala etapa, donde parece que caen y caen sin parar en un torbellino que se dará con ellos, pero al final, siempre se acaban sobreponiendo, porque al fin y al cabo son los "grandes"... y si no pues como dicen por ahí, aunque solo sea por higiene democrática, volverán. Todo el mundo se cansa de ver siempre las mismas caras defendiendo siempre las mismas ideas. Un saludo

A estas alturas no sería sorprendente que el creciente déficit fiscal deje a los laboristas fuera del poder por mucho tiempo (y más con un Gordon Brown cada vez más solitario y desgastado). No creo que simplemente sea apocalípsis político, es más bien el fin del laborismo como conocemos. Dependerá de Cameron, de los aún emergentes liberal-demócratas y de la crisis el destino de los laboristas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios