« La foto de la nueva | Portada del Blog | 6 libras por segundo »

Tenía que haber venido en barco

Recuerdo haber leído hace tiempo a alguien que consideraba que el avión había terminado con el concepto de viaje. Su razonamiento era que el avión te saca de un sitio y te pone en otro hurtándote el trayecto, y que sin trayecto parte del sentido del viaje desaparece porque desaparece de tu vista, de tus oídos, de tus sentidos, la transición o la sucesión de transiciones o rupturas entre el lugar de partida y el de llegada. Sales de un sitio donde es verano y al cabo de pocas horas estás en otro donde es invierno.
Londres, por ejemplo. Si vienes en avión, sabes que estás en una isla porque lo sabes, pero en tu traslado aéreo y en el aterrizaje no hay nada que te evidencie que has llegado a una isla y lo haga distinto del aterrizaje en un aeropuerto continental.

Estos días me acuerdo de esa reflexión porque estoy experimentando ese desfase entre la velocidad a la que un avión me trasladó de Washington DC a Londres (seis horas) y el tiempo que mi cuerpo y, sobre todo, mi mente, mi subconsciente, mis resortes pavlovianos, necesitan para entender y asimilar que ya no estoy ahí, que estoy aquí. Tal vez, me digo, dificulta más esa noción de cambio el hecho de que también aquí hablen en inglés, aunque sea un inglés distinto, el "verdadero inglés" como suele decirle John Oliver a Jon Stewart en el Daily Show.

En estas dos primeras semanas en Londres muchos de mis automatismos salen como si aún estuviera allí. Si no suena el teléfono a las 5 o las 6 de la mañana, mi primera reacción al despertarme es "el TD1 no ha querido nada". Inmediatamente me digo, no reina, no es eso, es que ni siquiera se han reunido para hablar del TD1, que en Madrid sólo es una hora más. Todavía me reprimo y no llamo a mis amigos o familiares por la tarde hasta que me doy cuenta de que, si es por la tarde en Londres, es por la tarde también en Madrid, Barcelona o Lyon, no medianoche. Y a la inversa, les mando e-mails por la mañana a mis amistades en Estados Unidos y luego me sobresalto, "¡ay! Como tengan la Blackberry o el i-phone conectados igual los he despertado"
Va a hablar Gordon Brown y mi reacción es ¡paren máquinas! hasta que me digo, que es Brown, no Obama, y el mundo no vive pendiente de lo que diga el primer ministro británico.

Me ocurren cosas y pienso "se lo tengo que contar a tal persona en la próxima cena", y luego tengo que recordarme a mi misma que no, que no sé cuándo volveré a cenar con esa persona porque está en Washington.
Si me planteo ir a ver a mi familia sigo pensando a ver cuándo puedo pedir una semana de vacaciones, hasta que me doy cuenta de que ahora para ver a mi familia puedo ir, o pueden venir, en un fin de semana.
Y me sorprende -incluso abruma- ir por el centro o por lugares turísticos y estar rodeada de españoles. Y me digo, claro, si es que estás en Londres.

Recuerdo un viaje de película -aunque extenuante de conducción incluso como copiloto- desde Washington al Gran Cañón del Colorado. Fue, insisto, extenuante de conducción (sobre todo a la vuelta), acabé odiando el coche, pero al ir viendo cómo cambiaba el paisaje natural y humano desde Virginia hasta Arizona aprendí sobre Estados Unidos cosas que nunca habría aprendido en un vuelo, ni en ningún libro.

Lo del coche o lo del tren para venirme a Londres desde Washington estaba un poco complicado, por eso digo que para acompasar el tiempo del viaje físico con el mental debería haber venido en barco.

PD Este post no es sobre nada de rabiosa actualidad, pero es que...

...ya habrá tiempo para ello.

20 Comentarios

Jajaja, que me has hecho reir, Anna!, eres sencillamente divina.. , maravillosa!, sera por esa intimidad compartida que te sentimos tan cercana, tan nuestra,.., tengo un teeneger que disfruta tanto tus post como yo..., poco a poco reina.

Besos, ;)

Eso es sintoma de que los años en EEUU han sido muy intensos y fructíferos. Si en definitiva, necesitamos tiempo para ir asumiendo los cambios, un periodo de transición. Me ha gustado como llegaste a comprender mejor EEUU en un viaje en coche, es cierto que un país se conoce por esos detalles, y no solo por la alta política.

¡Hola Anna!
Hay una cosa que he escuchado en una radio ésta tarde de Miquel Calzada, Mikimoto, que me gustaria decirte. Hay en London más de 3000 catalanes viviendo o de turismo cada día...tu ya estás entre ell@s! jajaja! Así que el idioma castellano y catalán se podrá escuchar por esa gran urbe.
Si, entiendo que aún estás con los hábitos de Washington pero poco a poco te irás acostumbrando a los nuevos. L@s amig@s de la Blackberry/I-phone también esperan que te habitues, JAJAJA!
Luego, (tengo que decir una intimidad mía), sobre el viaje en coche Washington-Gran Cañón del Colorado yo no lo podría realizar porque soy bastante claustrofóbico y no puedo estar en los sitios cerrados más de 2 horas...Así que yo soy el que se para en todas las gasolineras-zonas de servicio de España...

P.D. Los mejores post son los que no hablan de la estricta y dura realidad.

P.D 2: Brown no es Obama, of course not!

No es de rabiosa actualidad, pero.... ¡es uno de los más bellos que he leido! ¡Me ha emocionado! No es lo que dices, sino el tono, el fondo, the hook y la conclusión. Me encanta, me ha llegado al alma.

Hola Anna. Blogers... . Creo que te comprendo muy bien, pero no se me ocurre decirte nada que ya no sepas ó incluso ya hayas dicho en éste post. Por si te sirve de consuelo te dejo a estos viejos-ciertamente, y mucho-amigos que en su día "desembarcaron" también en Londres. Impresionante el cambio de "look", sobre todo de Mary, para aparecer en... la BBC de entonces.
Peter, Paul & Mary, When the Ship Comes In.

3w.youtube.com/watch?v=XaOX8lX8xxw

Hola Anna, encantada de leerte de nuevo. Ya te seguía en el anterior blog y me alegra mucho que continues en este.

Leyendo tu post me ha asaltado una duda. Me da la sensación que el trabajo en Washington era más intenso, con muchas cosas por investigar y poco tiempo para hacerlo. Sin embargo en Londres parece que no hay mucho que contar, o al menos a los TD no les importa tanto como la información que viene de EEUU. ¿El volumen y el ritmo de trabajo es el mismo que tenías en Washington?

Gracias y bienvenida.

Habrá tiempo para todo.Un saludo muy fuerte Anna.

Hace algunos años 6 o 7 (creo) comprendí que viajar desde el occidente al oriente (en contra del reloj) me dejaba casi Knockout y me asegure de volar el viernes en la tarde o noche, dormir el sábado (enterito!) y medio despertar el domingo, alimentarme un poquito, mucho liquido y arrancar el lunes casi OK, OK, pero mucho mejor que como quede en mis primeros viajes.
MUERTO! Zombi! Con las luces de estacionamiento y en agonía, cada reunión un martirio cada firma un suplicio, el tono de voz normal, TORTURA, por dos o tres días.
Pero viajar en sentido contrario NO ME AFECTA nada, gano tiempo (varias horas) y puedo ser productivo no más llegar, pero si aplico la misma receta, Viajar la noche del viernes, dormir casi todo el sábado y resucitar el domingo, todo va mejor. Mucho mejor.
Ps. congratulaciones ala Chef, un manjar.

Camino, son dos corresponsalías con perfiles muy distintos. De momento, aquí, en estas dos semanas, he tenido que cubrir noticias de terrorismo y economía y, si tenéis tiempo y paciencia y esperais al bloque de cultura, veréis que Londres da para mucho más que Washington. Por ejemplo. Otro día, si os interesa, hablaremos de ello, de los distintos perfiles.

Fantástica! A mí también me ha llegado.
Gracias por compartir tan generosamente tus sensaciones con nosotros. Es difícil describirlo pero tú lo has hecho a la perfección. Te entiendo porque he vivido situaciones muy parecidas a las que describes. Afortunadamente, yo ya he vuelto y puedo decir que estoy at Home .
Y no te preocupes, como tú dices, habrá tiempo, hay un tiempo para cada cosa y en este caso creo que todos agradecemos el toque personal del blog. Posteos como éste creo que son la razón por la que algunos nos asomamos por aquí. Gracias.

Hola de nuevo Anna

Ilusinado por leerte de nuevo. Si no me equivoco cuando tu decías que sales de un sitio donde es verano y al cabo de unas horas vas a otro donde es invierno creo que me hablas de los hemisferios. Es que es verdad, antes estabas en Washington donde ahora es verano y ahora estás en Londres donde es invierno. TE ENTENDÍ PERFECTAMENTE DE LO QUE HABLABAS, CON LO LISTO QUE SOY, JEJE. BUENO ANNA, TE VEO EN LOS TD'S SIEMPRE cuando haya noticias por allí, que te vaya bien por London

Anna,

Ese es el valor de viajar. En lo viajes se aprende mucho más que el simple hecho de leer una guía de viaje o navegar por internet. Pienso un poco en cómo viajaban nuestros antecesores y la verdad es que somos una generación privilegiada. Lo peor de estos avances es que el acto de viajar ya no es tan sorprendente ni novedoso como antaño. Peor aún, la globalización ha hecho que lo exótico y lo original ya no sean tan presentes como antaño (claro, en cada parte se repiten los mismos íconos y eso a ratos molesta) aunque las actitudes, el lenguaje y las creencias sean distintas.

Como cuesta aclimatarse a nuevos lugares y cambiar de aires no es tan fácil como puede parecer. Por cierto, aunque esto no sea algo de rigurosa actualidad está bien que periodistas como tu escriban de otros aspectos que de alguna manera te dan información de primera mano de cómo funciona un país o la sociedad en general.
Con lo que has contado ya sabemos que Brown importa bien poquito en los medios globales (algo previsible). También vemos como las blackberrys conectadas pueden tener sorpresas en la madrugada y sonar...jeje
Pues eso que como periodista también es importante contar historias sean de portada de periódico o de la pàgina 30 de cultura general. A Cuidar-se por la City, un abrazo!

Es cierto que tardamos a habituar nuestro ritmo cuando cambiamos de ciudad, y más si cambiamos de país e incluso de continente. Peor ese ritmo llegará, y aunque echaremos de menos tus post sobre Obama, of course, seguro que esa vida cultural de Londres no encandilará y harás aumentar el turismo de fin de semana.
Y coincido con el resto, este tipo de textos refuerzan el sentido de los otros. Biquiños.

¿Será consecuencia del JetLag? UHHH ! Mariposas y arañas invaden Londres

Anna, coincido con los demás bloggers en que este post, aunque no sea de "rabiosa actualidad", es uno de los mejores que hemos podido leer. Gracias por acercarnos esa parte de tí, esa que nos deja ver que todo necesita un periodo de adaptación, de cuentas para ver cuando "es la mejor hora" para llamar a fulanito o escribir a menganito... me he sentido muy identificada con todos los post que llevas en londres, pero especialmente con este, yo que también llevo solo 2 semanas en mi nuevo destino...
Gracias


Hola Anna:

Realmente me encanto leer tu post, lo describes todo con una gracia que haces que se disfrute... me rei con el titulo" Tenia que haber venido en barco" eso es lo que me digo yo cada vez que voy a España, pero no porque el avion sea un medio de transporte que te lleve de un lado para otro en horas, no, lo digo por el miedo que le tengo a subirme en estos aparatos...pero viviendo en California voy de craneo... o voy en avion o aqui me quedo.

Sabes? he notado por tus post que disfrutaste mucho tu estancia en USA, y es que este pais con sus contrastes y sus cosas raras, termina enganchandote de alguna manera> casi siempre los europeos que venimos a vivir aqui, caemos en la comparacion y la critica de todo lo que vemos, pero despues de un tiempo aqui(Yo llevo aqui mas de la mitad de mi vida)terminamos pensando y haciendo lo mismo que antes nos parecia ridiculo... y es increible, cuando estamos lejos echamos de menos todo lo que aqui dejamos. Me he preguntado muchas veces: que sera lo que tiene USA, que te atrae de alguna manera?
Bueno Anna, espero que disfrutes mucho en londres, y que sigas compartiendo tus experiencias con nosotros.

Un abrazo

Hola,
Disfruto mucho leyendo tus posts: los pensamientos y la manera en que los describes.

Si hubieras venido en barco seguro que hubieras disfrutado más el viaje (si no sufres mareos) pero aún estaríamos esperando tu primer post, y seguro también que lo que te hubiera venido en mente escribir hubiera sido diferente...

En todo caso, espero ya con impaciencia tus próximos posts de la vida cultural londinense, pues,
sin ánimo de pedirte que te conviertas en guía , próximamente voy a hacer la experiencia
de "deslocalización" por una tarde, sin coger el avión, pasando por el túnel bajo la mancha
(¡qué cosas mas increíbles!: viva el Eurostar y sus ofertitas de one-day trip (o excursiones domingueras)
porque la isla sigue siendo isla , pero menudas infraestructuras tiene para "engañar" al viajero
aéreo y ferroviario..) y la verdad es que no tengo una carpeta que ponga Londres/Reino Unido en "mis favoritos" con unos cuantos "links" de fiar...

Bueno "deslocalización por un día" no sé si llamarlo así. Espero no tener las mismas sensaciones que con los viajes relámpago de trabajo en donde te encuentras en un escenario diferente: cambia el color de la luz (como cuando mareas las fotos con el photoshop), la temperatura exterior, los taxis (ni siquiera los hoteles, que ésos están clonados..) y la forma, textura y contenido de las pizzas (manjar preferido de los "jeunes cadres dynamiques" que andan siempre con prisas..) que en cualquier sitio llaman pizza a lo que se les antoja.

Bueno eso, viaje corto de placer, una pizca cultural, y en tren, que ya es un gustazo...

Hablando de viajes bastante menos placenteros y un poquito relacionado con tu post anterior, aunque Francia esté saliendo de la crisis, en la ciudad de Calais donde empieza el túnel, parece ser que hay una concentración de inmigrantes, un poblado en el bosque vecino al puerto, en donde ha llegado a haber más de 600 personas (muchos afganos) que están de paso, que no se van a quedar en Francia sino que quieren ir al Reino Unido y están esperando una oportunidad/ descuido para "colarse" en algún barco. No sé si rabiosa, pero triste actualidad ¿Serán allí noticia?

Fabuloso tu post, Anna, como todos. Nos permites sentir casi en carne tus propias experiencias. Cuanta magia hay en tus palabras y en la forma de contar las cosas. Has notado mucha diferencia del American English del Britanico? Te pregunto no solo por el acento, sino por las expresiones y algunas palabras distintas. Por que sera que en la EGB nos ensenaban el ingles britanico? Yo acabe viviendo en Los Angeles y no me sirvio para mucho cuando estar enfermo es sick y no ill, cuando las galletas son cookies y no biscuits y hay que coger el subway y no el underground.

Una vez que tuve que ir a cubrir a Tony Blair en su primera visita a L.A. me choco tanto el acento que tenia que afinar bien el oido! Pero claro, ellos inventaron el ingles, como nosotros el castellano jaja... y ya ves que el espanol que se habla en USA no es ni siquiera la sombra muchas veces de lo que decimos nosotros. Mi cunado cuando fue a Inglaterra no le entendia a las chicas! Creo que los americanos, que en California tienen 25% de English Learners en las escuelas, serian English Learners en su madre patria. Aunque si fueran en barco, tal vez tendrian tiempo de ir preparandose ;-)

Rubén, con tu comentario me das pie para contar un par de cosas.
Antes de venirme mis amigos estadounidenses me decían "no te preocupes, también entre nosotros (Americans and Brits) tenemos problemas para entendernos en inglés". Una amiga me contó que le molestó tanto que en Londres le estuvieran corrigiendo siempre su inglés que al final estalló y les soltó "Sorry, I'm from Kentucky!" Otra amiga me alentó con sorna y cariño "push your American accent"
Por naturaleza tengo tendencia a aprender tantas lenguas como pueda y adoptar tantos acentos como pueda, por interés propio, por respeto y porque me sale así. Así que estoy haciendo mis esfuerzos para llamar a los trucks lorries, a los apartments flats y cuando me cuesta pronunciar bien alguna palabra a lo British se la digo a lo American, y les pregunto si me entienden y añado la muletilla explicativa, sorry, but I've been in the States for the last 5 years.

Y ya que me das pie, quiero subrayar un paralelismo: el inglés viene de aquí y es lógico que los británicos sientan cierta autoridad sobre cómo se debe hablar este idioma, igual que les ocurre a algunos españoles con el castellano/español, PERO, en ambos casos deben tener claro que la fuerza actual de ambas lenguas se debe al continente AMERICANO, no a estos viejos imperios europeos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios